Hazte fan en Facebook

La desungulación felina

Operación uñas en gatos

Es comprensible sentir impotencia si observamos como nuestro gato destroza los muebles de casa, arañándolos con sus uñas, pero, antes de decidirnos a someter a nuestro gato a esta complicada operación llamada desungulación para intentar solventar el molesto problema, debemos saber en qué consiste esta práctica veterinaria y sus consecuencias.

Por nuestra parte, aconsejamos soluciones alternativas a la extirpación de las uñas, como el corte manual de uñas o el proporcionarle rascadores adecuados, por lo explicado a continuación.

¿En qué consiste exactamente la desungulación?

En la desungulación, se amputa la primera parte de cada uno de los dedos del gato

La desungulación u oniquectomía (conocida en inglés como "declaw") no sólo es quitar la uña es amputar todas y cada una de los 10 primeros huesos de cada dedo de las manos anteriores del gato, es decir, para evitar que las uñas vuelvan a crecer se le cortan al gato las puntas de sus dedos de las manos.

La desungulación se puede hacer con distintos métodos: bisturí, guillotina y láser. Parece ser que si se hace la operación con láser es menos dolorosa, pero con las mismas terribles consecuencias.

Otra práctica que se emplea como alternativa a la desungulación de forma más reciente es la tendectomía. La tendectomía felina consiste en hacer una pequeña incisión debajo de cada dedo de las dos manos anteriores para cortar el tendón digital flexor profundo. Al cortar este tendón, el gato ya no puede sacar las uñas, pero éstas siguen creciendo, pudiendo dar algunos problemas posteriores.

Problemas que le causa la desungulación al gato

Además de que el gato después de ser operado queda desvalido por quitarle su principal defensa natural, con el riesgo conlleva para el animal si algún día sale al exterior, se le impide comportamientos naturales cuando se le extirpan las uñas, como el rascado o el juego, pues los felinos necesitan las uñas no sólo para arañar, sino también para poder jugar, con sus presas, juguetes o con nosotros mismos.

Esta operación quirúrgica complica mucho la vida a los gatos y les puede acarrear consecuencias graves a nivel físico, como cojeras y problemas de tipo comportamental, como la evitación de usar el arenero (el animal operado evita usar el arenero por asociación con algo doloroso tras el dolor que siente en sus dedos cuando toca la arena con las patitas).

Sobra decir que la desungulación es en sí misma una operación muy dolorosa para el animal.

Desungulación, prohibida en muchas partes del mundo

Esta problemática operación felina conocida como desungulación ha sido prohibida en varios países del mundo como Inglaterra, Australia, Nueva Zelanda, Italia, Portugal, Brasil, Israel... y otros países se van añadiendo a la lista cada año.

En otros países del mundo, donde todavía no se ha prohibido la práctica de la desungulación felina como España, la mayoría de los veterinarios, que entienden sus riesgos y consecuencias, la dejan como última opción o directamente no la toman como opción en ningún caso.

En la comunidad de Aragón (comunidad autónoma española), así como en otras comunidades autónomas más, está prohibida por la ley de protección animal.

Además, la mayor parte de las asociaciones de defensa de los animales condenan esta operación por considerarla cruel.

Sin embargo, en los Estados Unidos, 1 de cada 4 gatos han sido sometidos a esta intervención quirúrgica.

* Informarse sobre: Alternativas a la desungulación

Mas información sobre el gato en el listado superior.

Otros artículos de interés

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil