Hazte fan en Facebook

Moscas invasoras en Latinoamérica

Moscas invasoras en América Latina

Las moscas son insectos urbanos e invasores

Las moscas y otros animales sinantrópicos, es decir, lo que se conoce como fauna urbana, se ven favorecidas por los cambios que supone el desarrollo de extensas zonas urbanas en los ambientes naturales que se traducen en la formación de nuevos hábitats, porque son más adaptables que otras especies animales.

Estos animales que tienen como característica principal la de ser especies urbanas, o sinantrópicas, muestran gran facilidad para adaptarse a nuevos hábitats y a ambientes alterados.

Los animales urbanos, como las moscas, las cucarachas, los roedores... tienen un gran poder de adaptación, aunque algunos grupos más que otros. Las especies de moscardones englobadas dentro del género Chrysomya, por ejemplo, son insectos muy adaptables, que muestran alta capacidad para invadir la región neotropical, es decir, a lo largo de los diferentes países de América Latina.

La mosca azul de la carne (Calliphora vomitoria) es una especie de mosca casera relativamente común en los hogares españoles, aunque parecida en aspecto físico a su prima la moscarda azul (Calliphora vicina), no tiene el mismo potencial invasor

Las especies de moscardas invasoras tienden a ser más antropófilas o urbanitas que las especies autóctonas, como la moscarda azul, de nombre científico Calliphora vicina, originaria de Europa, aunque actualmente está presente en gran parte del mundo, porque también es una especie invasora.

Problemas que causan las moscas invasoras

Estas especies de insectos, los moscardones, no solo se adaptan bien a los ambientes humanizados, sean urbanos o rurales, sino que algunos son capaces de vivir bien también en ambientes naturales, como sucede con Chrysomya megacephala y Chrysomya albiceps. Por ello estos animales indeseados no solo causan problemas sanitarios sino también problemas ecológicos, como se puede ver, por ejemplo, con la regresión de las especies autóctonas debido a la presencia de moscas exóticas.

Y es que la entrada de moscas originarias de África, Asia y el sur de Europa, las moscas Chrysomya, en América del Sur, en países como Brasil o Chile, ha supuesto daños directos e indirectos en la fauna autóctona de dichos países. Algunas especies de moscas, Chrysomya albiceps, cuando se ven amenazadas, liberan unos compuestos químicos llamados alelomonas que las hacen huir del lugar a las especies de moscas autóctonas.

Chrysomya putoria se alimenta sobre todo de carroña y raramente de heces, lo que le hacen ser a esta mosca un vector de bacterias y virus intestinales patógenos, aunque es una especie que necesita de lugares muy cálidos, porque requiere temperaturas muy altas para desarrollarse, lo que la hace apta para sobrevivir solo en lugares tropicales y no en zonas más frías.

¿Qué especies de moscas son más perjudiciales?

Chrysomya albiceps es un buen ejemplo de especie exótica invasora. Sin embargo, su prima, Chrysomya megacephala o mosca verde, parece que tenga un mayor grado de adaptación. Por ello, puede ser encontrada en las 4 estaciones del año, aunque sobre todo se ve en primavera y verano.

Aunque estas moscas de origen africano y euroasiático, que han colonizado el continente americano, prefieren los ambientes cálidos, Chrysomya idioidea acepta con agrado las estaciones más frías del año, pudiendo encontrarse también en invierno esta especie de moscardón de costumbres forestales. A diferencia de las especies anteriores, este insecto prefiere alimentarse de frutos en descomposición, pero también heces, lo que la hacen vector de enfermedades infecciosas en animales de granja, aunque de menor riesgo, al ser una especie típicamente silvícola.

Otra especie de insecto de interés sanitario más importante que las anteriores es el gusano barrenador (Cochliomyia macellaria), porque es más frecuente en América Latina, porque se acerca más al hombre y porque visita regularmente los cadáveres para alimentarse, aunque no con tanta frecuencia como Chrysomya putoria. Fuera de la época invernal, este insecto puede ser encontrado durante todo el año en Latinoamérica.

No todas las especies de moscas más perjudiciales son exóticas

Los moscardones de la familia Calliphoridae se encuentran de forma nativa en América Latina, en la llamada región neotropical, pero también hay un buen número de especies de este grupo de insectos en el sur de Europa, así como en el continente africano. En la India, también son muy comunes este tipo de moscas.

El gusano barrenador también es otra especie autóctona, a diferencia de las citadas en el apartado anterior. Puede hacer a veces miasis e infestar heridas abiertas por la puesta de huevos, de los que nacerán larvas, que se alimentarán de los tejidos vivos del animal o persona infectados. Sin embargo, en ambientes donde esta especie convive con las especies exóticas, del género Chrysomya, se ha vuelto difícil de ver.

¿Las moscas son malas?

Aunque son varios los inconvenientes que acarrea la presencia de estos insectos voladores, lo cierto es que también son beneficiosos para las personas en algunos aspectos. Estos insectos, junto con otros dípteros como las moscardas de la carne o sarcofágidos y la mismas moscas caseras (Musca domestica) en algunas ocasiones, se utilizan en medicina forense para establecer las causas y momento de la muerte de un difunto y aclarar un posible crimen.

Las moscas contribuyen a la polinización de las flores, lo que es bueno para la naturaleza y para el agricultor y por no decir de su importante función para el ecosistema, como recicladoras de la materia orgánica.

* Ver más sobre: ¿Moscas, buenas o malas? / Utilidad de las moscas / Insectos en medicina

Más información sobre las moscas en el listado superior.

Otros artículos de interés

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil