Revista de Plantas de Botanical-online

Alimentos ricos en hierro

Algas contra la radiación

Algas contra los metales pesados y el cáncer

Algas contra la radiación

Existe la creencia de que las algas contienen sustancias quelantes, es decir, que se combinan con los metales pesados (del agua, de los alimentos y del organismo en general) para ayudarnos a expulsarlos de nuestro organismo y así combatir la radiación, y prevenir numerosas enfermedades.

Se cree que esta premisa es fruto de la alerta popular que surgió posterior a la bomba de Hiroshima y el accidente de Chernóbil. Ambas catástrofes provocaron la aparición de numerosos cánceres y altos niveles de radiación.

Algas y cáncer de tiroides

Durante las catástrofes de Hiroshima y Chernóbil se vio que las personas con deficiencia de yodo eran más susceptibles a padecer cáncer de tiroides, mientras que las personas con un aporte dietético suficiente, tenían menor incidencia de este tipo de cáncer.

alga cochayuyo
Foto de alga cochayuyo

¿Qué relación hay entre las algas y el cáncer de tiroides?

Las algas ciertamente son uno de los alimentos más ricos en yodo. Al proporcionar mucho yodo, su consumo evitaba que se pudiera asimilar el yodo radioactivo, evitando así el cáncer de tiroides. Este es el motivo por el que se recomendaron las algas tras las bombas y accidentes nucleares.

Aún está disponible mucha de esta información en las web de los organismos oficiales, por ejemplo, un documento de La Comisión de Energía Atómica de Estados Unidos (U.S. Atomic Energy Comission), en el que se aconseja el consumo semanal de algas marinas para protegerse de la toxicidad radioactiva (U.S. Department Health and Human Services. “Dietary aspects of carcinogenesis" Nov. 1981).

Importancia de las algas y el cáncer después de Hiroshima

Algunos investigadores apuntan que las algas no actúan contra la radiación, sino que desplazan el yodo radioactivo. El yodo de la dieta, ingerido en este caso a través de alimentos muy ricos en yodo como las algas, puede desplazar el yodo radioactivo del cuerpo.

También el alginato sódico, otro componente presente en las algas, se cree que contrarresta el estroncio y el radio radioactivos, y que a la vez ayuda a eliminar metales pesados (cadmio, bario y zinc).

Otro componente que destacan estos investigadores de las algas marinas es el fucoidan, un componente (polisacárido sulfatado) que parece reducir la proliferación del cáncer y que ayuda a combatir las infecciones virales.

A través de estos estudios, se ha hablado de que las algas tienen la propiedad de concentrar los metales radioactivos, y que dentro de la dieta ejercen la misma función, de manera que las algas ayudarían al organismo a expulsar el estroncio radioactivo y protegiéndolo de la radiación (Tanaka, 1968).

Estudios de las algas contra la radiación

Sin embargo, muchas de estas afirmaciones nacen del un mismo estudio que se realizó en el Hospital St. Francis de Nagasaki, en Japón, durante el bombardeo atómico en los años de la Segunda Guerra Mundial:

  • El estudio en concreto fue dirigido por el Dr. Akizuki, y consistió en controlar la alimentación del equipo médico y de los pacientes. Era una dieta controlada a base de arroz integral, sopa de miso y soja (tofu); junto con una variedad de algas marinas (kombu, nori y wakame).

  • Además de la dieta, se restringieron los dulces, el azúcar y la carne animal.

Se observó que esta dieta controlada aumentó la supervivencia de los afectados por la bomba atómica, en comparación con otros hospitales.

¿Por qué las algas en la dieta fueron beneficiosas?

Aunque este estudio se ha usado en beneficio de las algas, lo cierto es que el mismo estudio concluye en atribuir gran parte de la recuperación hospitalaria al conjunto de la alimentación, y concretamente al miso (pues se afirma que todos los supervivientes tomaban miso habitualmente).

También es cierto que el ingrediente básico de la sopa de miso son las algas, y que por tanto estos pacientes consumían algas frecuentemente junto con el miso.

Actualmente no existen estudios científicos concluyentes para afirmar que las algas puedan absorber la radiación del cuerpo, aunque todo apunta a que prevenir o superar una enfermedad se debe en gran parte a un cambio dietético global.

Antioxidantes de las algas

Las algas son verduras con gran cantidad de antioxidantes:, sustancias capaces de neutralizar los radicales libres que se forman en el organismo, sustancias nocivas que aceleran el daño de las células y el envejecimiento prematuro.

Las algas más interesantes por sus propiedades antioxidantes son las algas pardas, como la wakame, la kombu y kelp, porque contienen gran muchos pigmentos fotosintéticos como la clorofila y xantofilas, además de vitamina E, vitamina C, polifenoles, fosfolípidos, alginatos y fucanos. Todos ellos, con potentes propiedades antioxidantes demostradas.

*Artículos relacionados:

- Remedios contra el cáncer

- Dieta para la quimioterapia

- Alimentos para desintoxicar el hígado

Más información sobre las contraindicaciones y propiedades de las algas.

Lista de algas comestibles
Arame Agar-agar Cochayuyo
Espagueti de mar Espirulina Dulse
Fucus Hiziki Kombu
Musgo de Irlanda Nori Wakame

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil