indice
Icono de Blog de Plantas
iniciodiccionariorevista gratuitacursosforobibliografiarecomendar

...

REMEDIOS CASEROS

remedios curativos

 

 

 

 

 

Problemas de la vagina

 

TRATAMIENTO DEL VAGINISMO:

( Ejercicios para relajar los músculos vaginales)



Tratamiento del vaginismo


 

Vaginismo, soluciones

 

En el tratamiento natural del vaginismo se pueden utilizar una serie de remedios a base de plantas que ayudarán a la mujer a disminuir las contracciones involuntarias de los músculos vaginales o facilitarán la curación de aquellas infecciones que causan dolor en el coito.

Es importante también adoptar un espíritu abierto en la relación sexual dejando aparte aquellos tabús o prejuicios que impiden una buena armonía en la pareja. Una actitud comprensiva por parte de la pareja y un buen diálogo entre los mismos puede ayudar a favorecer la relación.

No menos importante resultan los preludios amorosos y aquellas técnicas sexuales que favorecen la penetración. Todos estos aspectos, estudiados en los apartados del listado anterior, favorecerán el acto sexual haciendo que se convierta en un acto placentero.

Además de todos estos aspectos, pueden ser necesario una serie de ejercicios que ayuden a relajar los músculos vaginales, eliminando las contracciones involuntarias de los músculos de la entrada de la vagina, y que convierten la copulación en algo dificultoso o impracticable y, en la mayoría de los casos, en una experiencia desagradable o tremendamente dolorosa.

 

¿ Cómo se relajan los músculos de la vagina?


Los ejercicios de relajación de los músculos vaginales son muy importantes para el tratamiento del vaginismo, independientemente del origen que este trastorno tenga. Estos ejercicios ayudan a eliminar las contracciones involuntarias y facilitan el coito.

Relajación mediante dilatadores de plástico: Para realizar estos ejercicios se puede utilizar una serie de dilatadores de plástico de tamaño creciente que se van introduciendo progresivamente en la vagina. En este tipo de ejercicios deben tomar parte los dos miembros de la pareja y deben estar supervisado por el sexólogo.

El objetivo es conseguir ir disminuyendo el reflejo involuntario de los músculos vaginales y conseguir una mayor elasticidad de los mismos. Después de unas sesiones, se debe terminar con la introducción del pene sin que cause dolor para que los ejercicios hayan sido útiles.

Relajación mediante los dedos: Mucho más inmediata es la técnica de dilatación en la que se utilizan los dedos de la propia mujer. La mujer puede realizar estos ejercicios en la intimidad y cuando se siente más relajada. Para ello se recomienda que la mujer haga lo siguiente:

 

Ejercicios para relajar los músculos de la vagina

 

Sesiones individuales:

 

- Desnúdese y póngase de cuclillas en el suelo o encima de la cama. Las rodillas deben estar dobladas y los pies bien planos, apoyando sobre la cama o en el suelo.

- Lubríquese el dedo índice. Utilice un lubricante soluble en agua. No utilice vaselina. Puede servir el aceite de oliva o el aceite de sésamo.

- Introdúzcase la punta de su dedo en la vagina.

- Haga fuerza sobre su dedo como si quisiera defecar.

- Deje el dedo quieto dentro de la vagina durante un minuto. Intente sentirlo dentro.

- Introduzca un poco más su dedo hasta que se alcance el primer nudillo.

- Haga fuerza sobre el dedo con los músculos de la vagina. Imagínese para ello que esta orinado e intenta detener el chorro de orina.

- Introduzca el dedo un poco más. Contraiga y relaje los músculos vaginales. Retire el dedo y finalice la sesión.

Puede realizar este ejercicio varias sesiones hasta que sienta que lo hace con facilidad, que no siente dolor y que es capaz de contraer por usted misma los músculos vaginales.

- Una vez que siente que lo puede hacer, repita el mismo proceso introduciendo un par de dedos.

- Repita las sesiones hasta que pueda hacerlo con normalidad con un par de dedos.

 

Sesiones en pareja:

 

Una vez se siente capaz de hacerlo por si misma, busque a su pareja y pídale que haga lo siguiente:

- Pídale que se lubrique el dedo.

- Pídale que introduzca el dedo lubricado en su vagina.

- Si se siente cómoda con el dedo de su pareja y es capaz de contraer y relajar sus músculos, pídale que introduzca sus dos dedos.

- De esta manera repita la sesión hasta que se sienta cómoda con los dedos de su pareja en su vagina.

- Una vez se siente cómoda, e inmediatamente después de retirar los dos dedos, pídale que introduzca su pene.

Si ha realizado los ejercicios anteriores adecuadamente, seguramente no tendrá ninguna dificultad y usted no sentirá dolor.

 


Más información sobre el tratamiento natural del vaginismo en el listado superior.

 

El material que aquí se trabaja tiene un carácter informativo. En caso de duda consúltese con el facultativo.
" Botanical" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.


www.botanical-online.com
El Mundo de las Plantas

©1999-2014 Botanical-online SL.Todos los derechos reservados. Política de uso