Revista de Plantas de Botanical-online

Alimentos ricos en hierro

HAYEDO

CARACTERÍSTICAS DEL HAYEDO

hayedo en invierno

Foto del hayedo en verano.

Características del hayedo

Un hayedo es un bosque de hayas. Es un tipo de bosque en el que el árbol dominante es el haya. Junto a este árbol pueden aparecen otros árboles, como abetos, castaños (Castanea sativa), robles (Quercus robur) o abedules (Betula alba), aunque pueden existir hayedos en el que el haya sea el único árbol.

Además de árboles puede existir arbustos o lianas, como el acebo (Ilex aquifolium), el saúco (Sambucus nigra) el espino blanco (Crataegus monogyma), el arándano (Vaccinium myrtillus) o la hiedra (Hedera helix)

El suelo puede contener especies herbáceas, como la anémona de bosque (Anemone nemorosa), la clemátide (Clematis vitalba) el eléboro verde (Helleborus viridis) la verónica (Veronica officinalis), la campanilla (Campanula trachelium), el helecho (Pteridium aquilinum), la aguileña (Aquilegia vulgaris), la rubia peregrina (Rubia peregrina) o la Cephalantherea longifolia.

¿Dónde crecen las hayas?

Árbol europeo propio de los bosques de clima atlántico. Puede encontrarse desde nivel del mar en los países europeos de clima atlántico, siendo muy abundante en Francia, Alemania. Sur del Reino Unido, y Países Bajos y todos los países centroeuropeos incluyendo el Norte de Italia. La mitad occidental de Polonia y el oeste de Ucrania marcaría el límite oriental.

Por el norte llega hasta la parte sur de Noruega y Suecia y, en menor cantidad en Finlandia. (Hasta el paralelo 60 norte) Por el sur se extiende fundamentalmente hasta el tercio norte de la península Ibérica. Por el este aparecería en Rumanía, Bulgaria y Grecia. La zona los Balcanes, Cáucaso y Asia menor constituye una zona de transición entre esta especie (Fagus sylvatica) y la especie haya oriental (Fagus orientalis).

En otras zonas de influencia mediterránea aparece en suelos de montaña donde las precipitaciones son más abundantes y el clima es más suave. (El haya necesita por lo menos unos 900 litros de precipitación anual para poder desarrollarse, excepto en los países nórdicos donde las temperaturas son menos elevadas y puede hacerlo con unos 500 litros. Aunque en invierno resiste temperaturas de -20 o -30 ºC, la diferencias de temperatura durante el día y la noche en época vegetativa no deben superar los 15 ºC)

hayedo de invierno

Foto del hayedo en invierno

En España nos encontramos con estupendos hayedos en toda la cordillera de los Pirineos, siendo especialmente destacados por la cantidad de ejemplares y el porte de los mismo los que crecen en el pirineo central (Valle de Arán, Valles pirenaicos de Huesca, Sierras de Navarra).

El hayedo de Irati es el bosque de hayas más extenso de España. Se encuentra situado en los valles de Irati y Salazar en el norte de Navarra. Es un hayedo mixto de hayas y abetos.

Francia es el país con el mayor número de bosques de haya, donde los bosques se extiende tanto por la vertiente atlántica, la cara norte de los Pirineos, las laderas de los alpes o los macizos centrales.

En Bélgica, merece la pena destacar el famoso Bosque de Soignesy y en Alemania los famosos bosques de la Selva Negra.

Hay que destacar pequeños enclaves de montaña donde los hayedos se encuentran reducidos a pequeños reductos como reliquias de un pasado en que este árbol se extendió con mayor amplitud cuando el clima en europa era más lluvioso y las temperaturas más suaves.

Así, por ejemplo, En España, merece la pena destacar el hayedo del parque natural de los Puertos de Tortosa-Beceite (Tarragona),que es el que se encuentra más al sur de la Península Ibérica.

Algunos hayedos aparecen también en zonas elevadas del parque natural del Montseny en Cataluña llegando hasta los 1700 metros sobre el nivel del mar. El hayedo d'en Jordà es otro hayedo que merece una atención especial. Enclavado en el Parque natural de los volcanes de Olot (Provincia de Gerona), constituye un bosque de hayas muy característico al desarrollarse solamente entre los 550 y 600 metros de altitud sobre un suelo volcánico muy rico, que, junto a unas precipitaciones abundantes proporcionan una vegetación bastante típico de lo que sería un hayedo de clima atlántico dentro de una latitud mediterránea.

Otros hayedos residuales españoles son, por ejemplo, los que aparecen en Tejera Negra (Guadalajara) o en Montejo de la Sierra (Madrid).

Como reliquias del pasado, tenemos también los bosques italianos de hayas que crecen en las faldas del volcán Etna en la isla de Sicilia. Estos pequeños bosques constituyen el emplazamiento más meridional de los hayedos en Europa. Los hayedos de esta localización son los que crecen más elevados sobre el nivel del mar, alcanzando los 2350 metros)

¿Cómo son los hayedos o bosques de hayas?

El haya es un árbol de crecimiento rápido que necesita mucha luz y agua durante la época vegetativa, Al llegar la primavera, nacen las hojas muy abundantes que se sitúan de forma horizontal para captar el máximo posible de luz.

Esto hace que los bosques de hayas formen un tupido dosel que impide el paso de la luz hacia el suelo, por lo que el sotobosque de los hayedos constituye uno de los lugares más sombríos de los bosques europeos.

tronco y raices de una haya

Aspecto del tronco y de las raíces superficiales de un haya vieja.
Obsérvese la pobreza de vegetación debajo de estos árboles.

Por otra parte, el haya es un árbol que consume mucha agua y nutrientes. Este consumo elevado, junto con la poca luz existente en el suelo del hayedo, determina que, debajo de las hayas, prácticamente no puedan crecer otras plantas. Todo ello también determina que, en muchos casos, el haya constituya prácticamente el único árbol existente del hayedo.

Los bosques de hayas son los bosques en los que mejor se puede ver la presencia única de un solo árbol dominante o incluso el único árbol. No obstante el haya puede crecer en bosques mixtos junto con otros árboles, como el abeto, en zonas más lluviosas o de suelos más ricos.

El hayedo, uno de los bosques más bonitos del mundo

Los bosques de hayas constituyen un espectáculo de belleza admirable en muchas estaciones del año. En invierno presentan su aspecto menos destacado. Desprovistos de hojas, los tallos grises de las hayas se distinguen entre la niebla como manchas difuminadas de color gris.

Durante la primavera y parte del verano, el hayedo se llena de hojas que dejan pasar levemente los rayos de luz entre las mismas provocando diversos matices de color entre las copas. Pasear durante esta estación entre los árboles nos relaja y maravilla con la visión de los esbeltos troncos y la difracción de la luz entre las copas.

Durante el otoño es cuando el hayedo alcanza su máximo nivel de belleza. Las hojas se vuelven marrón ocre. La delicada luz de esta estación se tiñe de este color y pasa entre las copas. Los suelos se van llenando progresivamente de una densa alfombra que cubre el sotabosque íntegramente. Pasear entre las hayas durante el otoño constituye sin duda alguna uno de los placeres estéticos más destacas que nos proporciona la naturaleza.

hayedo otoño

Foto de hayedo en otoño

Patrick Mathew en el año 1831 describe muy bien la impresión que este árbol produce en la mayoría de la gente cuando afirma: "Combina magnificencia con belleza, siendo el Hércules y el Adonis de nuestros bosques".

Más información sobre el haya.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil