Alimentos ricos en hierro

Revista de Plantas de Botanical-online

Tratamiento del mieloma

Cómo se trata el mieloma

Tratamiento del mieloma múltiple

En el mieloma, como en cualquier otra patología, su tratamiento se verá individualizado en función de las características propias de cada persona y de la enfermedad, el estado que presente, el grado de evolución de la enfermedad, las zonas afectadas por ésta, etc. ya que este tipo de cáncer puede tener manifestaciones muy diversas.

SIEMPRE SE DEBE TRATAR POR UN MÉDICO.

Tipos de tratamientos para el mieloma

Este tipo de cáncer, como la mayoría de los cánceres, suele tratarse con radioterapia y/o quimioterapia y fármacos diversos, como por ejemplo algunos fármacos esteroideos. Pero se diferencia de ellos, en que dicho tratamiento, solo se inicia cuando el paciente presenta síntomas y no se iniciará mientras resulte asintomático.

Como afecta a nuestro sistema inmunitario y a la formación de nuestras defensas (glóbulos blancos), también se puede tratar con el trasplante de médula ósea (autólogo o alogénico) o con unos fármacos, denominados factores de crecimiento.

El trasplante de medula ósea puede ser un auto trasplante con la medula del mismo paciente y se denomina autólogo, o puede ser de otro donante, familiar o persona compatible, y designarse como trasplante alogénico.

Ambos sistemas tienen pros y contras. Mientras el primero, no genera rechazo y resulta fácilmente asequible, las células acaban resultando nuevamente afectadas por la enfermedad, mientras que el segundo no esta afectado por la enfermedad, dando lugar a la posibilidad de "repoblar" con células sanas, pero puede crear rechazo.

Fármacos para el mieloma

Los antibióticos, aunque disminuyen nuestras defensas, se suelen administrar con la finalidad de prevenir una posible infección por disminución grave y previa de las defensas de nuestro cuerpo. También se utilizan para mantener las defensas a un nivel bajo y evitar posibles rechazos en los trasplantes alogénicos.

También se pueden utilizar unos inhibidores, llamados bifosfonatos, que evitan la destrucción de los huesos (osteoporosis y osteopenia), que provoca una hipercalcemia, generando una capa protectora y disminuyen el dolor que ésta supone.

Transfusiones para el mieloma

Se suele administrar una hormona llamada eritropoyetina (EPO), en caso de que los pacientes sufran un estado de anemia, reduciendo así la cantidad de transfusiones sanguíneas y mejorando su calidad de vida. También disminuirá el cansancio y fatiga que dicha anemia comporta. Dichas transfusiones de sangre, también normalizan el nivel de plaquetas, evitando un aumento del riesgo de hemorragias por falta de acción coagulante.

Otras técnicas para el tratamiento del mieloma

También se pueden utilizar otras técnicas de relajación, como la hipnosis, algunas plantas medicinales* con dicho efecto o la aromaterapia o la acupuntura, para disminuir el dolor y mejorar la calidad de vida del paciente.

*La cúrcuma, por ejemplo, tiene un efecto contra las células cancerígenas, tanto en la leucemia como en el mieloma, que ha sido demostrado científicamente.

Pautas que ayudan en el tratamiento del mieloma

Además, podemos llevar a cabo una serie de pautas muy sencillas que también pueden servirnos de ayuda, como por ejemplo, no realizar tareas que supongan un gran esfuerzo, descansar después de éstas y dormir las horas pertinentes, realizar ejercicio físico suave (como la natación) de forma regular y alimentarse con una dieta equilibrada y variada, adecuada a nuestras necesidades.

Hay una serie de factores que no podemos evitar y que dañan los riñones, como un mieloma causado por alteración de las cadenas ligeras, simples o de Bence Jones, pero si que podemos interferir o minimizar otros factores, como por ejemplo, proporcionar y controlar una correcta hidratación del paciente (mínimo 2 litros al día, repartidos en varias tomas), evitando una posible deshidratación y también con la finalidad de no sobre cargar los riñones.

Podemos sobrecargarlos fácilmente, debido a la toma de fármacos con efecto analgésico (tratamiento base para el mieloma), en especial, los fármacos antinflamatorios no esteroideos (AINES) como el ibuprofeno, el diclofenaco sódico (voltarén) o la aspirina, entre otros, (si puede tomar paracetamol), al tratamiento de quimioterapia (que se elimina por estos órganos) o por el tratamiento con bifosfonatos. Dicha sobrecarga de forma muy prolongada, puede comportar daños renales irreversibles, que comporten la obligación de realizar diálisis.

¿Qué efectividad tienen los tratamientos contra el mieloma?

Aunque ninguno de dichos tratamientos consigue curar la enfermedad, si podemos minimizar su progreso, aumentar la calidad de vida y alargar en índice de supervivencia del paciente. Si bien, también producirá efectos secundarios negativos, que debemos tener en cuenta.

Aun y así, tras un tratamiento con quimioterapia, el índice medio de supervivencia no suele ser superior a los 36 meses. Puede aparecer una recaída del mieloma, con o sin resistencia al tratamiento utilizado inicialmente.

En caso de cursar una recaída con resistencia, el medico especialista deberá evaluar otro tipo de tratamiento que pueda resultar efectivo, según las características propias de cada paciente. Si por ejemplo, en el primer tratamiento se administro efectivamente quimioterapia y nuevamente no resulta efectiva, puede cambiarse dicho tratamiento, por ejemplo, por un trasplante de médula ósea.

Tratamientos especificos según la sintomatología que se presente:

- Tratamiento de las afectaciones óseas, del dolor y la movilidad por mieloma

- Tratamiento alternativo de la ansiedad, vómitos y nauseas por mieloma

- Tratamiento del cansancio y la inapetencia por mieloma

- Tratamiento de las afectaciones bucales e infecciones por mieloma

- Suplementación y contraindicaciones en mieloma

punto rojoMás información sobre el mieloma múltiple.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil