Hazte fan en Facebook

EL GATO ANCIANO

Cómo saber que un gato es viejo

¿Cuándo un gato es viejo?

De forma general podemos decir que, entre los 12 y los 15 años, el gato empieza a ser viejo.


¿Qué cambios sufre un gato viejo?

Normalmente, a los gatos la edad se les manifiesta de forma muy sutil. Debemos tener en cuenta que los signos normales de la edad suelen aparecer gradualmente y los problemas repentinos nos pueden indicar que nuestra mascota tiene algún problema de salud. Por ello, si observamos cambios en comportamiento de nuestro gato o en su aspecto, lo tenemos que llevar lo antes posible al veterinario.

El gato sabe muy bien cuando no estamos bien porque nuestro lenguaje corporal, por lo que no debemos hacerle sentir mal con nuestras preocupaciones por él.

Algunos cambios propios de la edad nos pueden pasar desapercibidos porque son muy difíciles de detectar. Por ejemplo, podemos no notar que nuestro gatos se ha quedado sordo, ya que un gato nos presta atención sólo cuando quiere.

Cambios en el aspecto físico: El gato, cuando se hace viejo, pierde masa muscular, por lo que lo veremos más delgado que cuando era joven. Otros gatos pueden aumentar de peso porque, aunque coman lo mismo, se mueven menos. Un gato viejo también experimenta cambios en su pelaje, que se vuelve más seco y menos abundante y la piel la tiene cada vez menos flexible.

Cambios en el comportamiento: Con el tiempo, el gato cambia de comportamiento, pues tiene más interés por echar se en nuestro regazo que por subirse por las cortinas o en dar saltos. Por lo que, podemos concluir, que generalmente el gato se vuelve más cariñoso con la edad. Un gato viejo puede experimentar otros cambios no siempre positivos, como menor apetito o sed. El gato viejo normalmente también duerme más.

Deterioro de los sentidos: Con el paso del tiempo, los sentidos del gato, como la vista, el oído o el olfato, se pueden ir deteriorando. Podemos tener la sospecha que nuestra mascota ha perdido oído si observamos que los sonidos que antes solían despertarle algún tipo de respuesta, como el sonido que hace una lata de comida al abrirse, ahora que el gato es viejo no lo consiguen. Podemos comprobar si nuestro gato oye bien, dándole una palmadita detrás de la cabeza del animal. Si el gato oye bien, debería mover sus orejas hacia atrás para distinguir mejor el ruido.

* Ver: Cuidados del gato viejo / Características del gato

Más información sobre el gato en el listado superior.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil