Alimentos ricos en hierro

Revista de Plantas de Botanical-online

CIRUGÍA DIGESTIVA CON REFLUJO

POST-OPERATORIO DE LA CIRUGÍA DIGESTIVA: SÍNDROMES
POST-GASTRECTOMÍA

Gastritis por reflujo alcalino

La definición de gastritis, es inflamación del estomago o sistema gástrico. Cuando existe una afectación gástrica que requiere de cirugía para su tratamiento, como por ejemplo un cáncer gástrico, puede aparecer gastritis causada, por la propia intervención quirúrgica o también a causa de producirse el denominado reflujo alcalino.

El PH del estómago y la gastritis

Existen varios motivos por los que puede aparecer una gastritis, por ejemplo, si existe una sobrecarga o sobreproducción del ácido clorhídrico del estomago, ésta irritará e inflamará la mucosa digestiva (gastritis) y puede acabar provocando una úlcera, por el PH demasiado ácido.

Si por el contrario, el PH del estomago es muy básico, por estar infectado con la bacteria del Helicobacter Pylori, también puede causar gastritis, ya que es el paso evolutivo posterior.

Reflujos con PH ácido y con PH alcalino

Debemos tener presente que el reflujo del estomago tiene un PH muy ácido, ya que el ácido clorhídrico es un ácido fuerte, mientras que el reflujo de los jugos biliares tiene un PH básico o ácido, dependiendo de si dichas jugos se encuentran desconjugados o conjugados, respectivamente. Es decir, si están en contacto con el ácido clorhídrico del estómago o si no están en contacto con estos ácidos.

Consecuencias del PH ácido y básico en el estómago

A nivel de daños esofágicos, puede tener peores consecuencias el reflujo duodeno-gastro-esofágico, que el reflujo gastro-esofágico, ya que al ácido clorhídrico se le unen las sales biliares conjugadas también con PH ácido.

Los ácidos biliares se concentran (hasta 8 veces más concentrados que en el intestino) más fácilmente cuando el PH es más ácido. Por lo que al unirse al ácido del estomago aumenta desmesuradamente su concentración y en consecuencia el daño producido en las mucosas también es mucho mayor.

Cuando las secreciones biliares se encuentran desconjugadas (tienen un PH básico), y no existe secreción de ácido clorhídrico del estomago que las “inactive” (por gastrectomía total o parcial pero muy severa), el reflujo mantiene su PH básico, pudiendo ocasionar también, daños en la mucosa esofágica.

Por lo tanto, es posible que el reflujo alcalino, pueda aparecer tras una operación de gastrectomía total, una gastrectomía parcial con posterior reconstrucción con Billroth I o Billroth II, pero también puede aparecer tras una piloroplastia o una vagotomía.

Habitualmente (en comparación), presenta más cantidad de reflujo la reconstrucción con Billroth II, que la reconstrucción con Billroth I, debida a que el tipo de anastomosis realizada, facilita más dicho reflujo.

En función de la cantidad de estomago que se haya extirpado, aumentan las posibilidades de que el reflujo alcalino no solo pueda alcanzar el estomago, sino que puede llegar al esófago. Evidentemente, si la gastrectomía ha sido total, es mucho más fácil que dicho reflujo pueda llegar al esófago, provocando una más que probable esofagitis, a causa de los jugos biliares y pancreáticos.

Dependiendo de la cantidad de reflujo que se produzca, la sintomatología que provocará, será directamente proporcional a ésta.

Síntomas de reflujo

Después de una ingesta de alimentos, aparecen, dolor abdominal con posibilidad de vomito, sensación que quemazón, aparición de anemia hipocrómica (producida por falta de hierro), etc.

Estos molestos síntomas pueden comportar una disminución de la ingesta de alimentos, pues se asocia el consumo de alimento a un malestar, pudiendo así provocar una disminución de las ingestas y por lo tanto, una disminución del peso, si éstas no resultan ser suficientes.

Tratamientos para el reflujo

Algunos de los tratamientos para disminuir dicho reflujo, se realizan con la administración de diversos fármacos, o remedios naturales para la acidez, aunque si los síntomas persisten constantemente, suele tener que realizarse alguna cirugía para tratarlos efectivamente.

Dicha cirugía, se puede realizar con distintas técnicas, ya sea colocando un segmento de intestino que evite el transito ascendente de los jugos o mediante otra técnica de anastomosis, que conlleve menor posibilidad de provocar el reflujo, como por ejemplo, cambiar un Billroth I o Billroth II por la técnica Y de Roux, que impide el paso de las secreciones pancreáticas y biliares hacia el estomago y el esófago. Gracias a su técnica de distribución reduce dicho reflujo en casi el 85% de los casos.


Más información sobre el cáncer gástrico.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil