Revista de Plantas de Botanical-online

Alimentos ricos en hierro

Pterigión o carnosidades en los ojos

Medicina natural para el pterigión

CARACTERÍSTICAS DEL PTERIGIÓN

punto rojo

Ojo afectado de pterigión. Dibujo cortesía de dibujosparapintar.com

¿Qué es el pterigión?

Las carnosidades de los ojos, médicamente conocido como Pterigión, es una enfermedad ocular consistente en el desarrollo de una membrana o "callosidad" delante de los ojos (médicamente un tumor benigno).

Algunas veces no produce molestias. Otras veces se va extendiendo desde un costado del ojo hacia la córnea en forma de triángulo de manera que limita la visión al no dejar entrar tanta luz a través de la pupila. Otras veces se irrita y causa molestias continuas.

Normalmente este tipo de anomalía se produce en un ojo, concretamente en un lado del ojo y se va extendiendo a lo largo del mismo.

También puede afectar a los dos ojos. El pterigión afecta a la membrana conjuntiva del ojo, que es aquella membrana que cubre la parte blanca del ojo (esclerótica) y la parte del ojo que está cubierta por el párpado.

Debemos distinguir el Pterigión de las cataratas. En el caso de las cataratas el problema se produce por el hecho que el cristalino se va haciendo opaco, es decir pierde la transparencia y no deja pasar la luz.

Causas de las carnosidades de los ojos

El pterigión es el resultado de una serie de agentes que dañan la fina capa de la membrana ocular. Como resultado se produce un aumento del grosor de las células que cubren esta capa que conduce a la formación de una membrana engrosada que no deja pasar la luz y, además, de irritar al ojo, causa picor y dota al ojo afectado de un aspecto desagradable.

Las principales causas que pueden dañar la membrana ocular y desencadenar esta patología son:

- Demasiada exposición solar: Una exposición constante al sol puede ser responsable de la aparición de esta anomalía. El sol actúa agresivamente sobre la membrana ocular favoreciendo el desarrollo del pterigión. Este tipo de agresión es más fuerte en zonas donde la radiación solar es más elevada: países situados en el ecuador, zonas montañosas elevadas. También en lugares donde existe más reflexión de los rayos solares: junto al mar, en habitaciones o estancias pintadas de blanco, patios encalados, etc.

- Contacto con agentes abrasivos: Existen ciertos componentes abrasivos en el aire, los cuales al entrar en contacto con la delicada membrana ocular pueden producir pequeñas lesiones que, a la larga y por acumulación, pueden ser responsables de la aparición de carnosidades oculares: Entre los principales agentes tenemos el polvo o la arena. Cuando estos agentes se combinan entre ellos dos, aumentan su capacidad de abrasión. Aquellas personas que trabajan en ambientes polvorientos son más propensos a sufrir estos problemas.

- Contacto frecuente con el viento: El viento por si mismo resulta dañino para la salud ocular dado que reseca el ojo y lo priva de la lubricación necesaria. El viento, además, arrastra partículas de polvo y arena que se introducen el el ojo y, con el movimiento de los párpados, rozan contra la membrana ocular produciendo pequeñas heridas en la misma. Por todo ello, en los lugares ventosos, el número de personas con problemas en los ojos, incluyendo las carnosidades, es mayor.

- Contacto con agentes quíomicos: La exposición de los ojos a agentes químicos que dañan los ojos es otra de las causas posibles del desarrollo de carnosidades oculares.

- El estrés, el tabaco, el deporte intenso de competición y otras causas productoras de radicales libres: Es bien conocido que estos factores son elementos muy oxidantes por lo que tienen un efecto negativo en la salud de los ojos. El caso del tabaco puede incidir por ser una de las principales causas de radicales libres y por el hecho de que el humo del tabaco puede incidir directamente en los ojos causando efectos negativos en los mismos.

El deporte extremo de competición no solo genera radicales libres por si mismo, sino que, dado que los deportistas suelen practicar el deporte en lugares despejados en contacto con el sol, sus ojos se ven doblemente amenazados.

- Exposición a luces muy fuertes: La exposición a luces muy fuertes como las que producen los sopletes de los soldadores puede ser causa de este problema. Los soldadores son un grupo de profesionales que suelen sufrir bastante de pterigión.

Síntomas de las carnosidades de los ojos

Los principales síntomas que producen las carnosidades de los ojos son:

- Picor

- Irritación

- Malestar ocular con sensación de tener algo metido en el ojo.

- Enrojecimiento ocular

- Falta de visión del ojo afectado.

- Dificultad de ver en la oscuridad

- Aparición de una masa elevada sobre el ojo con presencia de vasos sanguíneos

Diagnóstico del pterigión

El diagnostico de las carnosidades en los ojos se lleva a cabo a través de una inspección ocular por parte del médico u oculista.

Tratamiento convencional de las carnosidades de los ojos

En el tratamiento médico convencional del Pterigión se suele utilizar lágrimas artificiales para humedecer el ojo y disminuir el rozamiento de las carnosidades con el párpado lo cual previene su posible inflamación.

También se suelen aplicar colirios oculares con esteroides en caso de que las carnosidades se encuentren muy inflamadas.

A veces es necesario recurrir a la cirugía para extirpar la carnosidad si esta avanza y amenaza con cubrir la cornea y afectar a la visión. Es un tipo de operación sencilla mediante anestesia local que suele dar muy buenos resultados aunque la carnosidad se puede volver a reproducir. Otros procedimientos avanzados para esta enfermedad son la betaterapia (uso de rayos beta sobre el ojo) y la aplicación del láser.

Prevención del pterigión o carnosidades de los ojos

La mejor manera de no sufrir esta anomalía consiste en prevenir su aparición o utilizar una serie de normas para que, aunque se sufra este problema, los síntomas sean los menores posibles. Entre los principales consejos para prevenir o aliviar las carnosidades de los ojos tenemos los siguientes:

- Usar sombreros o gorras de ala ancha para que el sol no incida directamente en los ojos. Esto se hace particularmente necesario para las personas que vivan en zonas muy iluminadas o en personas que trabajen o practiquen actividades al aire libre (deportistas, agricultores, ganaderos, pescadores, marineros, nadadores, trabajadores de la construcción, etc)

- Hacer uso de gafas de sol: Utilizar gafas de sol en las horas de mayor radiación solar ayudará a prevenir o dismunir los síntomas del pterigión.

- Mantener los ojos húmedos: Para ello es importante parpadear de vez en cuando o utilizar lagrimas artificiales, especialmente en ambientes resecos, polvorientos o ventosos.

- Evitar situaciones de stress

punto rojo Más información sobre el pterigión o carnosidades en los ojos.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil