Alimentos ricos en hierro

Revista de Plantas de Botanical-online

Prevención de la tuberculosis

Como evitar el contagio de la tuberculosis

¿Se puede prevenir la tuberculosis?

Como cualquier enfermedad infecciosa el contagio del bacilo de koch puede evitarse.

Como prevenir el contagio de la tuberculosis

- Realizar las pruebas adecuadas para diagnosticar las personas enfermas. Y de esta manera aplicar el tratamiento adecuado para evitar que infecten a los demás. (Prueba de la tuberculina con el test de Mantoux, análisis de muestras de las secreciones del enfermo, broncoscopias, etc)


- Mantener unas normas anticontagio con las personas infectadas que todavía puedan expulsar el microorganismo causante de la infección:

Cuando una persona es diagnosticada como enfermo de tuberculosis, necesita permanecer aislado y tomar medicación durante un periodo de unos 15 días. Este periodo de aislamiento y de medicación es necesario para que el enfermo deje de emitir bacterias a través de su respiración.

Los medicamentos más habituales son los llamados antibióticos tuberculostaticos, que son un tipo de antibióticos que impiden el desarrollo de la bacteria causante de la enfermedad. (isoniazida, estreptomicina, etc)

Mientras el enfermo de tuberculosis sea capaz de emitir a través de su respiración el bacilo de koch, debe permanecer aislado en el centro médico. El personal sanitario y de limpieza que lo atiende debe utilizar mascarilla. La habitación del paciente debe ser desinfectada y aireada frecuentemente.

El enfermo necesitará todavía entre 6 y 9 meses para curarse, pero, pasado el periodo inicial de aislamiento, ya no puede contagiar a los demás porque en sus emisiones respiratorias no contienen agentes infecciosos.

- Medicar a los familiares del enfermo que ha sido recientemente diagnosticado de tuberculosis:

Dado que la persona diagnosticada no estaba tratada con medicamentos, existe la posibilidad de que haya contagiado la bacteria a los restantes miembros de su casa. En este caso se recomienda que los familiares se tomen la medicación oportuna.

- Evitar zonas de riesgo de contagio o vacunarse en caso de no poder evitarlo:

Se deberá realizar el tratamiento de forma preventiva en zonas de alto riesgo de contagio con radiaciones ultravioletas e ionizadas y medicamentos antituberculosos.

- Hervir la leche que no este tratada antes de beberla: De esta manera se puede prevenir la variante de tuberculosis bovina en zonas donde pueda existir riesgo.

- Aumentar las defensas: Debemos tener en cuenta que tanto nuestro sistema inmunitario como el sistema respiratorio, tienen una serie de mecanismos de defensa contra las agresiones de sustancias patológicas, como la bacteria de la tuberculosis. Con lo cual, si tenemos una inmunidad fuerte y bien reforzada, será mucho más difícil que suceda el contagio.

¿Es necesario vacunarse contra la tuberculosis?

La vacuna contra la tuberculosis ha sido utilizada por tratarse de un método de prevención que, aunque no garantiza la inmunidad completa, disminuye los efectos de la enfermedad. La vacuna se conoce con el nombre de BCG, siglas que significan Bacillus de Calmette y Guérin. Calmette era un microbiólogo y Guérin un veterinario. Ambos descubrieron la vacuna de la tuberculosis en el año 1906.

La vacunación consiste en introducir en el organismo de una persona sana una variante atenuada del bacilo Mycobacterium bovis, de manera que el organismo receptor genere anticuerpos que lo hagan más resistente en el momento en que se enfrente al bacilo sano.

Durante muchos años, esta vacuna se ha aplicado en muchos países sistemáticamente en toda la población. En la actualidad se aconseja no utilizarla para todas las personas, tanto porque su uso no garantiza al 100 % que una persona pueda infectarse como por las contraindicaciones que conlleva el uso de esta vacuna.

En la actualidad se aconseja aplicarla solamente en personal sanitario que tenga riesgo de entrar en contactos habituales con enfermos, siempre que no estén infectados o que no reaccionen negativamente a esta vacuna.

En países donde la tuberculosis en muy habitual, se recomienda el uso de esta vacuna. Se suele aplicar a los niños recien nacidos o antes de los 14 años. En las personas mayores de 14 años solo cuando exista un riesgo de contagio evidente.

Esta vacuna esta contraíndicada en niños con peso inferior a los 2 kilos, enfermos de sida, leucemia, linfoma, personas desnutridas y personas que reciben medicamentos inmuno depresores.

punto rojo Más información sobre la tuberculosis.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil