CRÍA DE SERPIENTES

Crianza de serpientes

Determinación del sexo en las serpientes

Si queremos iniciar la cría de serpientes, deberemos empezar por dos serpientes de sexo opuesto. La cola del macho es más ancha en la base que la de la hembra para albergar los hemipenes u órganos copuladores de las serpientes. Además, la cola de un macho es más larga que la de su compañera y se estrecha más suavemente. Las boas y otros boidos tienen las uñas anales más grandes y largas que las de las hembras. Por otro lado, las serpientes hembras son generalmente mayores que los machos.



Foto de pitón de la India
(Phyton molurus)

Sin embargo, la utilización de una sonda es la forma más fiable para distinguir el sexo en las serpientes. Tras lubricar la sonda e introducirla suavemente en la cloaca del animal, si es un macho la sonda, se encajará en la cavidad hemipenial mientras que, si es una hembra, lo hará más superficialmente.

En las serpientes recién nacidas normalmente puede determinarse el sexo manualmente volviendo de dentro hacia a fuera los hemipenes del macho con la ayuda del dedo pulgar. Se debe tener experiencia o estar acompañado de algún profesional para poder efectuar ambas prácticas.

Estimulación de la cría en serpientes

También es necesario saber cuál es la época de cría de la especie de serpiente para preparar con anticipación un letargo artificial, bajando la temperatura del terrario y reduciendo drásticamente la iluminación y así conseguir posteriormente la estimulación de los órganos sexuales de la pareja cuando salgan de la hibernación.

Para incitar a un reptil a que se reproduzca, se debe cumplir varios factores fundamentales dirigidos a elevar los niveles hormonales de estrógenos en las hembras (hormonas sexuales) y a disminuir el estrés. Estos factores son:

- Calor: El despertar de la hibernación, inducido por un aumento de la temperatura ambiental provoca en el animal un shock que le incita a reproducirse. - Alimento: Unas semanas antes de empezar a criar, las serpientes y los otros reptiles comen mucho más de lo normal para ganar las reservas corporales que necesitarán los animales en el periodo de cría, como durante el cortejo o en la formación de huevos.

- Fotoperiodo: Las horas de luz al día deben ser crecientes para imitar la primavera. Pasaremos de 12 horas de luz a 16 horas de luz.

- Refugios: Los refugios disminuyen el estrés del animal y aumentan su calidad de vida. Muchas serpientes escogen los refugios más estrechos donde están más apretadas.

Puesta en serpientes

Tras el apareamiento, se tiene que saber si la serpiente es ovípara u ovovivípara. Si la serpiente es ovovivípara tan solo hay que estar atento para que la gestación se desarrolle bien adecuándole a la hembra la temperatura. Si el ofidio es ovíparo tendremos que preparar la incubación de los huevos. Las serpientes preñadas precisan zonas bastante cálidas y seguras para calentarse y poner los huevos o dar a luz. Una cubeta opaca de plástico llena de turba o musgo Sphagnum puede ser un buen lugar para que nuestra serpiente ponga los huevos. Si colocamos la cubeta dentro de una caja de cartón, haremos más atrayente dicho lugar de puesta. Se debe recortar un orificio de acceso del tamaño adecuado. Para aumentar la temperatura, en el caso en que el terrario esté a baja temperatura, la cubeta puede situarse sobre un cable calefactor o una almohadilla térmica.

Incubación de los huevos de serpientes

Una vez puestos los huevos, se debe marcar su parte superior con una X utilizando un lápiz vegetal. Cuando traslademos los huevos al recipiente que irá a la incubadora, mantendremos el lado marcado hacia arriba. También deberemos evitar movimientos bruscos.

Después de la puesta de los huevos, es conveniente alimentar a la hembra ya que las serpientes hembra que recuperan rápidamente su peso corporal tras la puesta crían con más frecuencia y con más éxito que los ejemplares que tardan en recuperar el peso corporal después de la puesta de huevos.

La temperatura de incubación de los huevos de serpiente debe ser de entre 24 y 28ºC y la humedad ambiental de entre 80 y 95%. El medio de incubación más utilizado es la vermiculita. También se pueden usar otros sustratos como la arena o la sepiolita. Podemos colocar un recipiente de agua abierto en la incubadora para favorecer altos niveles de humedad ambiental en la incubadora. Se debe mantener la incubadora a oscuras. Una vez puestos los huevos en la incubadora, pueden moverse ligeramente pero no se les puede dar la vuelta. Si la cría no puede romper la bolsa amniótica, deberemos romperla nosotros mismos con cuidado.

Serpientes recién nacidas

Las serpientes recién nacidas las separaremos de los padres. Si es posible, las instalaremos en pequeños contenedores con un fondo de virutas de madera provistos de un pequeño recipiente con agua. Tendremos que evitar el canibalismo separándolas si hace falta especialmente durante la comida.

Obtención de híbridos de serpientes

En las serpientes y, en general, en los reptiles se pueden conseguir en cautividad híbridos de distintas especies, como pitón reticulada con pitón de la India. Ello se debe a que entre los reptiles no existen barreras genéticas infranqueables como en los otros vertebrados superiores.

Por ello, entre los reptiles se pueden obtener fácilmente individuos albinos, híbridos con colores potenciados, etc.

Los híbridos obtenidos se pueden reproducir si las especies que los han formado no están muy alejadas genéticamente entre sí.

* Información relacionada: Reproducción de las serpientes / Críanza de animales (zootecnia)

Más información sobre las serpientes en el listado superior.

Otros artículos de interés

Hazte fan en Facebook
Hazte fan en Facebook

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.