Revista de Plantas de Botanical-online

Alimentos ricos en hierro

PRUEBAS DEL CANCER DE ESTOMAGO

Pronostico del cáncer de estómago

Pruebas del cáncer gástrico

Una de las pruebas que pueden ayudar a diagnosticar algunas alteraciones es realizar un análisis de sangre completo, donde se medirán los niveles, tamaño y porcentaje (hematocrito) de glóbulos rojos en la sangre, los niveles de glóbulos blancos (defensas) y la cantidad de hemoglobina de la sangre (es una proteína de los glóbulos rojos que se ocupa del transporte del oxigeno).

Este método nos puede resultar útil para detectar y diagnosticar desde:

Bajo numero de glóbulos rojos, de hematocrito y de hemoglobina pueden ser debidos a una anemia perniciosa y desnutrición por deficiencia en la absorción de la vitamina B12, entre otras sustancias y tipos de anemias, debidos a una deshidratación y/o hemorragias, a una deficiencia de la medula ósea (existencia de infecciones, tumoraciones,…), etc.

Bajo volumen (cantidad) de la sangre: deshidratación (por diarreas excesivas y mal controladas) o hemorragias sanguíneas ocultas (no visibles a simple vista) y que pueden provocar una posible deficiencia de hierro.

Bajo volumen de glóbulos blancos puede deberse a una deficiencia de la medula ósea, significa que nuestras defensas están bajas, puede ser causa (entre otra muchas) de la existencia de infecciones, tumoraciones,…como por ejemplo tras realizar un tratamiento de radioterapia o quimioterapia.

Cuando el volumen de glóbulos blancos es alto suele ser por la reacción de nuestro cuerpo (aumento de la producción de defensas) al haber alguna infección, inflamación, estrés, alergia o algún daño o afectación similar.

Otras pruebas más invasivas que pueden ayudar a detectarlo y diagnosticarlo, van desde biopsias, análisis de las heces (miran si contienen sangre), hasta unas radiografías desde el esófago hasta el duodeno (inicio del intestino delgado). Con esta última prueba se requiere la administración de un fármaco por vía oral, que contiene un mineral llamado bario, que resulta fluorescente, la acción complementaria que disminuye el movimiento intestinal, sirve para que las imágenes salgan nítidas (sin movimiento).

Si existe riesgo de metástasis y se quiere observar el intestino grueso y el colon, se realiza también otra prueba llamada enema opaco, que tiene los mismos elementos que la anterior pero se realiza por sonda anal.

Pronóstico del cáncer gástrico

El pronostico de un cáncer de estomago, siempre variará en función de: la persona que lo padece, el genero, la edad, la alimentación, habitos insanos, su estado de salud (previo, durante y posterior), su tolerancia al tratamiento designado, al estado de evolución del propio tumor, su extensión o no (metástasis) hacia otros órganos de nuestro cuerpo, si existe o no afectación de los ganglios linfáticos, la ubicación del cáncer, etc.

Un claro ejemplo de lo que puede llegar a variar, es que solamente contemplando uno de todos los factores citados anteriormente, como la ubicación del cáncer, varia considerablemente el pronostico. Las tumoraciones se pueden presentar en las zonas más superiores o más inferiores dentro del mismo estomago, éstas últimas tienen mejor pronostico y porcentaje de curación que las primeras.

A pesar de estos condicionantes, este tipo de cáncer tiene un factor que lo caracteriza y que resulta extremadamente negativo para la supervivencia del paciente. Los cánceres gástricos no presentan sintomatología apreciable en la gran mayoría de los casos en sus primeros estadios de evolución, habitualmente se enmascaran dichos síntomas con alguna indigestión o molestia leve,… a la cual no suele dársele mucha importancia.

El problema está en que justamente cuando empiezan a manifestarse los síntomas de forma intensa, suele ser porque se ha iniciado (o ya se ha expandido) la diseminación a otras partes y órganos del cuerpo, cuyos síntomas son mucho más evidentes y dolorosos.

Sino se ha podido diagnosticar el cáncer de estomago previa metastatización de otros órganos, es decir, antes de que cree la metástasis (por ser asintomático), el pronostico de supervivencia del paciente variará considerablemente en función de la zona extendida del tumor, en función de a que órganos afecte (si son vitales o se pueden extirpar, etc.) y en que “cantidad” están afectados.

Si dicha metástasis se encuentra en una fase inicial, el pronóstico medio de vida a 5 años vista de los pacientes, es del 75% de los casos, es decir, llegan a vivir 5 años más, tres de cada cuatro casos.

Si por el contrario, la metástasis se encuentra en una fase muy avanzada, el pronóstico medio de vida a 5 años vista de los pacientes, no suele ser superior al 30% de los casos, es decir, solo llegan a vivir 5 años más, tres de cada diez personas afectadas.

Con estos valores estadísticos, queda implícita la gran importancia que tiene un diagnostico precoz de cualquier enfermedad pudiendo así evitar su posible proliferación y aumentar al máximo el pronostico de supervivencia del paciente.

Más información sobre el cáncer gástrico o de estomago

- Prevención del cáncer gástrico

- Factores de riesgo del cáncer gástrico

Más información sobre el cáncer gástrico.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil