indice
Icono de Blog de Plantas
iniciodiccionariorevista gratuitacursosforobibliografiarecomendar

...

 

REVISTA DE PLANTAS

 

REMEDIOS CASEROS

remedios curativos

 

 

 

 

 

 

Problemas de la vagina

 

DOLOR EN EL COITO





 

¿ Por qué se produce el dolor en las relaciones sexuales?

 

Las relaciones sexuales constituyen generalmente uno de los momentos más placenteros de la vida. Sin embargo, existen una serie de situaciones que convierten esta fuente de placer en una experiencia desagradable e incluso dolorosa. Las causas que pueden originar dolor vaginal durante la penetración son múltiples y se deben muchas veces a factores físicos ( infecciones vaginales, quistes, endometriosis, sequedad vaginal, lesiones en la vagina, vaginitis, etc. ( Véase más información sobre estos temas en el listado superior).

En muchas ocasiones son los factores psicológicos los que producen un temor a la relación sexual que se traduce en una serie de respuestas físicas que imposibilitan la penetración. El vaginismo, es una de las principales causas que produce dolor y convierte las relaciones sexuales en un acto rechazable por parte de la mujer que lo sufre. En numerosas ocasiones este trastorno no se debe a causas físicas sino psíquicas ( malas experiencias sexuales, educación muy rígida, problemas personales, etc)

Otras veces el dolor o las molestias se producen como consecuencia de la irritación vaginal debida a multitud de causas. Por ejemplo, algunos medicamentos pueden provocar sequedad vaginal. Algunas mujeres reaccionan mal a ciertos preservativos, a jabones o productos de higiene interior, a ciertas sales de baño. Estos productos pueden causar irritación vaginal y convertir el coito en un acto doloroso. Lo mismo puede ocurrir cuando se utilizan espermicidas o cremas anticonceptivas.

Tal vez bastará abandonar estos productos durante unos días para dejar de experimentar molestias. Otras veces será necesario sustituirlos por otros que no resulten irritantes. Por lo tanto, una mujer que sufre molestias en la penetración debería tener en cuenta esta posibilidad.

 

Buscar ayuda del especialista

 

Cuando existe un dolor fuerte o cuando se han probado diferentes estrategias para eliminar molestias más leves y estas no han resultado eficaces, cuando el dolor en la relación sexual se convierte en algo habitual dentro de la relación de pareja, es importante consultar con el médico para que descarte cualquier problema físico que puede causarlo o que aplique el tratamiento adecuado.

Otras veces será necesario acudir a un psicólogo, sexólogo o terapeuta para que pueda solucionar los problemas que tienen un origen psicológico.

 

¿ Como disminuir el dolor en las relaciones sexuales?

 

Se podrían tener en cuenta una serie de consejos o estrategias pueden ayudar a disminuir el dolor en las relaciones sexuales. Entre todas ellas, las más interesantes podrían ser las siguientes:


- Prolongar los preliminares amorosos: El origen de muchos casos de dolor en la penetración es la falta de lubricación vaginal. Los preliminares amorosos tienen la finalidad de aumentar la lubricación. Antes del coito es necesario que la pareja comparta besos, caricias y otras expresiones amorosas previas a la penetración que aumentan la excitación y posibilitan una penetración más suave.

En caso de mujeres que habitualmente sienten molestias durante el coito, se debería dejar la penetración para el final y, si este acto resulta demasiado desagradable, se debería recurrir al sexo manual u oral para llegar al orgasmo sin necesidad de penetración. Es importante que tanto la mujer como el hombre lleguen al orgasmo. Una relación habitualmente no finalizada puede condicionar la vida sexual de la pareja al asociarla con una experiencia de insatisfacción o desagrado.

- Utilizar lubricantes: Aún con preliminares prolongados y con mucha dedicación, ciertas mujeres experimentan generalmente una sequedad vaginal demasiado elevada que produce molestias o dolor. Esto se da especialmente en la menopausia o en la lactancia donde es habitual que las mujeres experimenten una gran sequedad vaginal. Si una mujer sospecha de falta de lubricación, debería utilizar algún lubricante. Existen multitud de estos productos de venta en farmacias, supermercados o tiendas especializadas. Se recomienda aquellos que se disuelven en agua. No se recomienda la vaselina, porque pueden resecar la vagina y causar infecciones y porque, combinados con un preservativo, pueden hacer que estos se rompan.

Se recomiendan los lubricantes naturales, con un pH similar al de la vagina, que tenga una duración adecuada, que no manche y que sea fácil de lavar. Existen en el mercado una gran disponibilidad de geles que cumplen estos requisitos. Para aquellas parejas que deseen utilizar productos caseros, el aceite de oliva o el aceite de sésamo son dos estupendos lubricantes al alcance de la mano.

- Cambiar de postura : Un cambio de postura puede facilitar la penetración. Es importante que la pareja experimente diferentes cambios de postura a fin de encontrar el que le resulte más conveniente. Esta experimentación conlleva también un cambio en rutina sexual y la convierte en un acto más creativo y excitante.

Cada pareja puede inventar posiciones nuevas de acuerdo a su imaginación y posibilidades. No obstante, existen en el mercado muchos manuales amorosos que pueden ayudar a suplir las carencias de las parejas menos imaginativas. Una lectura mutua de alguno de los capítulos puede constituir un preámbulo estimulante.

- Rebajar la tensión: Como se ha dicho anteriormente, muchos problemas de dolor vaginal se deben a la contracción involuntaria de los músculos vaginales o vaginismo. En numerosas ocasiones este trastorno se debe a causas psicológicas por las cuales la mujer siente consciente o inconscientemente miedo ante la penetración. Cualquier tipo de actuación que rebaje la tensión puede ayudar a mejorarlo.

Es importante que las parejas mantengan una comunicación fluida, que hablen sobre el tema y que expresen sus dudas o temores. Esto les ayudará a sentirse mejor y a reducir el estrés. Un baño relajante antes del acto amoroso puede ser muy útil.

 

Realizar ejercicios relajantes de los músculos de la vagina


Los ejercicios de relajación de los músculos vaginales son muy importantes para el tratamiento de la vaginitis, independientemente del origen que este trastorno tenga. Estos ejercicios ayudan a eliminar las contracciones involuntarias y facilitan el coito. ( Más información sobre Tratamiento del vaginismo)

Más información sobre el tratamiento natural del vaginismo en el listado superior.

El material que aquí se trabaja tiene un carácter informativo. En caso de duda consúltese con el facultativo.
" Botanical" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

www.botanical-online.com
El Mundo de las Plantas

©1999-2014 Botanical-online SL.Todos los derechos reservados. Política de uso