CRÍA DE TARÁNTULAS

Cuando están listas las tarántulas para reproducirse

La madurez sexual en las tarántulas se da a los 5 años en las hembras y al cabo de los 2 años de vida en los machos.
A partir de este momento, se forma sobre las patas mandibulares, unas bolsas sexuales.

Para distinguir un macho de una hembra, debemos saber que la tarántula hembra tiene un cuerpo más grueso y un abdomen más voluminoso que el macho. El macho, por su parte, es muy fácil distinguirlo una vez alcanzada la madurez sexual, porque se le desarrollan estructuras propias como espolones tibiales y bulbos palpales. Además, en algunos casos, les cambia notablemente su coloración y aspecto tras sufrir la madurez sexual.

Preparación de las tarántulas a la cría

Antes del apareamiento, nos debemos asegurar que la hembra haya mudado recientemente, si no corremos el riesgo de que una vez fecundada realice la muda dejando el esperma del macho en la antigua piel.

La hembra debe estar perfectamente habituada al terrario donde se realice el apareamiento, de lo contrario podría mostrar gran agresividad hacia el macho y ser reacia al apareamiento.

Para el apareamiento, el macho será el ejemplar que introduciremos al terrario de la hembra y no al revés.

Para impedir que el macho sea atacado, es conveniente que estemos atentos al los movimientos de la hembra con unas pinzas o cualquier otro objeto que nos sirva para detenerla en caso de agresión.

Ritual de apareamiento de las tarántula

El macho detecta las feromonas de la hembra y empieza el ritual de apareamiento. El macho para aparearse con la hembra primero hace temblar las patas y los pedipalpos. Da pequeños golpes en el suelo o paredes del terrario anunciando su llegada. Algunas tarántulas también estridulan (ruido característico que producen estos animales frotando determinadas de su cuerpo). Otros ejemplares, sin embargo, van directamente hacía la hembra y consuman el acto rápidamente.

La hembra sale en la búsqueda del macho con los quelíceros (colmillos) abiertos y levantando las patas delanteras como si de un ataque se tratara. El macho contrarresta los colmillos de su pareja con sus útiles ganchos tibiales, impidiendo así ser mordido. Seguidamente, acaricia el abdomen de la hembra para calmarla, con rápidos movimientos y con ayuda de los bulbos introducirá su semen en la espermateca de su compañera.

Reproducción de las tarántulas

Al cabo de 2 o 10 meses tras el apareamiento, la hembra tarántula pone entre 400 y 1000 huevos según la especie que encierra en un capullo de seda. El tiempo de gestación depende de la especie y de la temperatura.

Para realizar la puesta, la hembra se encierra durante un tiempo en su refugio. si no dispone de uno, fabricara una gran cúpula de telaraña, después crea una amplia y espesa alfombra de tela donde depositara los huevos. Esta estructura pueden ser reforzada con pelos urticantes para mantener alejados a los enemigos.

El nacimiento de las crías de tarántula tiene lugar al cabo de 8 semanas o 4 meses. Es conveniente retirar el recipiente con agua ya que la hembra suele mover la ooteca (estructura que alberga los huevos) por todo el terrario para exponer a todos los huevos a una misma temperatura, presión y humedad. Durante la incubación de los huevos, la hembra rara vez se aleja de ellos, se alimenta poco o nada. En caso de alimentarla deberemos procurar no dejar grillos sueltos u otros insectos carnívoros por el terrario para que no ataquen al capullo.

Tras la eclosión, las crías se mantendrán junto a la madre unos días y después empezaran a desperdigarse por todo el terrario. No obstante, hay especies en las que las crías se mantienen unidas durante bastante tiempo.

Durante la etapa juvenil, en las tarántulas, la mortalidad es muy alta.

Incubación artificial para tarántulas

Muchos expertos recomiendan la incubación artificial para casi todas las especies terrestres. La incubación artificial se puede hacer de dos formas distintas:

- Dejando el capullo dentro de una taza con el fondo recubierto de algodón y esta a su vez introducida en un terrario con sustrato húmedo y temperatura adecuada (alrededor de 25 ºC). Hasta que llegue el momento del nacimiento, deberemos ir girando la ooteca como si lo hiciera la propia madre. Deberemos vigilar con los pelos urticantes que a menudo pone la madre para ahuyentar a los depredadores. Dejaremos que la eclosión se realice de forma natural.

- Retirando la ooteca y abriéndola deshechando los huevos estériles (son más claros) y los podridos (más oscuros). Los huevos sanos se depositan encima de una gasa estéril que estará colgando encima de la turba sujetada por los extremos. Cubriremos el terrario con una tapa para impedir fugas pero que a la vez haya buena ventilación. Es la forma más utilizada y también la mas conveniente cuando el capullo este infestado de ácaros u otros parásitos.

Más información sobre la cría de otros animales en el listado superior.

Otros artículos de interés

Hazte fan en Facebook
Hazte fan en Facebook

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.