indice
Icono de Blog de Plantas
iniciodiccionariorevista gratuitacursosforobibliografiarecomendar

 

REVISTA DE PLANTAS

 

REMEDIOS CASEROS

remedios curativos

 

Medicina alternativa

 

LOS CACTUS

 

 

 

 

setos o paredes. Los cactus (Usos y tipos)

Tenemos los siguientes tipos de cactus:

- Columnares

- De barril

- Esféricos

- Arbustivos

- Opuntias

Ademas de ser utilizadas como plantas de jardinería, son utilizadas ampliamente en el mundo como alimento del hombre y del ganado, para proteger las tierras de la erosión, para cercar los campos, y por sus propiedades medicinales o tóxicas. Para más información consúltese:

Las cactáceas

 

De primavera a otoño. ( flores amarillas no visibles  dentro del receptáculo que luego se convertira en higo). Los frutos, en estado embrionario , Los (flores y frutos)

Los cactus presentan flores muy vistosas. La floración en plantas cultivadas en invernadero puede ser forzada durante todo el año. En condiciones naturales generalmente florecen en las épocas más favorables. La floración en algunas cactáceas, como las agaves, se produce cuando la planta a alcanzado un grado de madurez muy elevado al cabo de 10 años de vida o más. La mayoría de los frutos de las cactáceas son bayas comestibles, de mejor o peor sabor. En muchos casos son consumidos por hombres y animales.

Cada 4 días o menos en casos de poca calor. Los cactus (Riego)

 

 

En exteriores y en invierno con temperaturas medias de unos 7º C no hace falta regarlos, pues el riego puede perjudicarlos más que beneficiarlos y lleva a que las plantas puedan helarse. Durante el resto del año el riego dependerá si están cultivadas en maceta o en tierra y si se trata de macetas de plástico o de barro. En macetas de plástico deberían regarse cada 12 días durante la primavera y cada 10 durante el verano. En caso de tratarse de macetas de barro el periodo de riego se puede alargar unos 3 o 4 días más. A partir del otoño el riego se puede ir haciendo mensual, abandonándose al final del mismo si el tiempo se vuelve frío. Si están cultivados en jardines los periodos de tiempo mencionados anteriormente deben doblarse, incluso no es necesario el riego si se producen lluvias de vez en cuando. En interiores, con calefacción y en verano, la maceta no debe dejar que se seque completamente. En cultivos de interior con calefacción se debe regar de tanto en tanto, incluso en invierno, para evitar que las plantas se sequen.

La mejor agua para el riego es el agua de lluvia. Se debe controlar la cal del agua, que produce manchas en la superficie de las plantas cuando es abundante. En este caso debe utilizarse un descalcificador. El mejor momento para el riego es por la mañana y al final del día. Debemos evitar el riego a pleno día, especialmente si mojamos la planta, pues las gotas pueden actuar de cristales de aumento con respecto a los rayos solares y producir quemaduras.

En época de mucha calor los cactus agradecen un rociado cada 15 días, que, por los motivos mencionados anteriormente, debe efectuarse cuando el sol no aprieta mucho, siendo el mejor momento del día cuando se pone el sol.

Cuando se riegan demasiado o cuando la maceta no tiene el drenaje suficiente, estas plantas tienen tendencia a pudrirse como consecuencia del ataque de hongos, que puede afectar tanto a las raíces como al mismo tallo. Por este motivo debe evitarse un riego exagerado y sobre todo debemos vigilar que la maceta tenga un buen drenaje. Nunca debemos dejar la maceta sumergida en agua.

Sol en sitios no calurosos o semisombra. Los cactus (Exposición)

 

- En interior

Los cactos plantados en macetas en interior necesitan bastante luz , por lo que hay que colocarlos cerca de un punto de luz importante, como una ventana o galería. Para conseguir un crecimiento uniforme hay que darles la vuelta de tanto en tanto. Otra de las formas de iluminarlos, especialmente en zonas con poca iluminación, es mediante una lámpara artificial, que deberá estar encendida unas 17 horas entre primavera y otoño, y unas 14 en invierno. La luz artificial también nos permite reubicar las plantas en cualquier sitio de la casa que queramos.

- En exterior:

En este caso deben tener una exposición soleada y cálida. Con temperaturas bajas se deben proteger o guardar al interior. Cuando las temperaturas mejoren se pueden sacar al exterior otra vez, teniendo en cuenta que debemos aclimatar durante unos días la planta que ha estado al interior, por lo que no debe colocarse a pleno sol para evitar quemaduras o , si no es posible, resulta muy adecuado taparlos con un pedazo de tela durante unos días. . Una exposición a semisombra o un sol filtrado será lo mejor.

Los cactus aguantan mejor las bajas temperaturas cuando se encuentran en reposo hivernal, de ahí que es muy importante mantenerlos secos cuando llegan los fríos.

Debe evitarse plantar los ejemplares junto a las paredes orientadas hacia el sur o este, pues los muros pueden actuar como pantallas reflectoras del sol, llegando a quemarlos. El lugar ideal es un terreno elevado, con buena circulación de aire. Fabricar montones de tierra sobre los que plantarlos con un drenaje adecuado que impida la inundación del terreno sería lo mejor. No se deben poner las plantas demasiado juntas para favorecer la aireación. Debido a la superficialidad de las raíces no es muy adecuado trabajar la tierra que se encuentra a su alrededor. Todo lo mas un pequeño rastrillado superficial para limpiarlo y quitar las hierbas.

En primavera u otoño. Por esqueje. Los cactus (Reproducción)

 

La mejor manera de obtener nuevas plantas es mediante esqueje. Los esquejes deben secarse unos días para que la herida cicatrice antes de plantarlos. Lo normal es que estén guardados sobre un sustrato de arena a la sombra en un lugar cálido durante unos 15 días, o 30 en el caso de ejemplares muy grandes.

Otra de las técnicas de reproducción es el injerto, que consiste en poner en contacto un cactus cortado sobre una base de otro cactus también cortado. La especie superior es de crecimiento más rápido que la inferior. La combinación debe mantenerse durante unos 15 días en un lugar sombreado y cálido, con una temperatura entre 20 y 30 ºC. Las piezas deben fijarse una a otra durante este periodo de crecimiento.

Otro de los medios de reproducción es mediante semillas. La plantación deberá realizarse desde principios de primavera hasta mitad de verano. El suelo deberá estar compuesto de una mezcla de mantillo de hojas y arena. Con esta mezcla se llenarán pequeñas macetas de unos 6 cm de diámetro que deberán colocarse sobre un sustrato. El sustrato se utiliza para que la macetas absorban la humedad por capilaridad, por lo cual debe mantenerse a una humedad constante y a una temperatura de entre 18 y 32 ºC. La germinación de las plantulas se producirá en el periodo de 7 a 20 días. a partir de los 3 meses ya se pueden regar las macetas.

En caso de trasplantar un cactus de un lugar a otro, es conveniente utilizar una pala amplia para cavar por debajo de las raíces, sin herirlas. Deberán utilizarse unas tijeras bien afiladas y desinfectadas para remover aquellas raíces dañadas, recortando las laterales y dejando las principales con una longitud de unos 12 a 25 cm. La planta trasplantada deberá dejarse a la sombra durante un par de semanas para que cicatricen las heridas. Una vez plantada no deberá regarse hasta que la planta produzca nuevo crecimiento en la parte superior de la misma, lo que ocurrirá normalmente en el plazo de un par de semanas o mas. Dado que la superficie de la planta que da al sur y al sureste esta en contacto más tiempo con los rayos solares, se encuentra más adaptada a las quemaduras del sol, por lo que, en caso de trasplantarse, deberemos colocar el ejemplar en la misma posición que se encontraba en el emplazamiento original. Aunque el trasplante se pueda realizar durante todo el año, la mejor época para hacerlo es de marzo a mayo.

En caso de trasplantar un cactus de una maceta a otra, es conveniente que la maceta a la que se vaya a trasplantar tenga solamente un par de centímetros más que la primitiva, pues a estas plantas no les gusta tener las raíces muy holgadas. Dado que los cactus presentan espinas muy afiladas, deberemos utilizar guantes o bien construir una tira de cartón, con la que se envolverá la planta a modo de pinza, dejando una parte de la tira libre para cogerla. Cuando levantemos la planta de la maceta antigua, aprovecharemos para liberar las raíces de aquellas partes que se encuentren en mal estado sin dañar el cepellón. Es conveniente colocar material drenante al fondo de la maceta y situar la planta a la misma altura que tenía con respecto a la superficie en la maceta anterior. Una vez colocada en el interior, rellenaremos el espacio vacío y lo reafirmaremos hasta que la tierra quede bien prensada. Dejaremos un par de días antes de regar.

 

Terreno rico en humus y bien drenado. No tolera la cal.

Los cactus (tierra para cactus , abonado y enfermedades)

 

El mejor terreno es aquel que está formado por una mezcla de:

- Mantillo de hojas desmenuzadas.

- Arena de cantera, que no sea fina ni redondeada para que la masa no se pueda compactar demasiado y perjudicar el drena

- Arcilla.

La preparación de un suelo adecuado puede servir de base para el crecimiento de la planta durante 4 0 5 años sin necesidad de abonar. Sobre esta base, para favorecer el crecimiento, se pueden añadir harina de huesos, fosfatos y yeso. No resulta inadecuado abonar de tanto en tanto con abono líquido durante la época de crecimiento. De llevarse a cabo un abonado solido, debe efectuarse solamente sobre el suelo que corresponde a las raíces y regar la parte abonada superficialmente. Un abonado anual en plantas adaptadas al empezar el verano puede resultar conveniente. Este debe abandonarse durante el otoño para prevenir la actividad vital de la planta que llevaría a la helada en invierno, época en la que se deben evitar tanto el riego como abonado. Tampoco deben abonarse las plantas recientemente trasplantadas.

Debido a que las raíces de los los cactus tienen un crecimiento horizontal poco profundo, el tipo de maceta más adecuado es aquel que es bastante ancho y poco profundo. La amplitud de la maceta limita mucho el crecimiento, de tal manera que este finaliza cuando las raíces ya no se pueden extenderse más, por lo que, dado el caso, limitaremos también el abonado.

Entre las enfermedades que más atacan a estas plantas se encuentran los hongos De encontrarnos con plantas enfermas, deberemos aplicar algún fungicida para eliminarlas. Consultar en cualquier tienda especializada par obtener el producto más adecuado del momento. La cochinilla roja (Dactylopius coccus ) ataca a las opuntias y resulta muy interesante en la producción industrial de la tintura, pero debe tratarse en caso de que la planta se utilice en jardinería. Los agaves son atacados por el gorgojo, cuyas heridas son aprovechadas por otros hongos para pudrir la planta. Por regla general no se deben podar ni efectuar heridas a los agaves. Para todos los cactus, en caso de presentar zonas enfermas, la mejor norma es quitar la zona afectada para evitar la extensión de la enfermedad. Espolvorear la zona cortada con azufre es una buena solución para evitar que la planta sea atacada. Las herramientas de corte deberían ser desinfectadas con lejía diluida en agua antes y después de cada uso.

Más información sobre los cactus en el listado superior.

 


www.botanical-online.com
El Mundo de las Plantas

©1999-2014 Botanical-online SL.Todos los derechos reservados. Política de uso