HINCHAZÓN DE OJOS EN TORTUGAS DE AGUA

Tortuguita con ojos hinchados y no come

Hinchazón de los ojos en tortugas de agua

Tortuga-ojos-hinchados

Foto de tortuga de agua falsa tortuga mapa
Graptemys pseudogeographica kohnii

A este galápago de corta edad, se le puede apreciar la hinchazón de los párpados


Cuando observamos que nuestra tortuga de agua tiene los ojos hinchados y deja de comer, probablemente sufra de hipovitaminosis A. Esta enfermedad también se conoce como hinchazón oftálmico.

El ojo hinchado en medicina se le llama blefarodema o edema palpebral.


¿Qué es la hipovitaminosis?

La hipovitaminosis es la deficiencia de una determinada vitamina. Se diferencia de la avitaminosis en que hay una carencia total de una vitamina.

La hipovitaminosis A es, por lo tanto, la deficiencia de vitamina A.


¿A qué animales afecta la hipovitaminosis A?

Todas las especies de tortugas pueden sufrir esta enfermedad. Sin embargo, la hipovitaminosis A se da más en las tortugas de agua y en las tortugas de caja, quelonios del género Terrapene. En tortugas terrestres es mucho menos frecuente esta enfermedad.

Hasta hace relativamente poco tiempo, en ejemplares jóvenes la mayoría de los casos observados eran de tortugas de Florida debido a que era la especie más comercializada. Sin embargo, la hipovitaminosis A se observa cada vez más en tortugas del género Pseudemys, Chrysemys, Graptemys y Terrapene.

En el caso de tortugas adultas, también se diagnostica esta enfermedad en las tortugas de tierra del genero Testudo, como la tortuga mediterránea o la tortuga rusa.


¿Por qué se produce la hipovitaminosis A?

Esta enfermedad aparece por un desequilibrio dietético cuando la alimentación es deficiente en vitamina A. En tortugas acuáticas, se debe normalmente a una dieta sólo a base de gambas secas (Gammarus sp.). En el caso de tortugas terrestres, la hipovitaminosis A es debida a una alimentación con pocas verduras ricas en vitamina A, como zanahoria, tomate, pepino, calabaza, etc.

La mayoría de los casos se dan en animales jóvenes porque su rápido crecimiento requiere grandes cantidades de vitamina A.

Las tortugas de menos de 6 meses no suelen verse afectadas, ya que durante este periodo utilizan la vitamina A de los restos del vitelo (parte del huevo que contiene los elementos nutritivos) almacenada en el hígado. A partir de los 5 ó 10 meses de vida aparecen los primeros síntomas de enfermedad.


¿Qué problemas causa la hipovitaminosis A?

La falta de vitamina A causa hinchazón de los párpados cuando se acumula líquido en su interior, especialmente en el párpado inferior. La hinchazón del párpado puede llegar a ser tan grande que puede hacer incluso que el animal se quede ciego.

El ojo puede infectarse porque la vitamina A cumple una función en el sistema inmunitario y entonces se aprecia enrojecimiento, aparición de pus bajo los párpados e irritación de la conjuntiva (membrana del ojo).

A este problema, se le suele acompañar el edema generalizado subcutáneo, llamado anasarca, que es la acumulación de líquidos de forma masiva por todo el cuerpo.

Paralelo a estos problemas, la tortuga enferma de hipovitaminosis experimentará retraso en el crecimiento, anorexia porque la tortuga no ve bien la comida, reblandecimiento del caparazón y abatimiento. La falta de vitamina A puede causar enfermedades asociadas como rinitis, estomatitis y otitis porque el epitelio se ve alterado en dicha circunstancia predisponiendo a enfermedades bacterianas secundarias.


¿Cómo saber que nuestro animal tiene hipovitaminosis A?

La simple inspección del ojo suele ser suficiente como para diagnosticar esta enfermedad sin que se tenga que recurrir a otros métodos en la mayoría de los casos.

Sin embargo, se puede hacer un análisis de sangre para descartar una osteopatía metabólica (mineralización inadecuada de la matriz del hueso). De este modo, se controlan los niveles de calcio, de fósforo y enzimas como AST (enzima aspartato aminotransferasa) o CK (creatina quinasa).

Para detectar el edema subcutáneo, se puede hacer una biopsia de piel.

Con un análisis microbiológico se encontrará infección, aislando bacterias oportunistas de infección ocular, como Staphylococcus sp. Con una citología se observan células inflamatorias si hay infección.


Tratamiento de la hipovitaminosis A

Se debe administrar vía intramuscular, es decir, mediante inyección, una dosis de 1.000 a 2.000 UI/kg de vitamina A durante una semana y repetirlo a los 7 días administrándola de 2 a 6 veces. También se puede administrar a dosis de 5.000 a 10.000 UI/kg vía intramuscular y repetirlo al cabo de una semana.

Se debe tener cuidado no sobredosificar al animal, ya que las dosis de vitamina A por encima de los 15.000 UI/kg producen lesiones en huesos, piel e hígado.

Si la tortuga tiene una infección ocular, se deben aplicar colirios que contengan antibióticos. Se deben poner dos gotas en cada ojo de 2 a 3 veces al día hasta la desaparición de los síntomas.


Pronóstico de la enfermedad

El pronóstico de esta enfermedad es favorable, ya que la mortalidad es inferior al 10% de los casos tratados.

El tratamiento tendría que revisarse a las 2 semanas para asegurar que es efectivo.

Si no se corrige la alimentación, el animal volverá a estar enfermo.


Prevención de la hipovitaminosis A

Se tiene que cuidar la alimentación de la tortuga. A las tortugas acuáticas, les daremos alimentos ricos en vitamina A, como hígado crudo de ternera, cordero o cerdo. A las tortugas terrestres se les tiene que dar también alimentos ricos en esta vitamina, como zanahoria, tomate, calabaza o pimiento.

* Ver más sobre: Enfermedades de las tortugas de agua

Más información sobre otras enfermedades de los animales en el listado superior.

Otros artículos de interés

Hazte fan en Facebook
Hazte fan en Facebook

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.