Hazte fan en Facebook

EXTINCIONES DE LAS ESPECIES

¿Por qué se producen las extinciones?

La realidad es que los sucesos coyunturales especiales han determinado la extinción de un gran número de especies.

Parece ser que los sucesos de grandes extinciones son periódicos y están provocados por influencias celestes, como los rayos cósmicos procedentes de supernovas o por grandes impactos de meteoritos. Han habido como mínimo 10 impactos de meteoritos a la Tierra durante los últimos 600 millones de años, es decir, aproximadamente, uno cada 50 millones de años.

Las extinciones pueden tener un carácter episódico con periodos relativamente largos de estabilidad seguidos de momentos de extinción de corta duración y aleatorios que únicamente parecen ser periódicos. La mayoría de las extinciones en masa sigue a periodos de enfriamiento del Planeta Tierra. Además, los niveles del mar durante muchas extinciones no eran inferiores a su altura actual.

Sin embargo, los niveles del mar si se reducen considerablemente durante los periodos de glaciación porque grandes cantidades de agua marina quedan atrapadas en las extensas superficies de hielo. Estas superficies de hielo reducen las zonas de hábitats de aguas poco profundas, generando condiciones de superpoblación y de escasez de alimentos por todo el mundo.

La bajada de temperaturas limita también la distribución geográfica de las especies que quedan confinadas en las zonas más cálidas del planeta alrededor del ecuador.

Las especies que consiguen sobrevivir a las extinciones en masa son especialmente fuertes y resistentes a los cambios fortuitos consecuentes. Las especies que se extinguieron es posible que hubieron estado desarrollando ciertos rasgos desfavorables durante los tiempos normales.

Cuando los dinosaurios se extinguieron, los mamíferos estaban evolutivamente hablando en el momento adecuado para conquistar el mundo. Lo que les permitió a los dinosaurios dominar el mundo entero durante 140 millones de años, puede que un cambio repentino en las condiciones ambientales acabara con ellos porque fueron incapaces de adaptarse con rapidez. Es decir, los dinosaurios estaban preparados para las condiciones del Mesozoico pero aparentemente no estaban preparados para vivir en las condiciones del Cenozoico.

Desde la época en que la vida apareció por primera vez en el Planeta Tierra, ha habido siempre una desaparición gradual de especies, que son conocidas como extinciones graduales. Los episodios de grandes extinciones están separados entre sí por periodos de extinción más lentos. La diferencia entre ambos es únicamente cuestión del grado de extinción. Las especies desaparecen regularmente incluso durante las épocas de condiciones óptimas. Este tipo de extinciones se les conoce como extinciones de fondo.

La ambigüedad de los restos fósiles encontrados puede distorsionar la diferenciación entre la extinción en masa o extinción masiva y la extinción de fondo, sobre todo cuando algunas especies tuvieron mejores condiciones que otras para convertirse en fósiles.

Después que se produzca una extinción en masa, las especies supervivientes se dispersan para ocupar los nuevos entornos creados. A su vez, esta extinción genera especies completamente nuevas que pueden desarrollar adaptaciones nuevas que les permiten tener una ventaja para sobrevivir que otras especies que no tienen.

Del registro geológico se deduce que la naturaleza está experimentando continuamente con nuevas formas de vida y que, cuando una forma de vida fracasa, se extingue para no volver a aparecer nunca más. La evolución sigue una dirección única y nunca vuelven al pasado las formas vivas que produce. Por ello, suponiendo que, en algún momento futuro, el medio ambiente pudiera ser parecido al Cretácico cálido en el que vivían los dinosaurios éstos nunca regresarán.

¿Cuándo se produjo la primera gran extinción?

La primera gran extinción en masa ocurrió en el Precámbrico Superior hace unos 670 millones de años. La extinción diezmó la población de fitoplancton unicelular del océano. La desaparición en masa de esta especie coincidió con un periodo en que los glaciares cubrían muchas zonas del mundo. Cuando desapareció el hielo, casi al final del Precámbrico, apareció una enorme diversidad de especies nuevas, cuyo aspecto era distinto a cualquier otro anterior.

Una segunda extinción en masa, que sucedió a final del Orvídico hace unos 440 millones de años borró de la faz de la Tierra 100 familias de animales marinos. Hubo otra gran extinción casi al final del Devónico hace unos 370 millones de años en la que desarparecieron simultáneamente muchos grupos de animales marinos tropicales. Sin embargo, la mayor extinción en masa tuvo lugar al final del Paleozoico hace unos 240 millones de años en la que desaparecieron el 95% de todas las especies marinas. Este acontecimiento fue seguido por otra extinción en masa hace unos 210 millones de años en la que desaparecieron casi el 50% de todas las especies de reptiles.

No obstante, la extinción más conocida fue la extinción de los dinosaurios, al final del Cretácico en la que desaparecieron el 70% de todas las especies conocidas en aquel momento.

Pese a la gravedad de la extinción que se produjo en los océanos del Cretácico y a que desaparecieron muchas especies, muy pocas especies evolucionaron como consecuencia de dicha extinción. Ello se debe a que los nichos ecológicos que quedaron vacíos fueron ocupados ampliamente por especies que eran muy próximas evolutivamente hablando. Sin embargo, en tierra la situación fue la contraria, ya que, cuando desaparecieron los dinosaurios, los animales terrestres que constituyan el grupo más numeroso, el mundo quedó abierto a la invasión.

Más información sobre la extinción de los animales en el listado superior.

Otros artículos de interés

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil