Farfara (Tussilago farfara)

CARACTERÍSTICAS DE LA UÑA DE CABALLO, TUSÍLAGO O FÁRFARA

Planta uña de caballo

Foto de planta en primavera, donde se aprecian
los brotes florales de la planta.

Nombre vulgar: tusílago, fárfara, uña de caballo, pie de caballo, pie de mula, pie de asno, hijo antes que el padre, sombrerero, hierba británica del tabaco, bretónica.

- Inglés: Coltsfoot, Coughwort, Horsehoof, Son-before-the-father, British tobacco.
- Catalán: tussílag, fàrfara, pota de cavall, fills abans del pare, barretera, fulles de vellut, peu d'ase, peu de mula, pota de bou, pota de burro, ungla d'ase, ungla de cavall
- Francés: tussilage, pas-d'âne, fils avant le père
- Euskara: zaldioin (pie de caballo), eztulbedarr, ersukai, maldarrosa, mardarrosa
- Gallego: farfuxio
- Portugués: tussilago, farfugio, pata de mula, unha-de-asno
- Italiano: tossilaggine comune
- Alemán: Hauflattich
- Medicina Tradicional China: Kuan dong hua

Nombre científico: Tussilago farfara L.

Etimología: Tussilago deriva de la palabra latina tussis, que significa tos; y de agere, "cazar", en alusión a las virtudes medicinales de la planta contra la tos. El término farfara se cree que podría derivar de farfer, "harinoso", en referencia al tomento blanco que presentan las hojas jóvenes.

Familia: Compuestas

Origen: planta originaria de Eurasia.

Hábitat: se encuentra silvestre en terrenos arcillosos o calcáreos (planta indicadora de alcalinidad), y siempre en terrenos húmedos o moderadamente secos: bordes de caminos, cunetas de carreteras donde se acumula arcilla, ríos, cañizales, fuentes, etc. Desde el nivel del mar a los 2.000m. No se encuentra en lugares muy secos.

Distribución: por toda Europa, crece en los lugares húmedos y fríos. No se encuentra en las islas Azores, Baleares, Creta y la parte más meridional de la Península Ibérica. Oeste y norte de Asia, montañas del Norte de África. Naturalizada en América del Norte. Introducida en América del Sur, principalmente como planta medicinal.

Características de la Fárfara

El tusílago, uña de caballo, pata de caballo o fárfara (Tussilago farfara) es una planta herbácea, de poco más de un palmo de altura, popularmente conocida por ser una de las medicinas herbales expectorantes más utilizadas.

Ilustracion botanica de farfara
En la imagen: Ilustración botánica de tusílago. Señaladas: (1) Rizoma o tallo subterráneo de la planta; (2) Cabeza floral; (3) Vilano; (4) Hoja.

La principal característica de esta planta le ha bautizado desde la antigüedad. En efecto, el tusílago o fárfara ya aparece citado en textos antiguos como filius ante patrem, o "hijos antes que el padre", porque primero nacen las flores de la planta, directamente de la cepa, y cuando éstas ya se están marchitando, empiezan a brotar las primeras hojas.

Por tanto, se trata de una planta vivaz, con un tallo subterráneo, llamado rizoma, del que brotan las flores a principios de primavera, y posteriormente las hojas, a principios de verano, erguidas sobre un largo pecíolo.

A principios de primavera, la planta desarrolla sus primeros vástagos o escapos, sin hojas, y provistos de escamas de color rojizo.

La flor del tusílago es de las primeras flores de primavera. Las flores nacen en el extremo del escapo o tallo floral, y son atractivas y vistosas, de color amarillo vivo.

La flor del tusílago es una cabezuela con flores radiadas, un tipo de inflorescencia típica de las plantas Compuestas, y que puede recordar a la flor de la margarita.

Consiste en una cabezuela con flores radiadas, que se compone de flores tubulosas en el centro del botón floral, y en la periferia, flores liguladas (femeninas) con finas lígulas que parecen pétalos, de color amarillo.

Las cabezuelas florales se cierran por la tarde y cuando llueve.

Las hojas basales aparecen después de la floración. Éstas son de gran tamaño, con pecíolos largos y simples: limbo ancho, cordado y dentado en los márgenes. La hoja entera presenta 5-8 sinuosidades angulosas.

Hojas de tusilago rebozadas
En la imagen. hojas de tusílago rebozadas. Ver receta.

La forma y el tamaño de sus hojas recuerda a las uñas de caballo o a la huella de éstos, por lo que ha adoptado su nombre vulgar "uña o pie de caballo" en diversas lenguas.

Las hojas nuevas presentan tomento blanco en ambas caras de la hoja.

Por lo descrito, el tusílago puede parecer una planta de floración temprana, aunque es al contrario. Su ciclo vegetativo sucede en primavera, y cuando las hojas brotan, el frío invierno impide el desarrollo de las flores.

Florece cuando el clima es favorable, a principios de primavera, siendo una de las primeras flores del año.

Las flores nacen de las axilas de las hojas perecederas del año anterior, aunque no se puede apreciar a simple vista ya que su tallo es subterráneo.

Las flores forman un vilano, que puede recordar al diente de león, que permite la dispersión de sus semillas.

El fruto es un aquenio provisto de penacho.

Foto de hojas uña de caballo
Fotografía de la planta a finales de verano, cuando ya ha
desarrollado sus hojas. Se puede apreciar el tegumento blanco
en las hojas jóvenes de la planta.

Partes utilizadas

- Hojas y flores.

- Las flores se recogen cuando están a punto de abrirse, y se abrirán durante su secado. Es en este momento cuando poseen mayor cantidad de alcaloides. Se colocan en un tablero a la sombra, en un lugar ventilado, para su desecación. Una vez secas, conservar en un frasco de cristal hermético y resguardado de la luz. Las cabezuelas bien desecadas deben conservar su color amarillo brillante.

Flores de tusilago
Fotografía de flores de tusílago.
*Más información: ver más Fotos de Fárfara en el listado superior.

- Las hojas se cosechan a principios de verano, cuando son jóvenes, cortándolas por su pecíolo con tijeras. Las hojas no se deben arrancar ni dañar su rabillo, ya que de él nacerá la flor la temporada siguiente.

- Antiguamente se utilizaban las raíces viejas como yesca, para encender el fuego, debido a una especie de algodón que se forma en las raíces viejas. Estas raíces no se utilizan con fines medicinales.

Usos de la Fárfara

- Fitoterapia: se utilizan tanto las hojas como las flores con fines medicinales. Las flores son apreciadas como remedio béquico y antitusivo, mientras que las hojas se emplean vía interna con fines similares; y vía externa como vulnerario. Es importante consultar la dosis de empleo y el tiempo de tratamiento, ya que esta planta puede ser tóxica para el hígado. *Más información sobre las Propiedades medicinales de la Fárfara en el listado superior.

- Planta comestible: la planta se ha utilizado en algunas zonas como planta silvestre comestible en la alimentación.

El escapo o tallo floral de las flores jóvenes se consume salteado con aceite de oliva y sal o salsa de soja a modo de espárragos.

Las hojas jóvenes se consumen en ensaladas, aunque también pueden ser cocinadas en tempura, rebozadas en harina, en buñuelos y galletas. Las hojas viejas no tienen buen sabor.

Por su riqueza en vitamina C, antiguamente se tomaban las hojas en ensaladas como antiescorbútico. Sin embargo, se recomienda no tomar habitualmente esta planta como verdura ya que posee componentes (alcaloides pirrolizidínicos) que pueden ser tóxicos para el hígado. Su consumo ocasional no es tóxico, aunque se ha demostrado que la administración perpetuada de plantas que contienen este tipo de alcaloides (como lo son también la consuelda o la borraja) puede ser perjudicial para el hígado.

- Otros usos: antiguamente, las hojas secas se fumaban como sustituto del tabaco, lo que le otorga el nombre vulgar en inglés British tobacco (tabaco inglés).

Componentes activos de la Fárfara

- Toda la planta, especialmente la flor, contiene alcaloides pirrolizidínicos, un tipo de principios tóxicos. El alcaloide más abundante es la senkirkina (0,015%), y contiene otros minoritarios son la seneciorina y la tusilagina. La tusilagina ha demostrado efecto estimulante sobre el sistema respiratorio y cardiovascular.

Este tipo de alcaloides son tóxicos para el hígado cuando se ingieren en altas dosis, o cuando se toman en pequeñas dosis pero durante largo tiempo (más de 2 semanas seguidas).

En el caso de la uña de caballo, el contenido en estos alcaloides es bajo en las dosis establecidas, por lo que la administración puntual de la planta no presenta toxicidad. Sin embargo, los tratamientos largos con uña de caballo son tóxicos para el hígado. Experimentos en animales han demostrado que este tipo de alcaloides en altas dosis pueden provocar hepatitis, cirrosis y cáncer de hígado.
*Más información:
ver Toxicidad de la Fárfara en el listado superior.

El mayor contenido en alcaloides se encuentra en las flores de la planta antes de abrirse, momento en el que se recolectan. Estos alcaloides disminuyen durante el secado y la conservación de la planta.

ALCALOIDES TÓXICOS EN LA UÑA DE CABALLO

En las infusiones con la planta fresca, se aprecian ciertas cantidades de alcaloides pirrolizidínicos, componentes tóxicos para el hígado. Sin embargo, su toxicidad se debe al uso continuado, y no a la administración puntual de esta planta como remedio.

Las hojas contienen menor cantidad de alcaloides que las flores, por lo que su empleo en la alimentación de manera puntual no supone un problema de salud. La raíz es muy rica en alcaloides, y resulta tóxica para la salud.

- Las flores son la parte medicinal más apreciada de la planta. Contienen triterpenos y flavonoides con efecto antiespasmódico, que contribuye a calmar la tos; y broncodilatador.

- Los triterpenos del tusílago son el arnidenediol, faradiol, tusilagona (planta) y el arindiol (flor). Algunos de estos componentes también se encuentran en el árnica (Arnica montana).

- Entre sus flavonoides, destacan la hiperina e hiperósido, dos componentes activos presentes en la mayoría de plantas antibronquíticas, como la acedera (Rumex acetosa) y la Hierba de San Juan (Hyperycum perforatum). La uña de caballo es la planta más rica en hiperósido, lo que la convierte en el antitusivo por excelencia. La planta contiene otros flavonoides, como la rutina, quercetina, isoquercetina, criptoxantina, taraxantina, violaxantina y luteína.

- Los capítulos florales y las hojas de la planta son muy ricas en mucílagos (7-8%). El mucílago suaviza las vías respiratorias, siendo un coadyuvante en el tratamiento de la tos. Aplicado vía externa, las hojas son un remedio vulnerario, para tratar llagas, furúnculos y quemaduras de la piel, debido a sus propiedades emolientes.

El mucílago es una sustancia vegetal de reserva, un polisacárido, que se descompone en arabinosa, glucosa, fructosa, ácido urónico, inulina y xilosa, componentes que también se encuentran en la planta.

- Las hojas, y en menor proporción, las flores, contienen taninos (20%).

- Ácidos: ácido cafeico, cafeoiltartárico, ferúlico, gálico, p-hidroxibenzoico, tánico, málico, tartárico.

- Fitoesteroles: sitosterol, estigmasterol, taraxasterol.

Clasificación botánica de la uña de caballo

Clasificación botánica
* Más información: Clasificación de las plantas
Reino Plantae - Plantas
Subreino Tracheobionta
Plantas vasculares
Superdivisión Spermatophyta
Plantas con semillas
División Magnoliophyta
Plantas con flores
Clase Magnoliopsida
Dicotiledóneas
Subclase Asteridae
Orden Asterales
Familia Asteraceae o Compuestas
Subfamilia Asteroideae
Tribu Senecioniae
Subtribu Tussilagininae
Género Tussilago
Especie T. farfara

puntorojo Más información sobre el Tusílago, fárfara o uña de caballo.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.