Revista de Plantas de Botanical-online

Alimentos ricos en hierro

Impacto ecológico de la carne

Sostenibilidad del consumo de carne y contaminación del medio ambiente

¿Qué es el impacto ambiental de la carne?

El impacto ambiental de la carne es un concepto que se refiere a

 

problemática ambiental

¿Cuánto contamina la carne?

Tal como alertaba un informe realizado por la FAO de 2009, la industria ganadera es la mayor responsable mundial de las emisiones de gases de efecto invernadero. Estas emisiones también contribuyen de forma significativa a la lluvia ácida. Eso supone que contamina más que todo el sector de transporte del mundo (Impacto ecológico de la carne).

Recursos naturales necesarios para comer carne a diario

Los mamíferos de gran tamaño requieren de muchos recursos para crecer: es necesario invertir recursos naturales para producir piensos (cultivar soja transgénica, agua potable, pesticidas,etc.) y durante su crecimiento y engorde (la ternera suele tener una edad de 10-12 meses). Además, la explotación ganadera también genera problemas medioambiental, como la contaminación de las aguas.

Todo ello implica que el consumo diario o frecuente de mamíferos (cerdo, ternera, cordero, caballo), sea muy costoso para el planeta. Algunos autores, ilustran esta idea con el siguiente ejemplo: "contamina más un omnívoro en bicicleta, que un vegetariano en coche".

¿Comer carne es perjudicial?

Nótese que cuando se habla sobre el consumo de carne, en todo momento se especifica un consumo diario, muy frecuente o exagerado. Si bien es cierto que no es necesario ni sostenible comer carne a diario, un consumo esporádico u ocasional, a nivel mundial, no resultaría perjudicial para el planeta.

Véanse las propiedades de la carne.

 

 

¿Hacia dónde se dirige la nutrición del futuro?

Los habitantes de las sociedades desarrolladas tenemos el privilegio de disfrutar de una amplia y variada diversidad de alimentos y productos alimentarios, procedentes de prácticamente todos los países del mundo, y en cualquier época del año.

maiz natural no transgenico
Foto de una variedad de maíz ("rainbow corn") natural, que parece de ciencia ficción

Futuro de la dietética

En las próximas décadas, los consejos dietéticos dirigidos a la población cambiarán radicalmente. Puede que algunas personas piensen que esto será por la aparición de nuevos productos alimentarios, por la aplicación de tests de nutrigenética personalizados, por el descubrimiento de nuevos alimentos de tierras remotas, o tal vez porque se podrá ingerir una cápsula o un batido todos los alimentos de una comida...

Todo ello son discretas posibilidades, más o menos fantasiosas, que no reflejan ni mucho menos el panorama alimentario que auguran las pruebas científicas. ¿Cómo se comerá en el futuro? ¿Cuál es la tendencia?

Alimentos más allá de sus nutrientes

Actualmente, la mayoría de consejos sobre alimentación saludable nos hablan de los alimentos teniendo en cuenta solamente sus propiedades nutritivas. Pero lo realmente urgente, tal como clama toda la comunidad científica, es que en un futuro, seguramente no muy lejano, los expertos en nutrición tendrán que contemplar en sus recomendaciones no solamente los nutrientes de los alimentos, sino también su impacto ecológico sobre el medio ambiente.

Ello implicará evitar derrochar recursos naturales con dietas innecesariamente cargadas de productos de origen animal y renunciar al consumo recreativo de alimentos, como la moda fast-food, que genera gran cantidad de residuos.

¿Se ha planteado cómo quiere que sea la alimentación del futuro?

Lo máximo que se puede pedir para el futuro es poder seguir disponiendo de la enorme variedad y calidad de alimentos naturales de los que se dispone hoy en día en los países desarrollados, y que en todo el mundo pueda alimentarse bien y con sabrosas recetas, típicas de la tradición gastronómica de cada región.

Sin embargo, factores como el calentamiento global, la contaminación de las aguas y la pérdida de biodiversidad, entre otros, ponen en grave riesgo el medio ambiente, el cultivo de plantas, y por consecuencia, la alimentación animal y humana.

La dieta del futuro (y para el futuro) deberá ser más vegetariana

Parece que la alimentación del futuro debe ser una dieta eminentemente vegetariana, un cambio que, además, puede ser beneficioso para la salud humana y para la salud del planeta (Beneficios de la dieta vegetariana).

Tal como alertaba un informe realizado por la FAO de 2009, la industria ganadera es la mayor responsable mundial de las emisiones de gases de efecto invernadero. Estas emisiones también contribuyen de forma significativa a la lluvia ácida. Eso supone que contamina más que todo el sector de transporte del mundo (Impacto ecológico de la carne).

vaca
Foto de una vaca. A nivel mundial, la industria ganadera contamina más que todo el sector transporte

¿Por qué no se recomendará la carne roja?

La carne roja no será un alimento recomendado en el futuro porque su consumo no es sostenible a nivel medioambiental, más que por razones de salud. Su consumo se debería reducir a ocasiones especiales o esporádicamente.

Los mamíferos de gran tamaño requieren de muchos recursos para crecer: es necesario invertir recursos naturales para producir piensos (cultivar soja transgénica, agua potable, pesticidas,etc.) y durante su crecimiento y engorde (la ternera suele tener una edad de 10-12 meses). Además, la explotación ganadera también genera problemas medioambiental, como la contaminación de las aguas.

Todo ello implica que el consumo diario o frecuente de mamíferos (cerdo, ternera, cordero, caballo), sea muy costoso para el planeta. Algunos autores, ilustran esta idea con el siguiente ejemplo: "contamina más un omnívoro en bicicleta, que un vegetariano en coche".

¿Cuál será la alternativa a tanta carne?

La solución pasa necesariamente por disminuir el consumo de carne a nivel global. No existe razón científica para consumir productos de origen animal a diario, todo lo contrario: es perjudicial para todo el planeta y en determinados casos, podría serlo también para la salud.

La primera opción es fomentar el consumo de proteínas vegetarianas, principalmente a través de las legumbres. Con un plato de legumbres se obtienen las mismas proteínas que con la carne, y con muchas más vitaminas y minerales (de las que carece la carne). No hay que sufrir por si será malo comer legumbres a diario, si son malas para cenar, o si causan muchas flatulencias: todos ellos son mitos falsos.

A nivel doméstico, resulta más sostenible consumir carne de aves (los pollos se sacrifican entre los 40 y 60 días desde su nacimiento, comparado con los 10-12 meses de la ternera), huevos o lácteos, antes que obtener las proteínas de grandes mamíferos.

Se deberá tener en cuenta la suplementación con vitamina B12 si el consumo de alimentos de origen animal es muy bajo, o en situaciones especiales como el embarazo, lactancia, ancianos, o personas en riesgo de déficit de B12.

Conciencia de consumidor ecológico

La idea de consumidor ecológico dista mucho de la idea de comprar productos con un sello o certificado llamado "de agricultura ecológica", "bio" o "eco", al menos, con la legislación vigente.

Actualmente no todo lo que se etiqueta como "ecológico" es realmente ecológico y mucho menos beneficioso: pueden existir alimentos importados de miles de kilómetros de distancia que se llaman "ecológicos", frutas en envases de plástico, o comida chatarra ecológica.

La idea de consumir más ecológico se basa en:

  • Comprar alimentos de proximidad: si proceden de importación significa que se ha contaminado el medio ambiente por las emisiones durante el transporte (huella de carbono)

  • Comprar alimentos de temporada: los alimentos de temporada son más ecológicos que los de invernadero.

  • Materiales biodegradables: siempre que sea posible, evitar utilizar bolsas y envases de plástico. Es posible ir a comprar con bolsas y envases reutilizables porta alimentos, fiambreras o tupper

  • Reciclar los residuos: reutilizar las bolsas y plásticos y reciclarlos tras su uso. Una bolsa puede tener hasta 15 usos de vida.

  • Interés en mejorar la legislación sobre alimentos ecológicos: todos los cultivos deberían ser siempre lo más ecológicos posible, usar sólo los agroquímicos estrictamente necesarios y aquellos más específicos y respetuosos con el ecosistema

¿Habrá que comer transgénicos?

Actualmente comer transgénicos es más o menos opcional, al menos de forma directa. El cultivo de transgénicos se produce para producir piensos, que alimentan a animales, que luego se utilizan para abastecer la enorme demanda de carne.

De momento, los transgénicos sirven sobre todo para alimentar a los animales (que luego consumen los humanos), pero si las temperaturas globales aumentan, y los problemas medioambientales se agravan, puede que tengamos que consumir plantas transgénicas resistentes a la sequía, a plagas muy agresivas, o a otras condiciones medioambientales que se están produciendo como consecuencia directa de una gestión alimentaria mundial muy irresponsable.

Verduras contra los efectos nocivos de los pesticidas

No sería una novedad que en el futuro se siguiese incidiendo en la importancia sobre comer verduras. Los vegetales son una fuente de fitoquímicos con numerosas propiedades beneficiosas, en contínuo descubrimiento. Además, se ha visto que algunos de sus componentes tienen efectos para modular o frenar los efectos hormonales nocivos de algunos pesticidas.

Dentro del grupo de las hortalizas, todas son aconsejables: espinacas, zanahorias, verdolagas, acelgas, berros, rábanos, coles de Bruselas, nabos, etc.

Panorama alimentario del futuro

En un contexto de superpoblación mundial con 7.000 millones de habitantes, es obligado dejar de mirar solamente por la nutrición humana y empezar a tomar conciencia de la repercusión de la alimentación para la salud del planeta: las toneladas de pesticidas que se vierten diariamente, la huella de carbono de los alimentos, los residuos que no se reciclan, etc.

Adelantarse al futuro y cambiar hábitos alimentarios, a nivel global, puede prevenir un desastre ambiental y permitirnos seguir disfrutando del privilegio de alimentación que tienen las sociedades desarrolladas.

punto rojo Más información sobre temas de dietética.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil