Alimentos ricos en hierro

Revista de Plantas de Botanical-online

NUTRIENTES CONTRA LA TUBERCULOSIS

Curar la tuberculosis

¿Qué alimentos debemos comer?

Un buen estado de salud y nutrición, mejora las expectativas de cualquier enfermo versus su recuperación y superación de la enfermedad.

Necesidad de comer proteínas

En enfermedades que afectan al sistema respiratorio, es de suma importancia no realizar una alimentación que comporte una deficiencia en proteínas, para mantener en buen estado a los pulmones y demás tejidos, sin contribuir más a su deterioro.

Podemos enriquecer las comidas mediante alimentos ricos en proteínas como por ejemplo, añadiendo claras de huevo hervidas a los diferentes platos. Una posible elaboración muy apta para facilitar dicha ingesta, es añadirle a una crema de verduras, las claras de huevo trituradas.

Tanto la levadura de cerveza como el polen (por orden de contenido proteico), son dos alimentos que pueden usarse como complementos para enriquecer nuestra alimentación. Además y a diferencia de las claras de huevo, estos alimentos también nos aportan otros nutrientes, que resultaran beneficiosos en caso de cursar riesgo de desnutrición por causa de la inapetencia del paciente.

Los germinados como por ejemplo el germinado de alfalfa, tienen 5 veces más contenido en proteína que la misma planta sin germinar. Podemos añadirlos a los platos habituales para enriquecerlos en proteína fácilmente.

A nivel de otros complementos que podemos introducir para suplir el déficit en proteínas (del mismo modo que las claras de huevo), también podemos utilizar los preparados en polvo de proteínas de soja o de suero lácteo.

Si el déficit nutricional que presenta el paciente, no se limita solamente al aporte de proteínas, sino que también implica una posible deficiencia a nivel energético, podemos suplementarlo con germen de trigo. Éste alimento, es muy rico en nutrientes y puede ser de ayuda para asegurar una correcta nutrición, paliando dichas carencias y complementando nuestra alimentación.

Necesidad de disminuir los carbohidratos refinados

Para facilitar la respiración, puesto que ésta se ve dificultada a causa de la enfermedad de la tuberculosis, podemos realizar una alimentación controlando la ingesta de alimentos ricos en carbohidratos, sobretodo aquellos que sean refinados, ya que interfieren en el intercambio de gases de la respiración.

Nuestro cuerpo tiene preferencia por utilizar los hidratos de carbono como fuente energética. Cuando ingerimos muchos hidratos de carbono, nuestro organismo genera más CO2 que si ingerimos alimentos ricos en grasas saludables, dificultando el intercambio de gases entre el oxigeno y el dióxido de carbono.

Al incrementar los niveles de CO2 de los pulmones, estos tienen que “trabajar” más para efectuar correctamente la respiración y poder transportar el oxigeno a todos los órganos y tejidos de nuestro cuerpo.

Si reducimos el contenido ingerido de carbohidratos, tenderemos a utilizar las grasas como fuente de energía y generaremos menos cantidad de CO2, facilitando nuestra respiración que suele estar reducida.

Por lo tanto, teniendo en cuenta que la capacidad respiratoria de estos enfermos se ve disminuida (les cuesta eliminar el CO2), una alimentación que tenga un contenido bajo en éste macronutriente, puede facilitar dicho intercambio y no complicarlo aun más, ya que una acumulación de este gas es sumamente tóxico para nuestro organismo.

Necesidad de comer grasas saludables

Debemos controlar la calidad de las grasas de nuestra alimentación, priorizando aquellas que pueden ejercer un efecto antiinflamatorio en nuestro organismo, ya que una infección como la tuberculosis produce la inflamación de los pulmones y debemos intentar minimizar dichos efectos, lo máximo posible, para disminuir la sintomatología del paciente y mejorar su calidad de vida.

Ejemplos de alimentos que contengan grasas de buena calidad son, los frutos secos, algunos aceites vegetales como el aceite de oliva virgen extra y aceites de pescado ricos en ácidos grasos omega 3, como el ácido linoleico, el EPA y el DHA.

Deberemos evitar alimentos ricos en grasas saturadas y trans
, por su efecto inflamatorio de los tejidos y mucosas, que resultan contraproducentes y pueden empeorar el estado de salud de los pacientes enfermos.

Más información sobre el la tuberculosis.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil