IMPACTO DE LA CAZA ILEGAL SOBRE LA FAUNA SALVAJE

Importancia del hombre como cazador

Ni el león, ni el tigre ni el jaguar, ni el águila imperial, en el mundo del siglo XXI, el hombre es el más numeroso, eficiente e implacable cazador. Con su actividad de caza, el ser humano puede poner en peligro todo el ecosistema, si no se hace responsablemente. La caza ejercida con respeto hacia la naturaleza tiene funciones positivas sobre el conjunto de los seres vivos.

kass-wayen

Consecuencias negativas indirectas de la caza ilegal

El impacto de la caza en la fauna silvestre es un fenómeno complejo y poco conocido sobre todo en lo que son efectos indirectos de la caza, independientemente de que sean o no objeto de caza. Numerosos trabajos señalan el impacto, a largo plazo, que la actividad de la caza genera en espacios comunes y públicos.

Consecuencias negativas directas de la caza ilegal

Las consecuencias negativas directas de la caza por parte del hombre sobre la fauna salvaje son mucho más fáciles de determinar.

  • Amenaza de extinción de numerosas especias animales: Desde tiempos prehistóricos, el hombre ha combatido a sus competidores más directos, los carnívoros salvajes, produciendo prácticamente la extinción del lobo, del oso y del lince, entre otros animales. Las aves rapaces tampoco han sufrido mejor suerte y las grandes águilas, sobre todo el águila imperial, están al borde de la extinción.

  • Descontrol de las poblaciones de algunas especies animales: La desaparición de los superdepredadores, por su parte, supone una explosión reproductiva de los depredadores más pequeños o de los animales omnívoros, como el zorro, las ratas o los córvidos.

  • Supresión de la ley de selección natural: La ausencia de depredadores naturales implica impedir que actúe la selección natural, ya que los carnívoros se encargan de eliminar a los individuos peor dotados para la supervivencia. La selección natural favorece que sobreviven en la naturaleza sólo aquellos organismos mejor preparados.

  • Selección a contra natura: El cazador humano tiene otro rasgo distinto al de cualquier otro depredador que resulta igualmente nefasta para cumplir la ley de selección natural (aquella que dice que los organismos mejor adaptados desplazan a los menos adaptados). El hombre tiene apetencia por los mejores trofeos que son los machos mejor dotados genéticamente para la reproducción y para la transmisión de los caracteres hereditarios que posibilitan el desarrollo de una gran cornamenta. Esta selección a contra natura implica una profunda modificación en los caracteres hereditarios de los herbívoros.

* Ver más sobre: Caza como amenaza para los depredadores / ¿Por qué se le persigue al lobo? / Extinción de especies animales

Consecuencias positivas de la caza para los animales salvajes

Los grandes herbívoros viven donde el hombre los protege como presuntas piezas de caza, es decir en los cotos y reservas cinegéticas, además de unos pocos parques naturales donde la fauna salvaje se ve libre de la predación humana.

Sin la ayuda humana, seguramente, estos bellos animales no estarían tan presentes como lo están ahora en muchos puntos de la Península Ibérica y resto de Europa.

Más información sobre la caza en el listado superior.

Otros artículos de interés

Hazte fan en Facebook
Hazte fan en Facebook

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.