Anatomía de los anfibios

Anatomía del aparato digestivo de los anfibios

La lengua de las ranas y sapos

En las ranas y sapos y otros anfibios, la lengua no tiene una función muy importante del gusto sino que sirve más para la caza. Es decir, las ranas utilizan la lengua para capturar sus presas.

La lengua de los anfibios es retráctil y pegajosa, pues se prolonga hacia el exterior y secreta una sustancia para conseguir que los insectos y otras presas se queden adheridas a ella. Sin embargo, en el sapillo pintojo (Discoglossus galganoi), la lengua se encuentra soldada a la base de la boca, con lo que no puede proyectarse hacia fuera.

Imagen de anatomía interna de un anuro

La lengua de las ranas y sapos presenta formas variables según la familia a la que pertenecen. Así por ejemplo, los anfibios discoglósidos, como el sapo partero (Alytes obstetricans) o el sapo vientre de fuego (Bombina orientalis), tienen la lengua en forma de disco. Los bufónidos, como el sapo común (Bufo bufo) o el sapo corredor (Bufo calamita), tienen la lengua con aspecto de gusano (vermiforme). Según la forma de la lengua, sus funciones también varían.

La lengua, en el conjunto de animales vertebrados, es una adaptación a la vida en tierra firme, donde hay que humidificar y si hace falta masticar el alimento antes de tragarlo para evitar lesiones en las vías digestivas.


Los dientes de las ranas y los sapos

Las ranas, sapos y los demás anfibios tienen pequeños dientes en la mandíbula superior y en el paladar. Sin embargo, los dientes de estos vertebrados no sirven para triturar la comida sino que tan solo cumplen la función de sujetar a las presas. La presa se traga entera, sin masticar.

Como en los cocodrilos, los dientes de los anfibios se renuevan continuamente. Se dice que las ranas y sapos son animales poliofidontos porque renuevan los dientes varias veces y homodontos, porque todos sus dientes cumplen las mismas funciones.

Los renacuajos también tientes dientes pero no son dientes verdaderos sino que se trata de dentículos córneos epidérmicos, es decir, de estructuras derivadas de la piel.

Intestino de las ranas y sapos

Los sapos y ranas son los únicos anfibios en los que se diferencia bien el intestino delgado del intestino grueso.

* Ver más sobre: Adaptaciones de los anfibios relacionadas con su anatomía / Alimentación de las ranas y sapos / Sapos y ranas / Anatomía de los vertebrados

Más información sobre los animales en el listado superior.

Otros artículos de interés

Hazte fan en Facebook
Hazte fan en Facebook

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.