Revista de Plantas de Botanical-online

Alimentos ricos en hierro

PROS Y CONTRAS DEL VEGETARIANISMO

El vegetarianismo es sinónimo de saludable

paisaje de río

El vegetarianismo es muy saludable cuando se realiza de una manera equilibrada, teniendo en cuenta que la persona debe ingerir todos los nutrientes necesarios

A la palabra vegetarianismo se le suele atribuir un significado de saludable.

Esta afirmación es cierta, siempre y cuando la alimentación que lleve a cabo la persona vegetariana, sea variada, equilibrada, bien combinada y que aporte todos los nutrientes necesarios.

¿Puede no ser saludable?

Debemos tener en cuenta que que es posible realizar una alimentación vegetariana que no sea saludable. Simplemente, no teniendo en cuenta las características anteriormente mencionadas.

Es decir, por ejemplo, si una persona es vegetariana porque no come carne ni pescado, pero su alimentación se basa en pasteles, galletitas, repostería, bombones, chucherías, refrescos,… y similares (todos ellos elaborados con productos vegetales), no deja de ser una alimentación sin alimentos de origen animal, pero no resultará saludable.

Consumo responsable de huevos y lácteos

Hay que tener presente que además, en el caso de que consuman huevos, lácteos y derivados, se debe tener en cuenta que aunque son alimentos muy nutritivos y buenos para complementar nuestra dieta, estos alimentos contienen colesterol porque su origen es procedente de un animal, con lo que, si se consumen de forma abusiva, puede aumentar su concentración en la sangre.

Pero tomando huevos con moderación, es decir, de 3-4 a la semana, no implica un aumento del colesterol sanguíneo. Además, la clara del huevo es proteína pura y no contiene nada de grasa ni de colesterol.

En el caso de los lácteos y sus derivados, si éstos son desnatados, tampoco aportamos ni el colesterol ni las grasas saturadas, pero sí todos sus demás nutrientes beneficiosos.

La margarina

Otro ejemplo es la margarina. Si la margarina es 100% vegetal (no lo son todas), no significa que su contenido sea totalmente saludable. La margarina es la versión vegetal sustitutiva de la mantequilla.

La materia grasa con la que está elaborada, habitualmente suele ser a partir de aceites vegetales. Existen varios tipos de aceites vegetales con distintas propiedades, no todos son igual de saludables.

A veces están hechas con aceite de coco (casi el 90% es saturado), o aceite de palma (el 50% es saturado). Otras son mas saludables porque están hechas con aceite de oliva (casi el 80% es monoinsaturado). Debemos tener en cuenta que todo son aceites pero tienen propiedades muy diferentes.

Estos aceites vegetales, por norma general, son líquidos a temperatura ambiente, lo cual implica que deben ser transformados físicamente para poder adoptar la textura solida de las margarinas, pudiendo sustituir así funcionalmente a las mantequillas.

La transformación a la que se somete dicha materia grasa, cambia su estructura química y convierte las grasas monoinsaturadas y las grasas poliinsaturadas, en grasas trans que actúan como las saturadas, con lo cual tampoco resultan muy sanas.

Una dieta basada en alimentos vegetales es adecuada

Una dieta vegetariana, no tiene por qué ser desequilibrada y generar carencias nutricionales. Siempre y cuando, esté bien combinada y sea lo suficientemente variada como para aportar todos los nutrientes necesarios, en las cantidades que se requieren.

Cubrir todas las necesidades

Si bien es cierto que cuanto más restrictiva sea la alimentación vegetariana que se lleve a cabo, más difícil es cubrir las necesidades personales, puesto que existen menos alimentos con que cubrirlas.

Un ejemplo, son los veganos y los vegetarianos estrictos, que al no consumir absolutamente nada relacionado con los animales, no aportan vitamina B12, ya que solo se encuentra en ellos. Por tanto, deberán aportarla mediante alimentos enriquecidos con vitamina B12 o directamente en forma de suplementos.

El problema surge cuando la única manera de aportar dicho nutriente esencial es a través de un suplemento, el origen del cual es posible que no sea vegetal, porque no existe en la naturaleza como tal, y se consigue, o bien extrayéndolo de un alimento de origen animal o bien sintetizándolo químicamente.

Una alimentación organizada

Indiferentemente del tipo de dieta o alimentación que se desee realizar, el problema de que una dieta o una alimentación no sea adecuada, reside en la mala organización de ésta y no en si es vegetariana o no.

Es decir, si no existe un equilibrio entre los alimentos, si no se aportan todos los nutrientes necesarios, si no se cubren todas las necesidades que la persona requiere y evidentemente se limitan los alimentos de consumo ocasional, no será una dieta o alimentación sana y saludable.

No por excluir los alimentos de origen animal simplemente, se convierte en una dieta saludable, puesto que, si todos los alimentos que se consumen de origen vegetal son de consumo ocasional o de baja calidad nutricional, como por ejemplo refrescos, pastelitos, dulces, galletitas,..., no ofrecerán para nada una dieta sana y saludable.

Más información sobre el vegetarianismo:

- Dificultades de una dieta vegetariana para ser equilibrada y cubrir todas nuestras necesidades.

- La salud y el vegetarianismo.

- Tóxicos de las carnes.

- Estudios que demuestran los beneficios de la dieta vegetariana. Desventajas de la dieta vegetariana.

Más información sobre el vegetarianismo.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil