ANÁLISIS DE HECES DE ANIMALES SALVAJES

Estudio de heces para saber la dieta de los animales salvajes

¿Por qué es importante hacer un estudio de heces de los animales salvajes?

En primer lugar, el análisis de heces de cualquier animal vertebrado, sea carnívoro, omnívoro o herbívoro, permite determinar su dieta y, por lo tanto, con ello se consigue saber lo que come dicha especie animal cuando vive en libertad.

El análisis de heces permite determinar también la especie animal a la que pertenecen las heces recogidas; con ello se consigue hacer un seguimiento de una o varias especies animales de un determinado territorio con el estudio de sus heces.

Una aplicación mucho más concreta del análisis de heces es la de obtener un muestreo de los animales que constituyen las presas de los individuos de los que se recogen las heces. Esto es posible cuando aquella especie animal tiene una dieta que se basa en unas presas muy concretas, tal es el caso de los animales insectívoros, como el lagarto ocelado.

¿Cómo es posible estudiar a los insectos a través del estudio de la dieta de los animales?

En este caso responderemos, con el ejemplo antes citado del lagarto ocelado, porque se ha visto que tiene una dieta basada sobre todo en insectos. A través del estudio de las heces de este animal, se puede deducir qué insectos come el lagarto ocelado. Este reptil, mediante su actividad depredadora, efectúa un muestreo que puede ser aprovechado por los entomólogos (biólogos que estudian los insectos) para determinar las especies de insectos que habitan en la misma región que el lagarto ocelado.

El comportamiento alimentario del lagarto ocelado permite hacer un buen muestreo de la fauna de artrópodos del territorio donde vive por ser estos sus presas principales. A diferencia del entomólogo, que sólo puede prospectar el ambiente natural que quiere estudiar de forma ocasional con sus visitas programadas, el lagarto ocelado va muestreando a lo largo del día las poblaciones de insectos con su actividad de alimentación.

¿Qué interés tiene el análisis de heces en los animales con dietas poco variadas?

En el caso del lagarto ocelado, el análisis de heces es importante especialmente para el estudio de insectos poco frecuentes o que, por su actividad, resultan poco visibles para los seres humanos; los llamados insectos crípticos. Por lo tanto, el análisis de la dieta del lagarto ocelado puede servir para el estudio de especies de insectos poco conocidas hasta el momento.

Para el estudio de heces de animales insectívoros con fines ontomológicos es necesario el análisis de los distintos fragmentos contenidos en las excreciones de dichos animales, no solamente heces, sino también pelotas de regurgitación, y de los contenidos estomacales de dichos animales.

Del mismo modo, el estudio de heces puede servir para estudiar los animales presa que forman parte de la dieta específica de un determinado animal carnívoro.

¿Cómo se hace un análisis de heces?

Para determinar la especie a la que pertenecen las heces recogidas, se mira la forma, el color y el olor de las heces. Posteriormente, estas heces se procesan para obtener como información la dieta de dicho animal. Para el procesado de las heces, se tienen que secar para ayudar a separar las distintas fracciones de las que están constituidas las heces.

Posteriormente, se sumergen en una solución corrosiva a fin de eliminar la fracción orgánica que puedan contener las heces. Finalmente, solo queda comparar las piezas de insectos u otros elementos, como pelos, plumas, etc. con unas muestras de referencia para la correcta identificación a nivel de especie de las presas o especies vegetales que han sido ingeridas.

En el caso de animales insectívoros como el lagarto ocelado, el análisis de heces sirve para detectar bien los insectos de que están constituidas las heces recogidas, porque los jugos digestivos del lagarto ocelado ni de otro vertebrado suelen alterar el esqueleto quitinoso y, por lo tanto, duro de los insectos. Procesando la muestra de heces, se pueden diferenciar partes claves de los insectos en su identificación, como las mandíbulas o los elitros o alas externas de los escarabajos, por ejemplo.

Se debe tener en cuenta que si se recoge un número de heces demasiado bajo de heces, los resultados obtenidos del estudio no son representativos, puesto que podrían reflejar las preferencias individuales de los animales que han excretado dichas heces en vez de mostrar los hábitos alimenticios de la especie animal estudiada. Por ello, cuanto mayor sea el número de heces analizadas, más fiable será el estudio, ya que se reducen así las diferencias entre individuos.

* Ver más sobre: Cómo se sabe que comen los animales / Alimentación de los animales

Más información sobre los animales salvajes en el listado superior.

Otros artículos de interés

Hazte fan en Facebook
Hazte fan en Facebook

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.