Hazte fan en Facebook

COMPORTAMIENTO AFECTIVO DEL GATO

Los gatos son animales cariñosos



En la imagen: Foto de gatito jugando con un cubo

Aunque los gatos escogen sus momentos, aceptan la compañía humana, pero en sus propios términos. Sin embargo, cualquiera que haya tenido un gato puede dar fe del amor sincero y constante que muestra la mascota hacia su amigo humano. Los felinos domésticos buscan la calidez humana. Las camas, los regazos y algunos aparatos con superficies cómodas son un lugar estupendo para que los gatos se puedan echar largas siestas, el principal pasatiempo de un gato casero.

Además, estos animales domésticos consideran a la gente que les rodea como parte de la familia, cosa que demuestran de muchas formas. Cuando un gato nos lleva a casa una de sus presas, es un obsequio, una forma de alimentarnos de su caza. Un masaje con las patitas delanteras mientras ronronea, es una forma de afecto de los gatos, algo que hacían a su mamá gata antes de estar con nosotros. El juego de un gato con su dueño es una forma de tratarnos como si fuésemos sus hermanos de camada o bien su compañero gatuno. Cuando un gato lame a su dueño, le demuestra lo mucho que le quiere, pues los gatos se asean lamiéndose. Los gatos sólo se asean a sí mismos, a sus hijos o a un gato muy cercano.

Los gatos se sienten amenazados por una mirada directa, por lo que, en una habitación llena de amigos de los gatos, el felino se puede sentir atraído por la única persona que odie a los gatos porque es la única que no le habrá mirado con un gesto invitador.

Por lo tanto, el ronroneo, rozarse contra nuestras piernas, lamernos o amasar con las patitas delanteras son muestras de afecto por parte del gato. Lo que sucede es que la forma de demostrar el cariño es mucho más sutil que en los perros y las personas que no conocen el lenguaje corporal de estos felinos les pueden pasar desapercibidas.

Los gatos son animales sociables

Los gatos no son animales sociales o gregarios, es decir, que no muestran una fuerte organización social como el perro o el lobo sino que prefieren vivir en solitario o, como mucho, en grupos familiares.

Sin embargo, los gatos sí que son animales sociables, pues buscan el contacto con las personas y pueden formar vínculos afectivos muy fuertes con ellas.

Los gatos se atan a las personas tanto como a los lugares

Los gatos son animales territoriales y marcan su propiedad con orina, principalmente los machos, pero tienen otras formas de marcar su territorio. También marcan a sus dueños con su olor, con feromonas, cuando se restriegan contra sus piernas, manos o caras. Los arañazos son otra forma de marcaje.

Cuando un gato marca a su dueño frotándose contra él, es aceptado con gusto porque lo interpretamos como una muestra de cariño por parte de nuestra mascota. La cosa es distinta cuando se dedica a arañar alguna zona de casa, como el sofá. Un dueño cansado con su mascota que araña continuamente el sofá o las cortinas puede llegar incluso a abandonarla. La mayoría de gatos abandonados acaban siendo parte de lo que se conoce como gatos callejeros, es decir, gatos que vuelven a su estado semisalvaje o van a parar al refugio de animales, donde lamentablemente terminan siendo sacrificados en muchas ocasiones.

El hecho de que los gatos sean animales territoriales puede tener como consecuencia que les cueste relacionarse con sus seres queridos en una casa nueva cuando los dueños se hayan mudado y puede que traten de buscarlos en la antigua casa. Con ello queremos decir que el gato necesita a sus amos en la nueva casa tanto como los necesitaba en la de antes, sólo que hay que darle tiempo para que se acostumbre al cambio. Trasladar a un gato a un nuevo hogar requiere planificación, paciencia y cuidado.

Los gatos necesitan a sus dueños

Tener un gato es relativamente sencillo y esto nadie lo puede cuestionar, aunque hay razas de gatos que necesitan más cuidados que otras, como el Persa. Sin embargo, los gatos necesitan la atención y el cariño de sus dueños. También necesitan que tomemos medidas de prevención y que estemos atentos a su salud. Además, los problemas de comportamiento, como no usar el cajón de arena, son relativamente frecuentes.

Aunque los gatos necesitan ciertos cuidados, no son tantos como el de otras mascotas, como el perro o el de algún animal exótico de mantenimiento complicado. Por ello, los gatos son animales adecuados para personas que viajan mucho o que simplemente buscan el tipo de compañía despreocupada que aporta una mascota como el gato.

A pesar de que los gatos son mascotas adaptables, flexibles y poco costosas, tienen necesidades especiales, como el cuidado de su pelaje, la atención veterinaria que precisan o una alimentación sana y equilibrada.

* Información relacionada: ¿Cómo son los gatos? / Ventajas del gato

Más información sobre el gato en el listado superior.

Otros artículos de interés

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil