Hazte fan en Facebook

FAUNA DE LAS PLAYAS

¿Qué es una playa?

La costa arenosa típica tiene cuatro zonas: la zona de dunas, la playa alta, la zona de marea y la zona sumergida. Generalmente, esta última zona es la más hospitalaria para la fauna, y la playa alta, la más pobre en vida.

colembolo-s-liliputanus

Imagen de playa

Las playas no son un lugar inerte, muchas especies animales dependen de ellas para alimentarse y anidar.

Una playa es un accidente geográfico que se extiende a lo largo de un cuerpo de agua, generalmente de agua salada, que se extiende desde la base de la duna o el límite donde termina la vegetación hasta una profundidad por donde los sedimentos, de arena o grava, ya no se mueven. Las playas se encuentran generalmente en bahías protegidas del oleaje y se suelen formar en zonas llanas.

Dentro de la franja litoral, encontramos costas rocosas y costas arenosas. Las playas se ven influenciadas por las mareas. En estos ecosistemas marinos, los animales están adaptados a las mareas y, por lo tanto, a cambios en la humedad, salinidad y turbulencia del agua. La línea de costa, o franja intermareal, es el único lugar que se encuentra sometido al ritmo diario de las mareas. Esta zona queda completamente sin agua en mareas bajas y totalmente sumergida en periodo de mareas altas.

Una playa es en muchas ocasiones un entorno inestable que expone a las plantas y animales que lo habitan a condiciones siempre cambiantes. No obstante, esos patrones cíclicos diarios y estacionales llevan a numerosos organismos vegetales y animales las fuentes de alimentación y de supervivencia.

Los restos de animales muertos y algas depositados en la zona superior de la playa y dunas posibilitan que se establezca una tímida vegetación compuesta por plantas adaptadas a la elevada salinidad del terreno.

Animales de las playas

Pese a que las playas parecen lugares carentes de vida, en realidad, muchas especies animales dependen de ellas para alimentarse y anidar. Algunos animales de pequeñas dimensiones hurgan en la arena y se alimentan con el material depositado por las olas.

En las playas, tanto rocosas como arenosas, habitan formas de vida con distintos grados de tolerancia a la desecación. Los organismos más tolerantes a la desecación viven en la parte más alta de la playa, los menos tolerantes se encuentran en las partes más bajas de la playa.

Las playas pedregosas ofrecen poco cobijo a los animales y plantas, puesto que los guijarros que componen la orilla son lo bastante grandes como para que los espacios que quedan entre ellos no puedan retener agua. Por otro lado, el guijo es menos estable que la arena y los pequeños animales que puedan haber resultan machados entre las piedras.

Gaviota en vuelo

Foto de gaviota en vuelo

A la gaviota se la suele ver en la playa

Las playas arenosas generalmente tienen una pendiente menos pronunciada que las pedregosas y debido al menor tamaño de sus partículas se secan con mucha mayor lentitud cuando queda al descubierto su superficie con la marea baja. La arena muy húmeda permite el paso de animales horadadores que buscan refugio en ese medio. Por lo tanto, las playas arenosas son muy apropiadas para los animales minúsculos que subsisten en estos medios.

Donde hay una abundancia en vegetación también abundan los animales. En cambio, en las playas arenosas, lugares sin vegetación, podemos encontrar pocos animales (macroscópicos). Las playas arenosas parecen lugares sin vida, ya que los animales que las habitan son muy pequeños. La mayoría de ellos viven bajo la arena y se les conoce como infauna. Un numero menor de animales vive sobre la arena, la epifauna. La existencia de los animales de las playas arenosas depende de los nutrientes que transportan las mareas y de otros que llegan desde tierra.

Otro factor que influye en la riqueza y número de especies animales es el grado de exposición al oleaje. En playas con mucho oleaje, hay pocos organismos mientras que en playas donde hay poco oleaje se ve un mayor número de animales.

En la zona intermareal, existe una gran productividad de fitoplancton que alimenta a la gran cantidad de organismos bentónicos (aquellos organismos que se encuentran en el suelo marino). La gran productividad de la zona intermareal es muy importante en la cadena alimenticia y aporta un gran beneficio a los demás ecosistemas marinos.

Tipos de animales de las playas

Las playas marinas arenosas y lodosas son el hogar de muchas clases distintas de animales, desde los de gran tamaño como las focas, hasta los de tamaño medio, como aves zancudas y los de pequeñas dimensiones, como los cangrejos, las estrellas de mar y otros invertebrados.

Cangrejo de mar

Foto de cangrejo de mar
(Carcinus maenas)

Las playas marinas arenosas y lodosas son el hogar de cangrejos entre otras muchas clases distintas de animales marinos

Como invertebrados, encontramos los moluscos de diferentes tipos y formas, como almejas y caracoles, crustáceos muy modificados, como bellotas de mar, balanos o percebes, cangrejos de roca e isópodos, como cochinillas de mar, equinodermos, como erizos de mar, estrellas de mar y pepinos marinos. También en esta zona puede haber algunas anémonas y algún coral.

También la habitan cangrejos, insectos y pequeños pájaros, como el chorlito. Las tortugas de mar depositan sus huevos en las playas.

Muchas criaturas pequeñas hacen sus hogares dentro del lodo y la arena, construyendo madrigueras, como los gusanos tubícolas, animales que viven en su tubo enterrado en arena o lodo.

Entre los animales que viven en las playas arenosas, encontramos los gusanos marinos poliquetos que viven enterrados, además de moluscos bivalvos y caracoles. El grupo más representativo es el de los isópodos (cochinillas de mar) y anfípodos. Estos pequeños animales se han especializado tanto que han conquistado la parte terrestre sin tener y ya no necesitan estar algún tiempo en el mar. Otro grupo importante son las famosas tortugas marinas que visitan las playas para poner los huevos.

También se alimentan en las playas arenosas aves de costa, como gaviotas, playeros, zarapitos, charranes y chorlitos.

Por otro lado, en la playa, van a descansar mamíferos marinos, como las focas.


Cuándo es mejor observar a los animales de las playas

Para observar a los animales salvajes de las playas, es mejor ir fuera de las épocas turísticas, ya que así podremos encontrar playas más naturales.

El verano es una época mala para ir a la playa si tenemos objetivos naturalistas, pero, si no nos queda más remedio que ir en esta época del año verano, podemos buscar alguna playa que, por pequeña, alejada, sin servicios o de difícil acceso, esté poco concurrida y el ayuntamiento no le dedique tanta atención en su limpieza.


Utilidad de las playas para el hombre

Los seres humanos utilizamos las playas con distintos fines, tales como lugares para la recreación, belleza escénica, protección contra fenómenos naturales (tormentas, huracanes), explotación y extracción de arena, roca y distintos minerales.

Distintas especies animales marinas usan las playas como lugares de anidación y reproducción.


Amenazas para la conservación de las playas

La falta de planificación y de un buen manejo integral de las playas, la deforestación, el cambio de uso de suelo para desarrollos urbanos, la minería o el relleno para la construcción, han sido una de las principales causas en las últimas décadas de la degradación de nuestras costas.

Todas estas amenazas han supuesto la destrucción de hábitats y la pérdida de la flora y fauna que se encuentra en ellas.

Más información sobre ecología en el listado superior.

Otros artículos de interés

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil