Hazte fan en Facebook

 

simb-port


 

 

LAS ADAPTACIONES DEL CAMELLO

Adaptaciones de los animales

 

Adaptaciones del camello para resisitir la falta de agua

¿Cuánto aguanta el camello sin beber?

El camello puede aguantar muchos días sin beber en pleno desierto (8-10 días). Este animal puede recorrer cientos de quilómetros sin probar el agua. El tiempo que puede aguantar el camello sin beber depende de la temperatura, del tipo de trabajo que haga y de la comida disponible. Si no trabaja, el camello puede resistir mucho más tiempo que trabajando. En invierno, este animal puede aguantar sin beber más tiempo que en verano. El camello consigue el agua de las plantas que come.


¿Cómo puede aguantar el camello sin beber?

El camello es capaz de producir agua con la metabolización de la comida almacenada en forma de grasa. Exactamente, el hidrógeno de los tejidos del camello se libera para combinarse con el oxígeno y crearse así agua. La metabolización de medio kg de grasa origina medio litro de agua.

El camello puede perder, como resultado de este proceso, hasta la cuarta parte de su peso sin experimentar trastornos físicos. Entonces, adelgaza mucho y tiene la giba caída y pequeña. Sin embargo, su capacidad física no muestra síntomas de verse comprometida. Al camello, le bastará comer un poco y beber hasta la saciedad (más de 100 litros de una sola vez) para volver a producir grasa de nuevo. En unos 2 o 3 días, el animal recupera su peso normal.

Los otros mamíferos mueren deshidratados aun teniendo mucha grasa porque se sirven del agua contenida en la sangre. Entonces, ésta adquiere una gran densidad. Esto es la principal causa de muerte por deshidratación. Además, las células de la sangre (eritrocitos) del camello adquieren una forma ovalada cuando el plasma se reduce debido a la deshidratación para que puedan desplazarse sin entorpecerse. Cuando el camello recupera su estado de hidratación, las células sanguíneas se redondean.

En el camello hay un ahorro de las pérdidas de agua, pues no suda. Además, la urea del camello está muy concentrada. Este animal orina poco y sus heces son muy secas.


Adaptaciones del camello para evitar el calor

El camello tiene un cuello largo y unas patas también muy largas para aumentar su superficie corporal y posibilitar la refrigeración. La grasa del camello en lugar de repartirse por todo el cuerpo se localiza en la giba y de este modo se evita una capa de aislante térmico a lo largo de su superficie corporal. Con todo ello, hay una gran pérdida de calor interno.

Además, la capa de lanilla que cubre el cuerpo del camello evita la llegada directa de los rayos del sol a la epidermis del camello. El pelaje del animal, cuando la temperatura ambiental es superior a la corporal no sirve para dar calor sino para bajarla.

Los sistemas de refrigeración no son siempre suficientes para garantizar una temperatura interna constante en el camello. Cuando esto ocurre, tampoco pasa nada porque este animal, como caso único entre los mamíferos y las aves, es capaz de soportar elevaciones de la temperatura de su sangre de hasta 6ºC. El camello también puede reducir la temperatura interna del cuerpo a 30°C. En las frías noches del desierto, el camello puede bajar su temperatura corporal hasta los 30ºC.

Los mecanismos de refrigeración no cuentan casi con el agua en el caso del camello. Sin embargo, este animal también necesita del agua para sobrevivir, ya que el líquido elemento forma parte de sus tejidos y es imprescindible para la excreción.


Adaptaciones del camello para andar sobre la arena del desierto

El camello, para andar por la arena del desierto, apoya sus cojinetes elásticos que le protegen de la erosión contra la arena, evitan el hundimiento y que el animal se vea tanto expuesto a la terrible temperatura de la superficie desértica. Gracias a esta característica el camello puede desplazarse quilómetros durante días sin mostrarse fatigado. Con todo ello, el animal puede moverse con facilidad sobre la arena.


Adaptaciones del camello para protegerse del viento

Las tormentas de viento del desierto no son un problema para el camello porque unos músculos especiales le permiten al animal cerrar herméticamente sus orificios nasales. Además, las largas pestañas del camello protegen sus ojos de las partículas empujadas por el viento. Otra característica que facilita al camello la vida en el desierto es la suave lana que cubre su piel y que evita que las partículas de arena puedan llegar a zonas sensibles del animal.

Más información sobre las adaptaciones de los animales en el listado superior.

 

Otros artículos de interés

 

 

© 1999-2014 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.