Revista de Plantas de Botanical-online

Alimentos ricos en hierro

LA PREVENCION DEL CANCER DE ESTOMAGO

Prevención del cáncer gástrico

Para realizar una prevención contra el cáncer de estomago es indispensable cambiar aquellos hábitos negativos que sí son modificables, que son perjudiciales y pueden favorecer su aparición.

Ejemplos de dichos hábitos, aunque a día de hoy no se conocen exactamente las causas especificas para éste tipo de cáncer, se consideran como posibles desencadenantes factores insanos como el habito tabáquico, es decir, el fumar, el abuso en el consumo de bebidas alcohólicas y por descontado, realizar una alimentación inadecuada, pobre en frutas, verduras y fibra. Si bien, provoquen directamente o no la aparición de este tipo de cáncer, pueden ayudar a disminuir su prevalencia.

Alimentos antioxidantes para el cáncer de estómago

Aunque no se ha podido comprobar que un aporte de nutrientes con poder antioxidante, tenga efectos directos en la no aparición del cáncer gástrico, si es conocido su amplio efecto protector contra agresiones como las de los radicales libres que puedan perjudicar nuestra salud.

Puede ser que esto se deba al tipo de antioxidante al que nos refiramos, es decir, existen varias sustancias o alimentos que pueden aportarnos dichos efectos antioxidantes beneficiosos, pero no todas ellas son iguales, provienen del mismo alimento y nos afectan del mismo modo.

Por ejemplo, los alimentos ricos en vitamina E, como el aceite de oliva virgen, tienen acción antioxidante, además por encontrarse en alimentos con una alta concentración de grasa, también nos confieren su acción hidratante y lubricante. Con lo cual, puede que su efecto antioxidante no sea suficientemente preventivo, pero también tiene otras cualidades que ayudan a mantener la mucosa digestiva en buen estado, disminuyendo una posible irritación gracias a su acción lubrificante.

Los alimentos que son ricos en vitamina C, que también tiene efectos antioxidantes, pero además, estimula tanto la producción de defensas en nuestro organismo, como la cicatrización de los tejidos dañados. Lo cual, más allá de su beneficiosa acción antioxidante contra los radicales libres y sus efectos negativos a diversos niveles, por una parte se traduce en una mejora y aumento de la inmunidad de nuestro cuerpo, en su capacidad para hacer frente a agresiones externas que puedan aparecer y por lo tanto, una mejora beneficiosa frente a las enfermedades, y por otra parte, ayuda a cicatrizar y curar las heridas o ulceraciones que puedan aparecer por diversos motivos.

Los alimentos ricos en vitamina A, más concretamente en betacarotenos (provitamina A), además de compartir con los anteriores ejemplos su capacidad antioxidante, estimula la regeneración de tejidos y mucosas, es decir, si se produce una “herida” (en éste caso a nivel gástrico), nos ayudará a curar los tejidos afectados o al menos ralentizará o nos prevendrá frente a su aparición temprana. Por lo que, aunque sea por su carácter protector y regenerador de tejidos y mucosas, se recomienda que en nuestra alimentación se integre el consumo de frutas, verduras, hortalizas y tubérculos ricos en esta sustancia. Además, también aportaremos sus beneficiosos efectos antioxidantes.

En conclusión, una dieta rica en alimentos que nos aporten estas sustancias y sus correspondientes efectos preventivos, nos ayudan a prevenir la aparición no solo del cáncer sino de un sinfín de enfermedades.

Menú para la prevención del cáncer digestivo

Recetas para prevenir el cáncer

Evitar ulceraciones estomacales para prevenir el cáncer de estómago

Si tenemos en cuenta que en el caso del cáncer de estomago, no existe demasiada sintomatología en sus fases iniciales y si existe dicha sintomatología, se suele confundir con otras afecciones, la manera más significativa de realizar una prevención contra el cáncer de estomago, reside en el hecho de prevenir o disminuir el riesgo de la aparición de heridas, ulceras o demás afectaciones que dañen la mucosa gástrica, ya que puede disminuir el riesgo o incluso las probabilidades de que con el tiempo, dichas afectaciones puedan convertirse en alteraciones malignas de la mucosa y cursar el cáncer.

Si ya existen heridas, ulceras o demás afectaciones que dañen la mucosa gástrica y si se realizan las pruebas exploratorias pertinentes por un medico especialista, podemos detectar y tratar de curar dichas afectaciones antes de que puedan volverse malignas, o si por el contrario ya se diagnostica un inicio de cáncer de estomago, podemos empezar a tratarlo de forma precoz en una etapa más temprana y posiblemente pueda resultar curable.

Para poder realizar dicha detección de manera precoz, se recomienda que antes de autotratarse y automedicarse, para síntomas relacionados con trastornos digestivos como repetitivas etapas de flatulencias y excesiva plenitud (no justificada) o situaciones reiteradas de acidez, se debe consultar con un médico especialista que evalúe la necesidad de realizar alguna prueba diagnostica, para descartar o confirmar su causa, previa al inicio del tratamiento de dichas afectaciones.

Más información sobre el cáncer gástrico o de estomago

- Características del cáncer de estómago

- Síntomas del cáncer de estómago

- Factores de riesgo del cáncer gástrico

- Pruebas y pronóstico del cáncer gástrico

Más información sobre el cáncer gástrico.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil