Revista de Plantas de Botanical-online

Alimentos ricos en hierro

Moringa contra el cáncer

(Moringa oleifera Lam.)

PROPIEDADES ANTICANCERÍGENAS DE LA MORINGA

La moringa como una alternativa a la quimioterapia

El uso de la quimioterapia en el tratamiento del cáncer conlleva una serie de efectos secundarios bien conocidos: vómitos, mucositis, pérdida del cabello, anemia, toxicidad renal, infertilidad, irritación de la piel,etc.

Se han llevado a cabo y se están llevando a cabo muchas investigaciones con plantas y alimentos capaces de disminuir o evitar la aparición de los efectos secundarios de la quimioterapia.

hojas moringa
Hojas de la moringa

Plantas medicinales para el cáncer

La mayoría de las plantas contra el cáncer que se investigan son plantas con propiedades medicinales probadas por estudios modernos o utilizadas tradicionalmente como curativas. Por ejemplo, se ha utilizado la cúrcuma y el cardo mariano para paliar la toxicidad de estos tratamientos sobre el hígado y los riñones, o el jengibre contra la sequedad bucal en radioterapia y para los vómitos durante la quimio. Otras plantas, como la celidonia, se utilizan para preparar fármacos contra ciertos tipos de cáncer.

Entre todas las plantas utilizadas en terapias complementarias contra el cáncer, una de las que parece llamar más la atención es la moringa, cuyos usos medicinales referenciados por la medicina tradicional son muy amplios.

En la actualidad, los investigadores ponen el ojo en esta planta y en redescubrir sus potenciales beneficios para el cáncer.

Propiedades de la moringa para el tratamiento del cáncer

La moringa tiene una serie de componentes antioxidantes e inmuno-estimulantes que podrían tener un papel efectivo en la prevención, desarrollo y tratamiento de esta enfermedad. Entre los componentes que tiene la moringa con actividad anticancerígena, podríamos mencionar los siguientes:

Polifenoles de la moringa

La moringa es rica en polifenoles. Los polifenoles son un tipo de fitoquímicos, se consideran como uno de los principales principios anticancerígenos de esta planta medicinal. Según estudios realizados en animales, los polifenoles protegen la célula de los daños producidos por los rayos X, inhiben las mutaciones celulares y previenen el desarrollo de células cancerosas.

Son compuestos de las plantas muy abundantes en las frutas y los zumos exprimidos o las tisanas procedentes de numerosas plantas. Por ejemplo, son bien conocidos los polifenoles del vino tinto, de las pasas, o de la uva negra, del , del café o del cacao puro. También poseen polifenoles las verduras, los frutos secos, los cereales, y las legumbres.

Los principales polifenoles que posee la Moringa oleifera son los flavonoides y los ácidos fenólicos. Los principales flavonoides de las hojas de esta planta son la quercetina, el kaempferol y la myricetina. En menor proporción, la isorhamnetina. En cuanto a los ácidos fenólicos, la moringa contiene principalmente ácido gálico y, en menor proporcion los ácidos ferúlico, elágico, ácido cafeico, p-coumarico, gentístico y siríngico.

Vitaminas anticancerosas de la moringa

Además de polifenoles, la moringa es rica en vitaminas con propiedades anticancerosas por tratarse de vitaminas con poder antioxidante. Entre ellas la vitamina C, la vitamina A y la vitamina E.

hojas moringa
Hojas de la moringa

La moringa es muy rica en vitamina C, con un poder muy superior a las naranjas. La vitamina C, en cuanto a este capítulo nos interesa, protege al organismo contra la oxidación por parte de los radicales libres, las toxinas y los contaminantes, factores que pueden favorecer el desarrollo de tumores cancerosos. Hay que precisar que la vitamina C se descompone rápidamente por acción del calor y del oxígeno, por lo que en esta planta se encuentra principalmente en las hojas frescas. Cuando las hojas de la moringa se secan, el contenido de vitamina C disminuye enormemente.

Otra de las vitaminas antioxidantes que contiene la moringa es la vitamina A, especialmente en las hojas secas. En las plantas, la vitamina A aparece en forma de betacaroteno, antioxidante, que se transforma en vitamina A una vez ingerido. El contenido en betacaroteno de la moringa supera al de los alimentos más ricos en este componente, algunos de ellos tan conocidos como las zanahorias, los albaricoques o las calabazas (zapallo).

La moringa también contiene una elevada cantidad de vitamina E, en forma de alfa-tocoferol. Su contenido en esta vitamina es alto, es similar al de los frutos secos.

Glucosinolatos de la moringa para el tratamiento del cáncer

Los glucosinolatos son unos compuestos azufrados que otorgan el sabor picante tan característico a los alimentos de la familia de las coles. Aparecen en alimentos tan conocidos como la col , la rúcula, coliflor, repollo morado, mostaza, colza, rabanitos o los nabos.

La moringa contiene 4-0-alpha-l-rhamnopyranosyl -benzyl glucosinolato y 4-0-alpha-l-rhamnopyranosyl -benzyl isocianato.

Una de las propiedades más destacadas de los glucosinolatos es su papel para prevenir el desarrollo el cáncer.

cruciferas
Glucosinolatos para el cáncer

Taninos de la moringa para el cáncer

La moringa contiene taninos, unos componentes que, en proporciones elevadas resultan tóxicos, pero tratados adecuadamente poseen propiedades medicinales muy destacadas, entre las que se encuentran, por ejemplo, sus propiedades antibacterianas o antiinflamatorias muy adecuadas para el tratamiento de problemas de la piel o sus destacadas propiedades astringentes para el tratamiento de la diarrea.

Recientemente se están estudiando los taninos como un recurso para el tratamiento del cáncer. La moringa contiene una cantidad de taninos similar a la de las nueces, lo cual es bastante considerable, aunque dentro de los límites permitidos para no resultar perjudicial.

Saponinas de la moringa para el cáncer

La moringa contiene una cantidad bastante eleva de saponinas. Se está estudiando el posible papel que pueden tener estos componentes en la prevención del cáncer.

Estudios sobre las propiedades anticancerígenas de la moringa

Se ha comprobado en estudios con animales que el uso de extractos alcohólicos y acuosos de las hojas de la moringa inhibe el crecimiento de células cancerosas. La razón de esta actividad radica en su poder inmuno estimulante y antioxidante.

Los preparados de moringa consiguen aumentar las defensas y que el organismo sea más resistente. Por otra parte, la presencia de antioxidantes, que le proporciona su riqueza en polifenoles, vitaminas antioxidantes, glucosinolatos e isiocianatos, taninos y saponinas, conlleva una reducción del tamaño de los tumores.

Todos estos experimentos se han llevado a cabo en animales. Todos ellos resultan muy esperanzadores, pero no existen estudios por el momento en personas que justifiquen su uso para el tratamiento del cáncer, ni para la prevención de esta enfermedad. Cabe más investigación al respecto antes de poder asegurar el éxito de este posible tratamiento.

contraindicaciones de la moringa
Contraindicaciones de la moringa

punto rojo Más información sobre la moringa

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil