PARÁSITOS DE LOS ANFIBIOS

Protozoos de los anfibios

Entre los protozoos de los anfibios, se destacan los del género Opalina y Entamoeba, localizados en el aparato digestivo de estos vertebrados y los protozoos tripanosomas, que se encuentran en el aparato circulatorio de los anfibios.

Los protozoos del género Opalina se encuentran en el aparato digestivo formando parte de la microbiota intestinal de los anfibios.

Entamoeba es un género de parásitos protozooarios de tipo ameba.

Trypanosoma rotatorium es un parásito de los anfibios y se transmite por la picadura de sanguijuelas. Otros tripanosomas también parasitan a los anfibios como Trypanosoma ambystomae o Trypanosoma hosei.

Un grupo de organismos unicelulares parásitos parecidos a los protozoos son los mixozoos, parásitos habituales de anfibios y peces, aunque, en el caso de los anfibios, normalmente no son mortales.

Helmintos de los anfibios

Los parásitos más comunes de los anfibios son los helmintos. Polystoma es un trematodo habitual de los anfibios, que infecta la vejiga urinaria de los anfibios de todo el mundo.

Los cestodos no son parásitos habituales de los anfibios, pero si entran en el animal permanecen mucho tiempo.

Los nematodos son otros parásitos abundantes de los anfibios y se localizan en el aparato digestivo, respiratorio y en la sangre de los anfibios.

Parásitos artrópodos de los anfibios

Un tipo de crustáceos parásitos de los anfibios (y también de los peces) son los llamados piojos de los peces, cuyo genero parásito es Argulus. Estos parásitos invertebrados artrópodos atacan la piel de los anfibios.

Los ácaros y garrapatas pueden ser parásitos de los anfibios adultos. Los ácaros trombicúlidos son los principales parásitos de este tipo en anfibios. Este tipo de ectoparásitos vive en bosques y praderas y son parásito de distintos animales en la fase larval, entre ellos a ciertos anfibios. En la fase de larva, los ácaros trombicúlidos se adhieren a los animales, alimentándose de su piel, lo que les causa a los animales parasitados un intenso picor.

En distintos países de Latinoamérica, como Argentina, Bolivia o Brasil, los ácaros trombiculidos del género Hannemania atacan a ciertos anfibios, como la rana criolla chaquena, de nombre científico Leptodactylus chaquensis, sobre todo en zonas agrícolas.

Se ha observado la infestación de larvas de moscas en los huevos de ranas y salamandras. Las larvas de moscas también pueden parasitar anfibios adultos, lo que se conoce como miasis, en que las larvas de moscas, conocidas como cresas, se alimentan de los tejidos vivos del animal, debilitándole e incluso causándole la muerte.

Otros invertebrados parásitos de los anfibios

Los anfibios pueden tener parásitos invertebrados, como sanguijuelas. Placobdella picta es una sanguijuela que es parásito frecuente de los anfibios, habiéndose encontrado en algunas poblaciones de anfibios en más del 50% de sus individuos. Esta sanguijuela tiene preferencia por los renacuajos. La sanguijuela Placobdella picta parasita entre otros anfibios a la rana toro (Rana catesbeiana) y a la salamandra moteada (Ambystoma maculatum)

Las sanguijuelas, a través de sus picaduras, pueden transmitir parásitos hemáticos a los anfibios, como distintos tripanosomas.

* Información relacionada: Enfermedades de los anfibios

Más información sobre los anfibios en el listado superior.

Otros artículos de interés

Hazte fan en Facebook
Hazte fan en Facebook

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.