Animales fotosintéticos

Simbiosis de animales con algas

Los animales pueden hacer la fotosíntesis?

fotosintesis

Reacción de la fotosíntesis

La primera definición de un animal es la de un ser eucariota, pluricelular y heterótrofo, en oposición a las plantas, que son autótrofas.

Por lo tanto, a priori, la capacidad de hacer la fotosíntesis está reservada para las plantas y otros vegetales. Sin embargo, algunos animales pueden hacer fotosíntesis.

* Ver más sobre: Fotosíntesis de las plantas / Diferencias entre los animales y las plantas

¿Por qué algunos animales son capaces de hacer la fotosíntesis?

Ciertos moluscos del grupo de los opistobranquios o, en otras palabras, un determinado tipo de babosas de mar, guardan simbiosis con organismos capaces de realizar la fotosíntesis.

Estas babosas de mar albergan en su interior cloroplastos de determinadas algas marinas. Esta simbiosis particular entre las babosas de mar y las algas marinas se denomina cleptoplastia.

¿Qué es la cleptoplastia?

La cleptoplastia es una simbiosis, de tipo endosimbiosis, en la que un organismo no fotosintético, como las babosas de mar, los protozoos ciliados o los foraminíferos, fagocita o ingiere, secuestra y utiliza los cloroplastos de un organismo fotosintético, como las algas dinoflageladas, diatomeas o Vaucheria litorea. Para ello, en el caso del reino animal, estas babosas de mar, tienen células especializadas que se encuentran tapizando sus divertículos digestivos.

El alga es ingerida por el molusco herbívoro y digerida solo parcialmente, de modo que el cloroplasto permanece intacto. Estos orgánulos fotosintéticos son mantenidos en el interior del cuerpo del huésped, que forma parte del componente animal de esta simbiosis.

Los cloroplastos en el cuerpo de las babosas de mar siguen haciendo la fotosíntesis, lo que es aprovechado por estos animales, que se benefician de dicha relación de simbiosis.

¿El animal se vuelve fotosintético para siempre?

La duración de los cloroplastos dentro de la babosa de mar es variable y depende de la especie de molusco. La babosa de mar llamada Elysia chlorotica es una de las que mantiene una endosimbiosis más larga en el tiempo.

Ello es debido a que esta especie de invertebrado es la que se ha descubierto que mantiene una asociación temporal con los cloroplastos que alberga en su interior más duradera, de hasta unos 10 meses. Ésta es la longevidad media de estos orgánulos para el alga Vaucheria litorea de la que proceden.

Otra característica de este tipo de simbiosis es que los plastidios adquiridos no se dividen en el cuerpo de su huésped.

Además, los cloroplastos no pasan de la madre a las crías tras la reproducción, por lo que las babosas de mar tienen que ingerir las algas para adquirir esta propiedad tan beneficiosa para ellas.

¿Qué ventajas le ofrece a la babosa de mar estar en simbiosis con el alga?

Estas babosas de mar, como Elysia viridis chlorotica, Elysia viridis o Aplysia californica, obtienen de los cloroplastos adquiridos de las algas que ingieren los productos orgánicos que sintetizan dichos orgánulos con la fotosíntesis.

Gracias a dicha capacidad, el molusco consigue obtener alimento a partir tan solo de la energía solar, cuando escasean las algas de las que se alimenta.

Otros ejemplos de simbiosis con algas

Arrecife coralino

Foto de arrecife coralino con esponjas de mar

En otros grupos de animales también hay simbiosis con un organismo autótrofo. Este tipo de simbiosis que se da entre animales como el coral, las esponjas o, por ejemplo, las almejas gigantes y un determinado tipo de algas son denominadas genéricamente fotosimbiosis.

Las algas que viven asociadas con animales reciben el nombre de zooxantelas, cuando son del grupo de los dinoflagelados, y de zooclorelas, cuando se trata de algas verdes o clorófitos.

A diferencia del otro tipo de simbiosis con algas, llamada cleptoplastia, el componente vegetal que forma parte de la simbiosis permanece intacto y actúa como un elemento autotónomo que realiza la fotosíntesis.

A través de esta simbiosis con algas intactas, los animales reciben como beneficio las sustancias orgánicas que producen estos vegetales a través de la fotosíntesis.

Como otro ejemplo más de organismos que practican fotosimbiosis están las babosas de mar, como el aeólido Piseinotecus gabinierei, que mantienen una relación de simbiosis con zooxantelas.

Más información sobre los animales en el listado superior.

Otros artículos de interés

Hazte fan en Facebook
Hazte fan en Facebook

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.