Animales


 

 

 

 

Animales exóticos Animales domésticos

 

CURIOSIDADES SOBRE EL GATO MONTÉS



Curiosidades sobre el gato montés

 

Gato montés ibérico

El gato montés ibérico es de mayor tamaño que el europeo, de pelaje más contrastrado y con una dentición más robusta. Sin embargo, muchos naturalistas y científicos dudan de la existencia de esta raza.


Alimentación del gato montés


Cuando está de caza, este felino explora todos los rincones de su territorio atento al menor ruido que pueda advertirle la presencia de una presa. Gracias a su aguda vista y a su finísimo oído, el gato montés inicia una serie de aproximaciones sucesivas, después de las que permanece inmóvil antes de saltar sobre su presa.

El gato montés ataca siempre a las presas pequeñas por la cabeza y se las traga sin casi masticar. En cambio, cuando la presa es de gran tamaño, el felino se sirve de sus patas para despedazarla y también hace uso de sus colmillos.

El gato montés y, en general, todos los felinos tienen un intestino corto debido a que tienen un régimen alimenticio carnívoro. El intestino del gato montés europeo es considerablemente más corto que el del gato doméstico, lo que demuestra que tan solo consume presas y no prueba los alimentos de origen vegetal.

El roble, con su espeso follaje, es un lugar ideal de observación para el gato montés que pasa en él largas horas al acecho de sus presas.

El gato montés tiene unas garras retráctiles y no tocan al suelo cuando el animal camina para evitar hacer ruido que delataría su presencia a las presas del gato montés.

Los bigotes del gato, llamados vibrisas, le sirven al animal para orientar el mordisco.


* Más información: Alimentación de los animales



Costumbres del gato montés


Un gato montés puede recorrer cada noche hasta 20 kilómetros.

En la época de celo, el gato montés comparte durante algún tiempo un lecho diurno con otros congéneres.

Cuando un gato montés se siente amenazado, es capaz de dar un salo entre dos árboles mediante la distensión de sus músculos.


 


Conservación del gato montés


El tránsito de las carreteras es en gran parte responsables de la disminución del gato montés europeo.

El gato montés es un animal muy difícil de observar directamente por su gran discreción y timidez. Los ejemplares de esta especie son seguidos para su estudio por sistemas de radio.

 

 

El gato montés y el ser humano

El gato montés era un animal sagrado para los egipcios. Se cree que fueron estos los que se encargaron de su domesticación. Los gatos en los tiempos de los egipcios vivían en los templos. Muchos gatos murieron sacrificados y momificados.

En Europa, durante la Edad Media, se asoció al gato doméstico con la brujería lo que le supuso muchas persecuciones. A parte de ello, durante el siglo XIX, este felino fue muy perseguido en toda Europa debido a su apreciado pelaje.

 


¿Dónde vive el gato montés?

La persistencia y espesor del manto de nieve limitan la distribución del gato montés y, por lo tanto, los lugares donde pueda vivir potencialmente. La nieve juega un factor en contra de la supervivencia del gato montés. Los roedores que se esconden bajo la capa de nieve son poco accesibles para el gato montés. Además, este felino se desplaza con dificultad en zonas con mucha nieve debido a la presión ejercida por sus pequeños pies redondos.


* Más información: ¿Dónde viven los animales?

 

Reproducción del gato montés


La hembra es especialmente prudente en los sitios que escoge para parir, lo que dificulta el estudio y observación del nacimiento.Si se la molesta, la hembra huye inmediatamente junto con sus crías. Los cachorros abren los ojos entre el séptimo y el duodécimo día de vida.

Los gatitos al nacer tienen una especial necesidad de calor materno, que les obliga a permanecer apelotonados en el lecho durante las primeras semanas mientras su madre sale a cazar.

El escalonamiento del periodo de reproducción del gato montés hizo creer erróneamente a los investigadores que las hembras parían dos veces al año.


* Más información: Reproducción de los animales


¿Cómo era el antepasado del actual gato montés?

El gato montés primitivo se debía de parecer a un puma. La raza a la que pertenece el gato montés se cree que se separó de aquella que dio origen a panteras, linces y pumas hace entre 4 y 6 millones de años. Se ha podido saber gracias a las técnicas moleculares a las que recurren actualmente los paleontólogos. Los fósiles encontrados indican que el gato montés apareció primero en Europa. Hace 20.000 años se produjo una separación entre los gatos monteses de Europa y los de África.


Más información sobre el gato montés en el listado superior.

 


El mundo de la Naturaleza

©1999-2014 Botanical-online SL.Todos los derechos reservados. Política de uso

Diseño:

www.dibujosparapintar.com