Hazte fan en Facebook

EL MOQUILLO CANINO

¿Qué es el moquillo canino?

El moquillo canino es una enfermedad infecciosa de origen vírico multisistémica, muy contagiosa y con un alto porcentaje de mortalidad, que se da en todo el mundo.

Una enfermedad multisistémica es la que afecta a diferentes aparatos o sistemas del organismo e incluso en algunas ocasiones a todo el organismo.

¿A qué animales afecta el moquillo canino?

El moquillo canino, también conocido bajo los nombres de distemper en inglés o enfermedad de Carré en francés, no solo afecta a perros, pues también se da en el hurón y otros mustélidos, como la mofeta o el visón, así como afecta también a cánidos como el lobo o el zorro, al mapache o a la gineta.

El hurón es una especie muy sensible al moquillo canino, con graves consecuencias para él. El virus del moquillo canino es también una grave amenaza también para el perro, sobre todo cuando es un cachorro. En lo que respecta al mapache, el moquillo canino es la segunda causa de muerte para esta especie. Como en el caso del perro, la mortalidad debida a esta enfermedad es mayor en animales jóvenes.

El virus del moquillo canino no afecta a las personas.

¿Qué virus es el del moquillo canino?

La enfermedad del moquillo canino está causada por el virus del moquillo que es un paramixovirus, virus muy relacionado con los virus del sarampión o el de las paperas, en el caso del ser humano, o con el de la peste bovina en animales.

Aunque el virus del moquillo canino no sobrevive a los rayos ultravioleta ni en ambientes demasiado cálidos, llega a sobrevivir en el medio ambiente bastante tiempo cuando las condiciones climáticas son frías o se encuentra mezclado con antioxidantes o ciertas proteínas.

¿Qué problemas causa el moquillo canino?

El moquillo canino suele afectar al aparato gastrointestinal y respiratorio del animal. También puede afectar al sistema nervioso.

Esta enfermedad tiene los inconvenientes que es muy contagiosa, presenta altos índices de mortalidad o puede dejar secuelas neurológicas permanentes.

Un cachorro de perro infectado por el virus del moquillo canino tiene el 80% de probabilidades de morir. Los perros curados a menudo padecen las secuelas de la enfermedad durante mucho tiempo o de por vida.

Un hurón que empieza a mostrar los signos de moquillo probablemente terminará meriendo a pesar de ser tratado. En el caso del mapache, esta enfermedad tiene el inconveniente adicional que le hace volverse agresivo y peligroso.

Cómo se transmite la enfermedad

Esta enfermedad se transmite por vía aérea a través de los estornudos que liberan partículas del virus en forma de aerosol que son inhalados por el animal al olfatear el ambiente y por el contacto con fluidos corporales, como heces, secreciones nasales u orina.

¿Cómo saber que nuestro animal está enfermo?

Podemos sospechar que nuestro hurón está enfermo si lagrimea, cierra los ojos, le sale mucosidad de la nariz, come menos, tiene diarrea, vomita, tiene fiebre, estornuda se muestra apático, etc.

Cuando la enfermedad vaya avanzando, le causará al animal parálisis y convulsiones.

Sin embargo, no existen unos síntomas específicos en esta enfermedad, lo que dificulta su diagnostico y tratamiento.

Tratamiento contra el moquillo canino

No existe ningún tratamiento específico para curar esta enfermedad, por lo que la vacunación es el único medio que protege al animal y no es efectiva al 100%. El tratamiento está dirigido a paliar los síntomas derivados de la enfermedad y en el se incluye antibióticos, antipiréticos (para la fiebre), sueros, descongestivos, mucolíticos, etc.

En el caso del mapache, cuando un animal está afectado por el virus del moquillo canino, pasa por la eutanasia.

Vacunación contra el moquillo canino

La vacunación contra el moquillo en el caso del perro se realiza a los 45 días de vida cuando es un cachorro. Las revacunaciones en los cachorros son mensuales y en los adultos anuales.

Si tenemos un hurón, la primera vacunación del moquillo canino tiene que administrarse a las 8 semanas y a los 3 meses de vida. Después, son aconsejables las revacunaciones anuales. Es importante la vacunación del animal porque, aunque el hurón no vaya a relacionarse nunca con un perro, el virus puede ser vehiculado a través de la ropa, zapatos o manos.

Más informacion sobre otras enfermedades en el listado superior.

Otros artículos de interés

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil