Hazte fan en Facebook

ADAPTACIONES AL ESTRÉS EN ANIMALES

Adaptación de los animales al estrés

La respuesta de estrés intenta adaptarse al factor estresante estimulando la movilización de las reservas de energía del organismo gracias a la liberación de sustancias con efectos concretos sobre diferentes funciones del organismo. La energía total del organismo se destina una parte a la función basal (situación de reposo), otra parte a las diferentes funciones del animal y el resto de la energía se mantiene de reserva.

¿Cómo es la respuesta de los animales al estrés?

La respuesta de estrés es muy compleja. Si el factor estresante es leve, como un ruido poco fuerte, parte de la energía acumulada para reserva se utiliza para luchar contra el estrés. Sin embargo, ello no provoca alteración de las funciones normales porque en desaparecer el factor estresante hay una recuperación de las reservas energéticas y no se gasta en ningún momento parte de la energía destinada al cumplimiento de las funciones normales del individuo.

En cambio, si el estímulo es de gran intensidad (como gran densidad de animales), se destina mucha energía para hacer frente al estrés, por lo que las funciones se ven reducidas mientras dura el estímulo estresante. Cuando desaparece dicho estímulo, se produce la recuperación de las funciones normales.

Sin embargo, cuando el factor estresante es muy prolongado o hay un conjunto de factores estresantes (como durante el transporte) se alteran las funciones biológicas, así como el bienestar animal. En este caso, la recuperación es complicada y puede ser larga o puede hacer falta ayuda externa del ganadero o del veterinario. Esto sucede porque los recursos energéticos son limitados y la respuesta a cada factor estresante es aditiva (es decir, varios factores estresantes causan mayor estrés que un único factor estresante).

Respuesta de tipo conductual para superar el estrés

Para solventar la mayoría de factores estresantes, el animal opta por la respuesta de tipo conductual, porque es la que tiene un menor coste biológico. Como ejemplos de ellos tenemos:

  • Frente a un depredador, el animal opta por huir.

  • Si hace calor, busca la sombra en lugar de intentar disminuir activamente el calor corporal.

Foto de guepardo (Acinonyx jabatus)

Este guepardo decide mantenerse a la sombra para
evitar la situación estresante en forma de calor

  • Cuando hay hambre o sed, el animal busca alimento o agua en vez de producirse la glucogénesis (producción de glucógeno, polisacárido de reserva de los animales) o la lipólisis (aprovechamiento de las grasas del organismo).

  • Cuando se encuentra frente a un individuo de jerarquía superior, emprende la huida el individuo subordinado en lugar de enfrentarse al individuo de rango superior.

Sin embargo, no siempre es posible desarrollar la conducta para responder al factor estresante, porque el animal puede encontrarse confinado, por ejemplo. Entonces, pese a no tener utilidad, el animal puede igualmente expresar la conducta, que se verá alterada.

Más información sobre el estrés en el listado superior.

Otros artículos de interés

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil