Hazte fan en Facebook

Enfermedades de las tortugas de agua

Problemas de salud de las tortugas de agua

Ojos hinchados en tortugas de agua

Si nuestra tortuga la alimentamos exclusivamente con carne, es probable que en un futuro sufra de hipovitaminosis A (falta de vitamina A). Podemos pensar que nuestra tortuga tiene esta enfermedad cuando sus párpados se le empiezan a hinchar. Llega un punto en que la hincharon de los párpados le impide ver y deja de comer. Entonces, puede morir.

Tortuga-ojos-hinchados

Foto de tortuga de agua falsa tortuga mapa
Graptemys pseudogeographica kohnii

A este galápago de corta edad, se le puede apreciar la hinchazón de los párpados


Lo mismo le puede suceder si la alimentamos sólo con alimento deshidratado para tortugas, un exceso de esta comida también le puede provocar hipovitaminosis A.

Por lo tanto, lo mejor es darle una dieta variada con todos los ingredientes que necesita. Usted mismo puede investigar las preferencias alimenticias de su tortuga, aunque no caiga en el error de darle sólo el alimento que consuma su tortuga con más agrado.

Caparazón blando en tortugas de agua

Las tortugas mantenidas en cautividad, si ven poco el sol, pueden sufrir también de falta de vitamina D y los consecuentes caparazones blandos. Podemos comprobar si nuestra tortuga padece de reblandecimiento de caparazón presionando suavemente su caparazón. Una tortuga sana (a excepción de las tortugas de caparazón blando) debería tener un caparazón totalmente duro y resistente, sin sufrir deformaciones en ejercerle presión.

Es muy recomendable que la tortuga cada día pueda tomar el sol. A medida que crecen las tortugas sus necesidades en calcio y vitamina D también aumentan, por lo que, unido a que las tortugas tienen reservas de calcio en sus huesos, se empieza a manifestar de forma evidente la falta de calcio cuando la tortuga empieza a hacerse grande.

Cuando llegamos a este punto la solución es más complicada y, a menudo, deja secuelas permanentes en el animal, por lo que la mejor medicina para las tortugas, como sucede con la alimentación, es la prevención. Cuando la tortuga tiene deficiencias de calcio, además de padecer de caparazón blando, también se verá influenciado negativamente su crecimiento, que puede llegar a detenerse.

Infecciones oculares

Una agua limpia es otra medida para asegurarnos la buena salud de nuestra tortuga. Las tortugas de agua dulce, especialmente las de la especie Trachemys scripta, son bastante sucias, por lo que en esta clase de tortugas se hará necesario más que en otras cambiar el agua más a menudo y el uso de filtros, cuando dispongamos de un terrario pequeño.

Si la tortuga es mantenida en condiciones pobres de calidad del agua puede tener propensión a sufrir infecciones oculares, que se manifiestan por enrojecimiento ocular e hinchazón parcial o total de los párpados.

¿Cuándo pensar que nuestra tortuga está enferma?

Resumiendo, estos son los síntomas más comunes que nos pueden hacer pensar que algo falla:

- Los párpados empiezan a hincharse y tiene los ojos rojos.

- La tortuga no quiere comer.

- Hace un tiempo que la tortuga no crece como antes (a partir de los 3 años de vida es normal que el crecimiento se relentice).

- En tocar su caparazón, lo notamos algo blando.

A la menor sospecha de alguno de estos síntomas de enfermad, deberemos replantearnos cambiar alguna de las condiciones con las que mantenemos a nuestra tortuga: el agua, la comida, la temperatura, el sol, etc.

Si tenemos varios animales juntos, sería bueno separar los sanos en observar que uno de ellos empieza a enfermar.

Más información sobre el cuidado de las tortugas en el listado superior.

Otros artículos de interés

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil