Revista de Plantas de Botanical-online

Alimentos ricos en hierro

Ventajas de defecar de cuclillas

BENEFICIOS DE DEFECAR DE CUCLILLAS

¿Cómo va al baño usted?

water

El asiento-water es un invento relativamente moderno, muy limpio y cómodo respecto a la antigua taza plana, aunque puede ocasionar diversos problemas intestinales.

Anatómicamente, el cuerpo está diseñado para hacerlo de cuclillas.

Es la posición en la que todas las piezas encajan correctamente. Al elevar las rodillas hacia el pecho, el músculo puborrectal se relaja. Este músculo es como una pinza en el recto que permite la contención.

Aunque pueda parecernos diferente dada nuestra experiencia, en realidad, evacuar es una actividad que se realiza mecánicamente: en la posición correcta, se produce.

El váter para ir sentado se instauró en las clases altas y de ahí fue bajando a los demás estratos de la sociedad.

En algún momento del siglo XIX, el asiento-váter empezó a ponerse de moda y los avances en la industrialización permitieron que pronto hubiera uno en cada hogar.

¿Por qué han ido desapareciendo los retretes tipo taza plana?

En muchos países, existen retretes donde la postura es de cuclillas, como en Francia y en Italia. Puede parecer raro, pero lo que realmente es novedoso son el tipo de retretes de sentarse. De hecho, españoles de mediana edad aún habrán estado en el típico bar de azulejos desgastados con váteres “estilo cuclillas”.

Con el tiempo, en España al menos, han ido desapareciendo porque el hecho de no tener un retrete corriente daba mala imagen.

El váter para ir sentado se instauró en las clases altas y de ahí fue bajando a los demás estratos de la sociedad. De ahí que siempre haya sido un elemento que asociamos a la buena imagen.

La razón detrás del desarrollo de la taza de váter me aventuró a pensar que fue la comodidad. Para algunas personas, ponerse de cuclillas y aguantar en esa postura puede ser una tarea extremadamente difícil. También, en estado de embriaguez podría suponer un auténtico reto conseguirlo sin caerse.

Y, teniendo en cuenta lo desagradable de caerse en esa situación, tiene sentido que inventaran algo. De modo tal que, en algún momento del siglo XIX, el asiento-váter empezó a ponerse de moda y los avances en la industrialización permitieron que pronto hubiera uno en cada hogar.

¿Por qué es mejor evacuar de cuclillas?

agua de romero
Al elevar las piernas colocando debajo de las mismas un escabel o especie de taburete, facilitamos la defecación y evitamos los problemas que causa hacerlo completamente sentados.

Aunque no les falta razón a los que opinan que sentarse es más cómodo que ponerse de cuclillas. Sin embargo, cambiar la posición del cuerpo para llevar a cabo la tarea tiene implicaciones que no se observaron al promover el uso del váter.

Anatómicamente, el cuerpo está diseñado para hacerlo de cuclillas. Es la posición en la que todas las piezas encajan correctamente. Aunque pueda parecernos diferente dada nuestra experiencia, en realidad, evacuar es una actividad que se realiza mecánicamente: te colocas en la posición correcta y se produce.

Al fin y al cabo, hemos evolucionado durante miles de años hasta ser como somos ahora. No tiene mucho sentido que hubiéramos fallado al desarrollar el cuerpo para una actividad tan recurrente.

¿Por qué es defecar de rodillas es más natural?

La mecánica del asunto funciona de la siguiente manera: al elevar las rodillas hacia el pecho, el músculo puborrectal se relaja. Este músculo es como una pinza en el recto que permite la contención. Por eso podemos hacerlo cuando queremos y, en caso de emergencia el esfinter puede contener e impedir una evacuación involuntaria. Defecar sentados hace que el musculo puborrectal no esté totalmente relajado lo cual dificulta el tránsito a la hora de evacuar. Además, en cuclillas es el mismo muslo el que ejerce la presión internamente para favorecer la evacuación. Sentados, esa presión tenemos que hacerla nosotros.

Estudios sobre las ventajas de defecar de cuclillas

Un estudio sobre la influencia de la posición del cuerpo al defecar, llevado a cabo por el Departamento de Medicina Interna del Centro Médico Sakura, Tokio, comparó el grado de dificultad en función de si la posición era sentada, de cuclillas, o en semi flexión usando un escabel para elevar las piernas desde sentado. Dicho estudio realizado en pacientes del hospital llegó a la conclusión de que la presión abdominal era mucho menor al adoptar la postura totalmente flexionada y la semi-flexionada que al estar sentados en el momento de la evacuación.

Se produjo el mismo resultado al analizar la tensión necesaria para llevar a cabo el acto, siendo ésta mucho menor en las dos primeras posturas que en la tercera. Finalmente, no encontraron diferencias sustanciales entre la postura total y la parcialmente flexionada.

Todos estos resultados y la propia experiencia no deberían sorprendernos en absoluto. Es probable que obligando al cuerpo a ir al baño sentado durante cientos de años provocase un cambio en nuestra anatomía que lo hiciera más fácil así. Hoy por hoy, el cuerpo está preparado para la postura de cuclillas.

Consecuencias de defecar sentado

Siendo esto cierto, hay muchas personas que no sienten ninguna dificultad haciéndolo sentados. Sin embargo, esto en la mayoría de los casos es simplemente debido a la práctica durante años.

Esa práctica nos acostumbra a pensar que hay que hacer fuerza y presión para conseguirlo muchas veces cuando esto en realidad no debería ser así. Siendo conscientes de ello o no, forzamos al cuerpo y éste aguanta hasta cierto punto. En demasiados casos llega el día en que esas tensiones acumuladas causan fisuras que pueden provocar hemorroides o diverticulitis.

Por no hablar del riesgo de no conseguir vaciar el recto completamente. Ese residuo que dejamos ahí, fruto de intentar evacuar sin estar el músculo puborrectal totalmente relajado, es un potencial foco de infecciones en la zona, con peligro de desarrollar cáncer de colon o causar estreñimiento.

Como en tantos otros ámbitos, la cultura de cada pueblo lo lleva a tener sus propias costumbres y, como su nombre indica, a acostumbrarse a ellas. La moda del váter en occidente es igual de problemática para el cuerpo que el uso del corsé. Sólo que el váter de ir sentado aún sigue de moda.

- Artículo colaboración de Alberto Mera, autor del proyecto Decuclis.

punto rojo Más información sobre remedios para el intestino.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil