indice
Icono de Blog de Plantas
iniciodiccionariorevista gratuitacursosforobibliografiarecomendar

 

REVISTA DE PLANTAS

 

REMEDIOS CASEROS

remedios curativos

 

 

 

 

Características de las enfermedades bacterianas

 

Enfermedades bacterianas de las plantas son aquellas que están producidas por bacterias. Son enfermedades causadas por microorganismos patógenos de tamaño diminuto. Cuando estos organismos invaden las plantas se sitúan dentro sus tejidos y causan daños producidos por las toxinas resultantes de su metabolismo.

Aunque los síntomas de las enfermedades bacterianas de las plantas son muy variados, todos ellos coinciden en manifestar una serie de rasgos comunes como son la presencia de manchas putrefactas acuosas y malolientes.

Las infecciones bacterianas pueden producir daños en los tallos u hojas convirtiendo muchas plantas de jardinería en ejemplares inservibles desde un punto de vista estético. Además en muchos cultivos hortícolas tanto de hortalizas, como legumbres o árboles frutales pueden estropear las hojas o los frutos y hacerlos inservibles para el consumo o para la venta.

 

¿ Como se infectan las plantas?

 

En este tipo de enfermedades la transmisión puede producirse a través de las semillas contaminadas pero la mayor contaminación procede de las bacterias del suelo, que son esparcidas fundamentalmente por la lluvia y el viento pero que pueden serlo también a través de otros factores como herramientas contaminadas, ropa de los operarios, insectos, etc.

La vía de penetración en las plantas se produce bien de una manera natural a través de los estomas de las hojas, bien a través de las heridas producidas en las plantas por las faenas de laboreo o por el ataque de animales, principalmente insectos.

Las bacterias que causan estas enfermedades son muy resistentes y pueden permanecer aletargadas durante mucho tiempo cuando el clima es seco, pero, cuando aumenta la humedad y la temperatura, se activan causando la infección.

 

¿ Como se previenen las infecciones?

 

La prevención se centra en utilizar semillas fiables que hayan sido desinfectadas, así como eliminar del suelo toda aquel material que pudiera estar infectado. Es importante evitar herir las plantas para que las heridas no constituyan la puerta de entrada de las bacterias.

Se deberán descartar y eliminar las plantas afectadas y tratar con fungicidas bactericidas sistémicos aquellas plantaciones que presenten las condiciones adecuadas para infectarse.

Es importante controlar la humedad de manera que esta no sea excesiva y que el agua no forme una partícula encima de las hojas la cual, combinado con una temperatura apropiada, propicia el desarrollo. Por ello no se aconseja el sistema de riego por aspersión.

Para evitar el exceso de humedad es importante que las plantación no sea demasiado espesa. De esta manera se favorece la ventilación y se disminuye la humedad que pudiera depositarse encima de los tallos y las hojas.

Un exceso de nitrógeno puede producir un aumento demasiado excesivo de la planta en detrimento de la producción de frutos. Este incremento no solamente producirá una rentabilidad menor al disminuir el rendimiento de la plantación, sino que será un factor importante a la hora de favorecer la aparición de este tipo de enfermedades.

No menos interesante en la prevención de las enfermedades bacterianas resulta la rotación de cultivos. Alternando cultivos sensibles a una enfermedad con cultivos no sensibles se puede mantener a raya una determinada infección.

Igualmente una buena roturación del campo constituye una manera adecuada de airear el suelo. Así, las bacterias que se encontraban en el subsuelo se ponen en contacto con el sol y con el aire, un medio donde les resulta más difícil de sobrevivir.

Eliminar aquellos insectos que pueden transportar este tipo de bacterias o que pueden ocasionar heridas a las plantas será una manera de evitar el contagio.

 

Tratamiento de las infecciones bacterianas

 

En caso de enfermedad declarada pueden aplicarse bactericidas fungicidas sistémicos, principalmente aquellos que contienen cobre. Se deberán realizar varias aplicaciones. Es mejor ir cambiando de producto en cada una de ellas o utiliza mezclar. A la hora de aplicarlos, hay que tener en cuenta que el tratamiento alcance bien todo el cultivo.

El uso de insecticidas químicos o naturales puede resultar adecuado para eliminar insectos implicados en estas enfermedades.

A pesar de ello, ninguno de estos tratamientos resulta completamente efectivo para erradicar las enfermedades bacterianas, de modo que la prevención es el único método eficaz para evitarlas.

 

Principales infecciones bacterianas

Entre las principales enfermedades bacterianas tenemos las siguientes:

- Xanthomonas:

- Pseudomonas :

- Erwinia:

 

Más información sobre cultivos de plantas en el listado superior

 

 


www.botanical-online.com
El Mundo de las Plantas

©1999-2014 Botanical-online SL.Todos los derechos reservados. Política de uso