Hazte fan en Facebook

LA BOA CONSTRICTOR COMO MASCOTA

Mantenimiento de la boa constrictor

Características de la boa constrictor



Foto de boa constrictor (Boa constrictor imperator)

La boa constrictor es una de las serpientes más grandes del mundo, mide hasta 4 m de longitud. Dado su gran tamaño, casi no tiene enemigos en su medio natural. También es la especie de serpiente más conocida del mundo.

Podemos distinguir la boa constrictor por su coloración y su característico dibujo. Como rasgo distinto, la cabeza de este animal tiene 3 franjas. Además, esta serpiente tiene un triángulo oscuro entre la boca y el ojo. Por otro lado, la boa constrictor es de color crema o marrón con bandas oscuras. Las manchas son más marcadas al final de la cola, siendo marrón-rojizo o negras. En los costados, esta especie tiene manchas de forma romboide y oscuras. La boa constrictor puede tener pequeñas manchas oscuras a lo largo de todo su cuerpo. Sin embargo, tenemos que advertir que entre las boas constrictores hay muchas variaciones en su aspecto físico.

La boa constrictor se orienta gracias al órgano vomeronasal u órgano de Jacobson. La lengua de la serpiente recoge las partículas para traerlas hasta dicho órgano. Esta especie tiene un buen sentido de la vista.

* Ver: Boa constrictor salvaje

En cautividad, son apreciadas las variaciones de color: albinas, axánticas (carentes de pigmentación amarilla), dibujos anómalos, etc.

La boa constrictor es un boido de gran tamaño (boas, anacondas y pitones). Esta especie tiene una cabeza proporcionalmente pequeña.

Se sabe que existen unas 9 subespecies (o razas) de boa constrictor. Cada raza de boa constrictor tiene un peso y una longitud determinados. La Boa Constrictor Imperator es la más recomendable para los que se inician con una serpiente de gran tamaño porque su mantenimiento es relativamente sencillo y acepta con facililidad la comida y las manipulaciones.

La boa constrictor es una especie solitaria, nocturna y arborícola. Durante el día, se oculta entre la vegetación.

Esta serpiente vive en las selvas, praderas, bosques tropicales y en ríos y arroyos. Por lo tanto, a menudo vive cerca del agua

La boa constrictor es la especie de boa con una zona de distribución más amplia, pues vive tanto en el continente centroamericano como en Sudamérica, además de las Antillas y en islas del Pacífico.

En estado salvaje, esta especie vive unos 20 años. Aunque en cautividad suele superar dicha cifra.

La boa constrictor está protegida por el convenio CITES. La subespecie Boa constrictor occidentalis pertenece al apéndice I del certificado CITES, lo que significa que su posesión está totalmente prohibida. Sin embargo, el resto de subespecies de Boa constrictor se incluyen dentro del apéndice II del CITES.

¿Qué come la boa constrictor?

La boa constrictor come sobre todo pequeños mamíferos y aves.

En cautividad, le daremos ratones, cobayas, ratas o conejos según el tamaño de la serpiente. De este modo, las crías de boa constrictor (de hasta 90 cm de longitud) se alimentan cada semana con crías de ratón. A los individuos jóvenes (de 90 cm a 1'8 m de largo), les daremos 2 ratas cada semana. A los adultos, (más de 1'8 m de longitud), se les da 2 conejos cada 2 semanas. Los pollos no son recomendables dado que traen enfermedades como la salmonelosis. Sin embargo, si se cocinan los pollos se soluciona este problema.

Se le puede ofrecer a la serpiente presas muertas congeladas y recalentadas. Otro sistema es dejar la presa congelada a temperatura ambiente durante 10 ó 12 horas antes de ser comida por la serpiente. Si le proporcionamos las presas vivas, tenemos que tener cuidado, pues una mordedura o un arañazo por parte de la presa le pueden llevar a una infección a nuestra serpiente.

Para una digestión más rapida, mantendremos el terrario a unos 30ºC.

Esta serpiente es de tipo constrictor, es decir, que mata sus presas por constricción o lo que es lo mismo enrolla su cuerpo sobre la caja torácica de la presa apretándola fuertamente hasta que la víctima muere por asfixia. Para tragar la presa entera, desarticula su mandíbula.

La boa constrictor pertenece, por lo tanto, al grupo de serpientes no venenosas. A diferencia de las víboras, las serpientes de cascabel, las cobras, las serpientes de coral o las mambas, esta especie no se incluye dentro del grupo de serpientes venenosas.

No juntaremos nunca serpientes de distinto tamaño porque, pese a que no es lo habitual, en algunos casos, se da la ofiofagia, es decir, que incluyen serpientes en su dieta.

A la boa constrictor, como el resto de serpientes de su misma familia (boidos), le daremos las presas al anochecer, pues se trata de una serpiente nocturna.

No dejaremos nunca presas vivas en el terrario porque podrían morder a nuestra serpiente o causar daños en el interior del terrario.

Material necesario para boas constrictores

- Terrario de dimensiones mínimas: 50 x 50 x 30 cm para 1 ó 2 crías. 100 x 70 x 60 cm para una boa joven de hasta 1'5 m de longitud y de 300 x 80 x 70 cm para alojar una serpiente adulta. También se la puede mantener en un acuario de gran tamaño.

- Elementos decorativos: ramas, refugio de gran tamaño,

- Recipiente con agua tibia.

- Placas calefactantes o lámpara calefactante y termostato. No son recomendables las piedras calientes por riesgo de quemaduras, a no ser que las cubramos con sustrato.

Condiciones adecuadas para la boa constrictor

La temperatura ideal de la boa constrictor es de entre 26 y 32ºC durante el día. Durante la noche, la temperatura oscilará entre los 20 y los 24ºC.

Proporcionaremos a nuestra boa una humedad entorno al 70%. Las crías se mantendrán en una humedad más alta.

Preparación del terrario para la boa constrictor

Colocaremos la calefacción de tal modo que obtengamos un gradiente térmico real.

Mantenimiento de la boa constrictor

La boa constrictor dado su gran tamaño requiere mucho espacio.

El terrario de la boa constrictor debe ser resistente y estar bien ventilado.

Es importante para esta especie la luz y el calor.

Limpiaremos el terrario regularmente.

Manejo de la boa constrictor

La boa constrictor es una especie tranquila y pacífica que no muerde casi nunca, especialmente si se la manipula desde cría. Sin embargo, nunca dejaremos a nuestros hijos manipularla solos, pues tiene mucha fuerza.

Si queremos manipular a nuestra boa, es mejor esperar a que estemos acomapañados. Pese a su temperamento tranquilo, a veces, la boa constrictor puede mostrarse agresiva. Especialmente las crías suelen mostrarse agresivas por miedo. Sin embargo, los individuos juveniles suelen acostumbrarse más rápidamente a la cautividad que los individuos adultos.

Jamás manipularemos a la serpiente si hemos tocado antes a un roedor, pues podría confundirse y mordernos.

Cuando la boa constrictor es adulta, se tiene que manipular por 2 personas dado su enorme tamaño.

Salud de la boa constrictor

Si nuestra serpiente vemos que se encuentra enferma, no debemos dudar en traerla al veterinario.

- La boa constrictor, contrariamente a otras serpientes como la pitón real o pitón bola (Pythion regius), casi nunca pacede de anorexia.

- También puede ser atacada por ácaros o garrapatas.

- La muda indica el buen estado del animal. Podemos proporcionarle a nuestra serpiente materiales para que se pueda frotar y ayudarla con el proceso de la muda. Si la muda se le vuelve complicada, la pondremos en agua tibia (30ºC) durante media hora ó 1 hora. Al cabo de unos minutos, frotaremos los jirones de piel desprendidos con una compresa húmeda.

- Inclusion body disease (IBD). Es una enfermedad vírica mortal que afecta a varias especies de boidos (boas, pitones, anaconda). El agente causante de la enfermedad es un retrovirus (como el virus del SIDA). La transmisión del virus es por contacto directo con los fluidos corporales. La boa puede no manifestar síntomas de enfermedad durante varios meses pese a estar infectada. Los parásitos pueden causar la expansión de la enfermedad (IBD). Para impedir la expansión del virus, debemos tener especial vigilancia con las boas que compremos y controlar los parásitos externos (garrapatas). Guardaremos en cuarentena el nuevo ejemplar tanto tiempo como nos sea posible.

- La boa constrictor puede sufrir heridas debido a:

- Quemaduras
- Intentos de evasión del terrario.
- Mudas complicadas
- Ataque por un roedor.

* Ver más sobre: Salud de la boa constrictor

Cría de la boa constrictor

La reproducción de esta especie es bastante sencilla.

La boa constrictor es ovovivípara, es decir, los huevos se desarrollan en el cuerpo de la madre hasta su eclosión.

El periodo de cría de la boa constrictor es entre enero y febrero.

El macho posee 2 pequeños espolones cerca de la cloaca para estimular a la hembra durante el acoplamiento.

A la hora de la cubrición, es mejor emplear un único macho para controlar mejor el proceso. De este modo, sabremos quien es el padre de las criaturas, por ejemplo.

La gestación dura unos 7 meses. Cada hembra pare unas 25 crías de media. Las crías cuando nacen miden 30 cm aproximadamente.

Al cabo de unos 10 días tras el parto, ya podremos alimentar a las crías de boa constrictor.

En un año, las crías duplicarán de tamaño.

La madurez sexual se da a los 5 años de edad.

* Ver: Animales de compañía raros

Más información sobre otros animales exóticos en el listado superior.

Otros artículos de interés

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil