Revista de Plantas de Botanical-online

Alimentos ricos en hierro

CONSECUENCIAS DEL SOL SOBRE LA PIEL

Como afecta el sol a la piel

EL SOL EN LA PIEL

Efectos positivos del sol sobre la piel

Los rayos del sol tienen efectos positivos. Los rayos ultravioleta B son los responsables de que el organismo produzca vitamina D, la cual es fundamental en la prevención del raquitismo. Los rayos UVA también se utilizan para el tratamiento de ciertas enfermedades como la psoriasis o el eccema.

Esto no quiere decir que debamos tomar obligatoriamente baños solares para conseguir esta vitamina puesto que con una breve exposición al sol cuando paseamos por la calle es suficiente para que el organismo pueda sintetizar esta vitamina.

No obstante, si deseamos exponernos al sol para disfrutar de la playa o para broncearnos lo deberemos hacer de una manera racional, protegiendo la piel con el filtro solar adecuado.

Consecuencias de los rayos solares sobre la piel

Tomar el sol adecuadamente es importante para la salud del organismo. Basta unos pocos minutos diarios de contacto con el sol para que esto se haga posible. Sin embargo, debido a la moda de tomar el sol para ponernos morenos, muchas personas se exponen al sol en periodos demasiado prolongados, sin la protección adecuada y en los momentos del año o del día cuando resulta más peligroso abusar del mismo.

Un exceso de sol no resulta conveniente. Todo lo contrario: La incidencia de los rayos solares sobre la piel es responsable de la aparición de numerosas enfermedades y problemas de la piel, entre los que podemos mencionar: el envejecimiento, la sequedad de la piel, la aparición de manchas y cánceres de piel

¿Cuándo se debe proteger la piel de los rayos solares?

Proteger la piel contra la acción de los rayos solares es necesario a lo largo de todo el año pero se hace especialmente obligatorio en verano cuando los rayos solares son más fuertes y cuando exponemos la piel durante más tiempo tanto en nuestros paseos por la ciudad o por el campo como cuando estamos bañándonos o tomando el sol en la playa.

Según la Organización Mundial de la Salud, en el año 2005, unas 100.000 personas murieron de cáncer - lo que representa más del 28 % de las muertes totales. De todas ellas casi un 8 % de las mismas lo hicieron por cáncer de piel.

¿Por qué la exposición prolongada al sol daña la piel?

Los rayos ultravioleta del sol son los principales responsables de los daños causados sobre la piel. Los efectos de estos rayos son acumulativos, de manera que la piel va acumulando las radiaciones que, con el tiempo, son las responsables del desarrollo de melanomas, el tipo más común de cáncer de piel que cada día se encuentra más extendido. Existen diferentes tipos de rayos ultravioleta. Los principales son:

- Los rayos ultravioleta de onda larga, llamados UVA, que tienen una longitud de onda entre los 400 y los 320 nanómetros (nm)

- Los rayos ultravioleta B o rayos ultravioleta de onda media (UVB) que poseen una longitud de onda entre los 320 y los 280 nm.

- Los rayos ultravioleta C o rayos ultravioleta de onda corta (UVC) que poseen una longitud de onda entre los 200 y 280 nm.

Los rayos UVA son responsables del bronceado pero también son responsables de la aparición de eritemas, la disminución de las defensas corporales o la aparición de melanomas por acumulación de radiaciones en exposiciones prolongadas. Estos rayos son también responsables de la aparición de arrugas y manchas en la piel. Los rayos UVB son todavía más perniciosos y son los principales causantes de las quemaduras solares, del envejecimiento de la piel y del cáncer de piel.

Los rayos ultravioleta C son de onda muy corta y quedan filtrados por la capa de ozono por lo que, en teoría, no deberían llegar a la tierra, aunque todos sabemos que la capa de ozono no se encuentra en su mejor estado por lo que este tipo de rayos podría perjudicar seriamente nuestra salud.

Efectos de los rayos del sol sobre los ojos

Los rayos ultravioleta afectan, además, a la salud de los ojos pudiendo producir problemas de cataratas o perdida de visión por degeneración macular, por lo que es conveniente proteger la vista con unas gafas adecuadas en verano, especialmente cuando nos encontramos en lugares donde el suelo o las paredes reflejan mucho la luz, como la arena de la playa o las paredes blancas.

¿Cómo proteger la piel del sol?

Para protegernos del efecto pernicioso de los rayos ultravioleta podemos optar por cubrir nuestro cuerpo mediante ropa o prendas que lo protejan (sombreros, gorras, etc.) o utilizar una crema solar.

Las cremas solares son filtros que permiten exponer nuestra piel al sol de manera que esta pueda broncearse adecuadamente y, al mismo tiempo quede más protegida de las quemaduras, de los eritemas, del envejecimiento o del desarrollo de melanomas.

Muchas personas no utilizan estas cremas porque suponen que su uso disminuye el bronceado, lo cual es falso dado que en realidad permiten que la piel se broncee adecuadamente, que los efectos del bronceado duren más y que la piel no sufra los efectos negativos de los rayos.

Más información sobre los problemas del sol en verano y su tratamiento natural.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil