Ciempiés que comen murciélagos

Ciempiés que cazan murciélagos

Enemigos de los murciélagos

Los murciélagos son los únicos mamíferos realmente voladores, lo que les da ventajas, como la posibilidad de escapar de muchos depredadores. Con todo, un murciélago nunca está a salvo de los enemigos. Siendo el ser humano su enemigo principal, este mamífero con alas debe vigilar con las aves de presa, como los búhos y los halcones, con ciertos mamíferos omnívoros, como las zarigüeyas y los mapaches, con una gran variedad de serpientes, todas de dietas carnívoras.

Invertebrados depredadores de murciélagos

Ni de los animales invertebrados, los murciélagos pueden fiarse. Escorpiones, tarántulas y grandes arañas tropicales que fabrican telaraña despreciarán el festín, si el murciélago permanece despistado y estos arácnidos lo tienen a su alcance.

¿Qué otros invertebrados pueden comer un murciélago?

Otro invertebrado de dieta carnívora que también se ha visto que es capaz de devorar un murciélago es el ciempiés clasificado bajo el género Scolopendra. En España, hay escolopendras, la más peligrosa la Scolopendra cingulata, que llega a medir casi 20 cm de longitud. Afortunadamente para nuestro protagonista el murciélago, no se han registrado casos de predación sobre este mamífero por parte de dicho miriápodo.

Foto de escolopendra
(Scolopendra cingulata)


Este ciempiés es de origen mediterráneo y no alcanza la suficiente talla
como para ser un peligro para ningún murciélago

Cómo son los ciempiés depredadores de murciélagos

Los ciempiés que atacan y se comen a los murciélagos viven en las zonas tropicales de América, como son las escolopendras Scolopendra gigantea o escolopendra gigante y la Scolopendra viridicornis. De hecho, a la dieta habitual de la escolopendra gigante se incluyen los murciélagos, además de otros animales vertebrados, como ratones, aves y ranas.

En el caso de la escolopendra gigante, su enorme tamaño, de más de 30 cm de largo en algunos individuos, le confiere las capacidades para dar caza a un murciélago, aunque todos los casos reportados han sido de murciélagos jóvenes que todavía no sabían volar. El veneno de este ciempiés es tan poderoso que incluso ha llegado a causar la muerte en niños pequeños.

La escolopendra Scolopendra viridicornis, aunque no es tan grande como Scolopendra gigantea, llega a superar los 20 cm de largo, por lo que también es un enemigo en potencia de los pequeños quirópteros.

Se cree que los ciempiés están especializados en acechar a los murciélagos en su propia cueva, esperando a hacerse con algún ejemplar que se cruce en su camino. Para capturar la presa, este artrópodo carnívoro utiliza casi todas sus extremidades y solo se sujeta con unos pocos pares de patas. Como las escolopendras son venenosas, suelen provocar la muerte de su presa al cabo de unos segundos. Una hora es lo que tarda un ciempiés gigante en devorar a un murciélago por completo.

Más información sobre otros animales salvajes en el listado superior.

Otros artículos de interés

Hazte fan en Facebook
Hazte fan en Facebook

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.