Hazte fan en Facebook

COMPLEMENTOS NUTRICIONALES PARA REPTILES

Vitaminas y minerales para reptiles

Por qué darle vitaminas y minerales a los reptiles

Los animales necesitan las vitaminas para crecer adecuadamente, para su metabolismo y, en general, las vitaminas son importantes para la salud del animal.

Con más de una excepción en los reptiles, las vitaminas se obtienen de los alimentos. Los reptiles herbívoros toman muchas vitaminas directamente de su comida, la fruta y verdura, porque son las plantas las principales fuentes productoras de vitaminas, junto con algunos microorganismos.

Deberemos alimentar el alimento vivo con frutas y verduras para que contenga más nutrientes necesarios para la alimentación de nuestra mascota.

Los reptiles herbívoros obtienen de la dieta grandes dosis de vitamina C (en frutas y verduras), la vitamina E (en aceites vegetales, cereales y frutos secos) y la vitamina A (en forma de precursor o provitamina A, en verduras y frutas de colores anaranjados o rojizos).



Foto de frutas

Los reptiles carnívoros estrictos, que no comen nunca verduras ni fruta, fabrican ellos mismos en sus riñones la vitamina C, ya que esta vitamina no se encuentra en productos de origen animal: ni en carnes, ni en pescados ni en el alimento vivo (insectos, ratones). Sin embargo, el resto de vitaminas los reptiles carnívoros las toman de sus presas.
Podemos nosotros enriquecer el contenido en vitaminas de las presas que daremos a nuestro reptil alimentándolas previamente con alimentos vegetales ricos en vitaminas. A los insectos, como grillos o langostas, les daremos zanahoria, tomate, calabaza, naranjas, manzanas o ciruelas, alimentos ricos en provitamina A.

Si además, les añadimos frutos secos y cereales enteros al menú de los insectos el contenido en vitamina E del alimento para nuestro reptil será mayor.
Para los reptiles, como las serpientes, que se alimentan con presas mayores, como ratones y ratas podemos aplicar el mismo esquema.



Foto de frutos secos (almendras)

La vitamina C no la pueden tomar los reptiles con dietas carnívoras de la comida, sin embargo la sintetizan ellos mismos, por lo que la falta de vitamina C no tiene porque afectar a nuestro reptil si está sano (las enfermedades del riñón pueden impedir que el cuerpo produzca esta vitamina).
Otra vitamina que sintetizan los animales es la vitamina D, aunque también se encuentra de forma natural en alimentos como la leche, el pescado y los huevos.

La vitamina K se produce en el intestino de los animales, pero son las bacterias que la sintetizan y no el propio animal. La vitamina K también se encuentra en algunos vegetales, como la alfalfa, la lechuga o los espinacas.
La falta de vitamina K puede causar problemas para que coagulen las heridas ya que esta vitamina participa en la coagulación.
Afortunadamente, la falta de vitamina K sólo se da en pocas situaciones que, en la mayoría de casos, son debidas a tratamientos con antibióticos que destruyen las bacterias productoras de vitamina K. Cuando se dejan de dar estos medicamentos al reptil, la flora microbiana normal del intestino se recupera y con ello se soluciona el problema de la hipovitaminosis K.



Foto de frutos secos (castañas)

Los reptiles son muy sensibles a la falta de algún nutriente de su dieta, sobre todo a la falta de vitaminas y calcio.

Los animales dependen por completo del aporte de calcio a través de la comida para el buen desarrollo de su esqueleto, así como una buena salud general.

La vitamina D3 la pueden sintetizar los animales a partir del sol, aunque su administración en el alimento de estos animales es muy conveniente, especialmente si los reptiles se mantienen en un terrario al interior.

La falta de alguna vitamina repercute negativamente en la salud del animal. Así, por ejemplo tiene mucha influencia la vitamina A con la salud de los ojos, sobre todo en tortugas de agua.

Para prevenir muchos de los problemas del futuro derivados de una mala alimentación, podemos complementar la dieta de nuestro reptil con alimentos muy ricos en vitaminas y/o minerales.



Foto de frutos secos (piñones)

El hígado es una buena fuente de vitaminas liposolubles ya que es el lugar donde se almacenan en un animal, aunque principalmente se halla la vitamina A.
Los huevos son muy ricos en todas las vitaminas liposolubles (A,D,E y K) y son, por lo tanto, una buena alternativa al hígado.

La harina de huesos, la harina de pescado o los huesos de jíbia contiene mucho calcio y es especialmente indicada para la formación del caparazón de las tortugas jóvenes.

Las frutas y verduras frescas son alimentos con un gran contenido en vitamina C. De ahí la importancia de suministrar comida fresca a nuestros reptiles herbívoros para evitar los problemas de la falta de esta vitamina: dificultad de mudar (disecdisis) y roturas de la piel, propensión a las infecciones, sobre todo las de la boca (estomatitis), hemorragias en la boca (gingivitis) y en otras zonas y debilidad general, entre otros síntomas del escorbuto.
Ello se debe a que la vitamina C cumple una función muy importante en el sistema inmunitario ayudando a combatir las infecciones, Interviene en los procesos de cicatrización de las heridas y participa en el desarrollo y reparación del tejido conjuntivo y, por lo tanto, también en la formación de la dermis (un tipo de tejido conjuntivo) que fortalece la piel. La vitamina C participa en la síntesis del colágeno. Una deficiencia de esta vitamina repercute en la elasticidad de la piel y, como resultado, causa problemas de muda en los reptiles.
Por otra parte, los reptiles son capaces de producir la vitamina C en los riñones, por lo que la falta de esta vitamina C o hipovitaminosis C no es muy frecuente en reptiles, salvo casos de enfermedad renal (los animales no pueden fabricar vitamina C) en reptiles alimentados con dietas pobres en vitamina C.

Los alimentos ricos en oxalatos, como los espinacas, las acelgas o el ruibarbo, impiden que el calcio se absorba adecuadamente, por lo que se deben evitan los menús con una gran cantidad de este tipo de alimentos para prevenir problemas de falta de calcio, especialmente si tenemos animales herbívoros estrictos, que consumen una gran cantidad de plantas.

El germen de trigo y los frutos secos, como las nueces, son muy altos en vitamina E. Por lo que es muy conveniente ir administrando este tipo de alimentos en la ración de nuestro reptil para prevenir problemas de falta de apetito, problemas en el músculo del corazón (cardiomiopatía) que impiden que el corazón bombee sangre correctamente y un problema de hígado bastante grave (esteatosis o lipidosis hepática) caracterizado por la acumulación en este órgano de grasa con consecuencias como diarrea, abdomen hinchado o extremidades caídas causados por el propio daño del hígado. La acumulación de grasa como consecuencia de la falta de vitamina E también se puede dar en los nódulos linfáticas y aparecen entonces hinchados.

La vitamina E es un potente antioxidante natural. Los problemas que tienen los animales como consecuencia de la falta de vitamina E se deben a la oxidación y deterioro que experimentan las células de los órganos de los animales por los efectos negativos de los radicales libres que se generan de forma natural en el metabolismo o por exposición a factores ambientales como la luz ultravioleta del sol.

Los reptiles carnívoros en cautividad alimentados con una gran cantidad de pescado son los que habitualmente tienen falta de vitamina E. Sin embargo, estos mismos animales cuando viven en libertad no sufren estos problemas. La razón está en el tipo de grasas que tienen el pescado. Este alimento está compuesto por una fracción muy importante de lípidos insaturados (poliinsaturados especialmente) que se oxidan con facilidad. La vitamina E actúa de antioxidante porque en presencia de otra sustancia susceptible de oxidarse se oxida la vitamina E antes que ella (en este caso los ácidos grasos insaturados del pescado). La vitamina E oxidada ha perdido su función y es como si no estuviese. Por lo tanto, el pescado poco fresco o en mal estado causa el deterioro de la vitamina E y la falta de vitamina E en reptiles que son alimentados con esta comida.

Lógicamente, los reptiles salvajes (excepto cuando se alimentan de carroña) consumen pescado muy fresco, de ahí que la falta de vitamina E o hipovitaminosis E sea, prácticamente, un problema que se da en los animales exóticos en cautividad.



Foto de germen de trigo (preparado para comer)

En las serpientes los problemas alimentarios de falta de vitaminas o minerales son mas raros porque consumen las presas enteras (incluido todo su esqueleto).

A parte de dar alimentos muy ricos en vitaminas y calcio, como hígado, huevos, harina de pescados, frutas y verduras y de tener la precaución de alimentar a nuestros reptiles con alimentos frescos y en muy buen estado, entre otras de medidas para prevenir los problemas de salud causados por la alimentación, podemos usar los complementos alimentarios o nutritivos. En el mercado existen complementos vitamínicos y minerales formulados para los reptiles.

El aceite de hígado de bacalao es un buen complemento alimenticio natural muy rico en vitaminas A y D.

Más información sobre la alimentación de los animales en el listado superior.

Otros artículos de interés

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil