Revista de Plantas de Botanical-online

Alimentos ricos en hierro

Dieta para el intestino permeable

Alimentación para el síndrome del intestino agujereado

DIETA PARA EL SÍNDROME DEL INTESTINO AGUJEREADO

Dieta para el intestino demasiado permeable

La dieta para el síndrome del intestino agujereado pretende mejorar el bienestar digestivo aportando alimentos que ayudan a regenerar la mucosa digestiva, recuperar la flora intestinal debilitada y sellar la pared intestinal.

zanahoria rallada con limon
Zanahoria rallada con limón
. Receta sencilla pero muy saciante, nutritiva y saludable

Es una dieta muy recomendada en caso de enfermedades autoinmunes, lupus, esclerosis múltiple, artritis, Crohn, enfermedades intestinales, intolerancias o alergias alimentarias y enfermedades inflamatorias.

En todo caso, la dieta debe ser controlada por un nutricionista que trabaje conjuntamente con su médico.

¿Cómo debe ser la alimentación para reparar el intestino?

- Masticar mucho todos los alimentos y comer en un ambiente tranquilo y relajado.

- En caso de intolerancia, eliminar el componente causante: leche en caso de intolerancia a la lactosa, o reducir las frutas en caso de intolerancia a la fructosa.

Muchos especialistas recomiendan suprimir al menos temporalmente el consumo de alimentos con gluten, como el trigo (pan, harina, pastas y cereales). Creen que gran parte de la población presenta algún grado de intolerancia al gluten moderno (intolerancia al gluten no celíaca o SGNC), en la mayoría de los casos no diagnosticada, que produce inflamación en el intestino. No es necesario eliminar el gluten para siempre, este cambio puede ser temporal tras valorar si mejoran los síntomas.

- Eliminar o reducir las sustancias que irritan el intestino: alcohol, tabaco, picantes, café.

- Dieta rica en frutas, verduras, hortalizas y tubérculos, cocinados de forma suave (hervidos, vapor, horno, asados, purés, papillote,...). No son adecuados los fritos ni las comidas demasiado abundantes.

- Evitar el estreñimiento con una dieta rica en fibra y con una correcta hidratación. No se recomienda el uso de laxantes.

- Reparar el intestino: Dieta con alimentos y complementos necesarios para recuperar la salud intestinal. Los explicamos a continuación:

Alimentos recomendados para recuperar la salud del intestino

Los tubérculos (patatas, boniatos,...) son alimentos muy adecuados por su contenido en almidones, con propiedades demulcentes, que suavizan y calman la mucosa digestiva irritada. Se pueden introducir dentro de sopas, en cremas, al vapor, cocidos al horno a baja temperatura,etc.

Las verduras y hortalizas son otro componente indispensable en la dieta para recuperar la salud intestinal. No debemos olvidar que la fibra que nos aportan es fermentable para las bacterias del colon, y favorecen la proliferación flora o microbiota intestinal saludable, es decir, tienen efecto prebiótico. La fibra de es el principal alimento para las bacterias de nuestros intestinos.

Verduras, hortalizas y tubérculos para el intestino

Los vegetales más recomendables para reparar el intestino son:

crema de zanahoria
Foto de crema de zanahoria con cúrcuma.

- Las verduras de colores vivos, como las zanahorias, el boniato, la calabaza, las algas, y las verduras de hoja verde en general. Son ricas en betacarotenos, unos componentes vegetales con propiedades para reparar la piel y mucosas.

- Las verduras ricas en sulfuro ayudan a reducir la inflamación y contrarrestan la formación de sustancias tóxicas en el intestino: cebollas, ajo, puerros y crucíferas (brócoli, col, coliflor, coles de Bruselas, rábanos, nabos,etc.).

La cebolla es rica en quercitina, un flavonoide con propiedades para mejorar las alergias. Junto con el ajo, ambas son un potente antibiótico natural, alimentos que pueden ayudarnos a eliminar ciertas bacterias infecciosas de nuestros intestinos.

A quienes estas verduras les resulten flatulentas, pueden tomar otras más suaves: calabacín, espárragos, judía verde, lechuga, tomates, patatas,... Todos ellos son alimentos muy nutritivos y de fácil digestión, que sientan bien al estómago y que aportan muchas vitaminas, minerales. Con cocciones suaves se conservan mejor sus nutrientes y se digieren mejor. Los vegetales se deben lavar muy bien y pelar, especialmente si no son ecológicos, porque pueden contener en la piel restos de pesticidas dañinos para la flora intestinal.

En menor frecuencia, las espinacas, acelgas y la remolacha, por su contenido en oxalatos. Las alcachofas muy ricas en inulina, una que puede dar gases o meteorismo en algunas personas.

Granos: Legumbres, cereales y frutos secos para el intestino

Las legumbres, cereales u frutos secos se pueden consumir, pero siempre con previo remojo de al menos 12 horas en el caso de las legumbres, y de entre 1 y 3 horas en el caso de los cereales y frutos secos. El remojo sirve para limpiar los restos de polvo, polen,etc., y sobre todo, para eliminar los antinutrientes que se encuentran en estos granos, como las saponinas, que son irritantes para el tracto intestinal.

garbanzos
Los garbanzos, lentejas y otras legumbres deben ponerse en remojo y cocer mucho tiempo. También deben ponerse en remojo los frutos secos y cereales

Entre los más recomendados se encuentra el arroz, el mijo o el trigo sarraceno. Cuando se consumen cereales integrales, se recomienda que sean de cultivo ecológico, porque cuando no lo son presentan restos de pesticidas y productos fitosanitarios en la cascarilla.

También se pueden recomendar las semillas de chía, por su alto contenido en fibra fermentable, que actúa de prebiótico (pudin de chía, agua de chía,etc.), especialmente para evitar el estreñimiento.

Los granos que se recomienda moderar, evitar o reducir, son: la quinoa y el amaranto, por su alto contenido en saponinas, incluso después de un remojo largo. Legumbres muy flatulentas, como la soja, y las alubias o judías.

Algunos profesionales consideran adecuado eliminar temporalmente el consumo de legumbres, cereales con gluten, frutos secos y semillas. Esto puede ser adecuado en determinadas enfermedades intestinales o cuando se deben realizar dietas pobres en fibras. En estos casos, se pueden sustituir por patatas, boniato, plátano macho o arroz blanco.

Frutas buenas para los intestinos

colon
Foto de compota de manzana. Clic en la imagen para ir a la receta.

En general, todas las frutas son adecuadas para el intestino, por su contenido en fibra soluble, vitaminas y antioxidantes. Se debe reducir el consumo de fruta cuando existe intolerancia a la fructosa o cuando su consumo resulta muy laxante.

Las frutas más recomendables para el intestino son:

- Manzanas, peras y membrillo: Son las frutas más ricas en pectina, un tipo de fibra que regula el ritmo intestinal y que favorece el crecimiento de la flora intestinal saludable.

- Aguacate: Tiene un contenido muy elevado en vitamina E, con propiedades cicatrizantes. Ayuda a regenerar la mucosa y a sellar la barrera intestinal. Se puede comer aguacate en batidos, ensaladas, guacamole,,etc.

- Piña: Contiene la enzima bromelina, antiinflamatoria, digestiva y antibacteriana. Un corte de piña antes de las comidas nos ayudará a digerir mejor. Muy aconsejable en personas con problemas de digestiones lentas, flatulencia y vientre hinchado.

- Mango: Es una de las frutas que contiene más antioxidantes, vitamina C, vitamina E y vitamina A (en forma de betacarotenos). Los antioxidantes son necesarios para proteger la mucosa y evitar la formación de sustancias tóxicas en el intestino, como las nitrosaminas. La mejor manera de aprovechar sus antioxidantes es comer el mango fresco, pero también se puede congelar y triturar, con un poco de leche de coco si se desea, para hacer un delicioso sorbete o helado de mango.

- El coco fresco es otra fruta adecuada para el intestino, porque es rico en minerales como el selenio y el zinc. Se recomienda especialmente a aquellas personas que, a causa de enfermedades intestinales, alergia,etc., no comen suficientes frutos secos y semillas.

Alimentos probióticos con bacterias saludables y prebióticos

tipos de probioticos
Foto de yogur (probiótico) con fresas (prebiótico).

Los alimentos probióticos son aquellos que contienen bacterias saludables. Los yogures bífidus o el miso son ejemplos de alimentos probióticos. Al comerlos, sembramos nuestros intestinos de estos microbios.

En trastornos intestinales se deben tomar suplementos de probióticos, porque es la forma de garantizar el aporte suficiente de estas bacterias (Lactobacillus y Bifidobacterium). A través de los alimentos no se ingiere suficiente cantidad de estas bacterias.

¡Atención! Los probióticos están contraindicados cuando se toman determinados medicamentos para enfermedades autoinmunes (Consultar con su médico) (Ver contraindicaciones de los probióticos)

Alimentos ricos en proteínas para el intestino

Las personas que siguen una dieta vegetariana deben saber que sus requerimientos de ingesta de proteínas son superiores respecto a las personas no vegetarianas. Esto significa que en cada comida se recomienda introducir algún alimento rico en proteínas, como el huevo o el yogur.

boquerones en aceite
Foto de sardinas, fuente de proteínas y ricos en ácidos grasos omega 3.

Los alimentos ricos en proteínas son necesarios para reparar el intestino. El huevo es una buena fuente de proteínas, junto con el pescado y la carne. Estos alimentos aportan glutamina, un aminoácido que mejora la cicatrización, repara y mantiene en buen estado las paredes intestinales.

La glutamina se pierde durante la cocción a altas temperaturas, por lo que se recomienda comer los huevos no demasiado cocidos, la carne "al punto", o utilizar técnicas sin cocción como el marinado.

El pescado azul de pequeño tamaño es muy recomendable por sus propiedades antiinflamatorias. Si se marina, es necesaria la previa congelación de 48 horas para evitar anisakis. De esta forma es como mejor se conservan sus grasas omega 3, que se deterioran con la cocción.

Se recomienda tomar omega 3 EPA y DHA en vegetarianos o cuando no se toma suficiente pescado azul.

*Relacionado: Comer 1 huevo al día no aumenta el riesgo cardiovascular

Especias y hierbas aromáticas para el intestino

colon
Foto de cúrcuma.

En la cocina podemos utilizar muchas especias, condimentos, salsas o hierbas que aumenten las propiedades y el valor nutricional de las recetas. Entre ellas destacamos:

- Comino, hinojo, anís o alcaravea: Los frutos de las umbelíferas son todos carminativos, es decir, que eliminan los gases, además evitan los retortijones.

- Cúrcuma: También es carminativa, pero destaca sobre todo como potente antiinflamatorio y antioxidante. Se recomienda combinarla con una pizca de pimienta negra, que mejora su absorción. Se añade al final de la cocción para que conserve mayor contenido en principios activos.

- Jengibre: Ayuda a mejorar las digestiones al aumentar las secreciones digestivas. (En infusión, en polvo, jengibre exprimido en los platos).

- Perejil fresco: Rico en vitamina C, se recomienda especialmente cuando hay intolerancia a la fructosa y el consumo de frutas es bajo.

- Salsa guacamole: Muy rico en vitamina E, con propiedades antioxidantes y cicatrizantes. El aguacate es un alimento excelente para la piel y mucosas.

alimentacion dieta para sindrome intestino permeable agujereado hiperpermeabilidad intestinal
Lámina resumen con las pautas básicas y algunos ejemplos de alimentos en la dieta para el síndrome del intestino demasiado permeable o intestino agujereado. Elaborado por ©Botanical-online.com

Alimentos malos para el intestino demasiado permeable

Las peores carnes para el intestino y la salud

carne
Los embutidos (lonchas, salchichas,etc.) no se deben consumir habitualmente.

Es muy dañino para el intestino comer carne procesada habitualmente, es decir, cuando los embutidos, lonchas, salchichas, y otros productos derivados cárnicos forman parte de nuestra dieta diaria.

Las personas con problemas intestinales notan rápidamente síntomas malestar intestinal al consumir estos productos. Los embutidos contienen mucha grasa animal de mala calidad, además de mucha sal y aditivos indeseables como los nitratos y los nitritos, sustancias conservantes de estos alimentos, que en el colon se convierten en nitrosaminas cancerígenas.

Tampoco conviene abusar de las barbacoas y asados a altas temperaturas, porque el color "tostado" de los alimentos indica la formación de diferentes compuestos irritantes para el estómago y el intestino, los llamados HAP y las aminas heterocíclicas.

Gluten, intestino permeable y enfermedades intestinales o inflamatorias

colon
El pan y la harina de trigo contiene una proteína llamada gluten, que en el intestino se descompone de prolaminas y gliadina. Se cree que la gliamina aumenta la separación entre los enterocitos (células intestinales), en todas las personas. Es decir, consumir gluten podría aumentar la permeabilidad o "agujeros" del intestino. Por esta razón, algunos expertos recomiendan siempre evitar el trigo en caso de enfermedades intestinales, al menos temporalmente.

Algunos cereales como el trigo, cebada, centeno y sus derivados, contienen una proteína llamada gluten, que en el intestino se descompone de prolaminas y gliadina. Existen estudios en los que se ha observado un aumento de la separación entre los enterocitos (células intestinales) al consumir gluten. Es decir, que la gliadina (componente del gluten) podría aumentar la permeabilidad o "agujeros" del intestino.

Por esta razón, algunos expertos recomiendan evitar los alimentos con gluten, como el trigo, en caso de enfermedades inflamatorias e intestinales, al menos temporalmente.

En una primera fase puede ser recomendable evitar el pan y las harinas por una posible sensibilidad al gluten no celíaca.

Para eliminar el gluten no es necesario consumir productos especiales sin gluten, sino que se puede comer productos que naturalmente no contienen este componente ya mencionados: arroz y patata, boniato, tortitas de arroz, mijo, trigo sarraceno, lentejas, garbanzos, pasta de arroz (noodles), tapioca, plátano macho,etc.

No masticar

Masticar es importante porque la digestión empieza en la boca. Masticar permite que los jugos digestivos entren en contacto con todas las moléculas del alimento, permitiendo que actúen las enzimas en su disgregación, para que se transforme en moléculas más pequeñas (nutrientes) y sea posible asimilarlas. En el intestino agujereado es importante que los alimentos estén bien masticados, en especial aquellos más duros como las carnes, granos, legumbres o frutos secos.

La falta de masticación o engullir los alimentos conlleva digestiones más largas y mayor fermentación o putrefacción de los alimentos en el tracto digestivo, mayor trabajo para los órganos digestivos, y la producción de gases que pueden irritar o inflamar el intestino. Existe un dicho que dice: Beber el sólido y masticar el líquido, sobre todo si tenemos problemas de digestión.

El estrés

colon
El estrés psicológico afecta a nuestro sistema digestivo.

El estrés y nuestro estado emocional repercute en nuestra salud intestinal. Esta relación se ve muy clara en casos de síndrome de intestino irritable, aunque en personas sanas es más difícil de establecer relación, porque no hay dolor ni trastornos digestivos tan exagerados.

Estudios en animales han demostrado que el estrés modifica la composición de la flora intestinal y viceversa, una buena salud digestiva mejora el estado emocional.

Comer demasiada carne y poca verdura

Una alimentación demasiado rica en proteína animal y con poca fibra aumenta la flora bacteriana putrefactiva, que debilita la salud intestinal y aumenta la formación de sustancias cancerígenas en el intestino. Por esta razón es importante acostumbrarse a equilibrar el consumo de carne con vegetales, cambiando las típicas patatas fritas por un acompañamiento de verdura hervida, ensalada o fruta. La microbiota protectora es aquella que fermenta la fibra de los vegetales, por lo tanto, es necesario comer abundantes verduras y hortalizas para favorecer su crecimiento en el colon.

Edulcorantes

No se recomienda el uso habitual de edulcorantes. Por una parte, se desaconsejan los edulcorantes artificiales como el aspartamo, la sacarina o la sucralosa, porque un estudio ha demostrado que podrían modificar la flora intestinal y aumentar el riesgo de diabetes y obesidad.

Por otra parte, el consumo de edulcorantes (polioles) como el sorbitol, xilitol, manitol, eritritol,etc., que se encuentran en muchos chicles u otros productos sin azúcar, son laxantes y tampoco se recomiendan.

Incluso si existe obesidad, es preferible el uso de endulzantes naturales como la miel cruda, el azúcar integral de panela o la estevia, todos ellos en moderación. El mejor edulcorante natural es la canela.

¿La leche y los lácteos son adecuados para el intestino?

lacteos
Foto de lácteos

El consumo de leche y de sus derivados lácteos también es un punto discutido en caso de alteraciones intestinales. Algunos estudios han observado una mejora de la salud al retirar los lácteos en personas con celiaquía, enfermedades autoinmunes, lupus, esclerosis múltiple y enfermedad de Crohn.

Por esta razón, en los casos anteriormente mencionados, es posible que el dietista o el médico aconsejen retirar temporalmente los lácteos de la dieta y observar si hay mejorías en la enfermedad.

*Más información: Leche y lácteos en enfermedades intestinales

Suplementos para la hiperpermeabilidad intestinal

Existen una serie de suplementos adecuados para complementar la dieta y mejorar su efectividad.

*Información relacionada:

- Alimentos que perjudican la microbiota o flora intestinal

- Contraindicaciones de los probióticos

punto rojoMás información sobre suplementos para el intestino permeable y enfermedades intestinales.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil