Mantis difíciles de encontrar

Mantis raras

¿Qué son las mantis?

Las mantis son insectos de gran belleza y atractivo, por sus costumbres depredadoras o por la particular estética en algunas de sus especies, tal es el caso de la mantis orquídea (Hymenopus coronatus). Y es que estos insectos depredadores tienen formas muy variadas y complejas, que resultan muy atrayentes al observador ojo del naturalista o apasionado por los animales.

Sin embargo, todos estos insectos tienen algo en común, se caracterizan por tener patas anteriores de tipo raptor, que usan sobre todo para la caza.

Mantis difíciles de ver

Aunque las mantis se encuentran en casi todo el mundo y viven en una gran variedad de ambientes, especialmente en las zonas tropicales y subtropicales del planeta, resultan difíciles de observar, también las selvas tropicales de Latinoamérica.


Foto de mantis Geomantis larvoides

Se trata de una mantis española muy difícil de encontrar

Sus buen camuflaje, sus hábitos de cazadores solitarios y porque presentan normalmente baja densidad, comparado con otros órdenes de insectos, les hacen ser animales muy poco visibles. Para entender porque no hay una elevada densidad de estos insectos, comparado por ejemplo con los escarabajos, las hormigas o los grillos, por ejemplo, nos tenemos que fijar en la parte que ocupan en la cadena alimenticia.

Las mantis son insectos carnívoros, lo que les hace estar en la parte alta de la pirámide alimenticia. Y suelen abundar mucho más los animales herbívoros que los carnívoros, por razones ecológicas, ya que en términos energéticos los consumidores primarios, o herbívoros, son más eficaces que los consumidores secundarios o carnívoros, lo que hace que las mantis estén normalmente en una baja densidad poblacional en relación a los insectos herbívoros, como los saltamontes y otros ortópteros o, por ejemplo, las mariposas o lepidópteros.

Una pequeña mantis llamada mantis (Empusa pennata) palo suele ser abundante en los campos de secano o de matorral seco de la Península Ibérica y a lo largo del Mediterráneo, pero tampoco es muy fácil de ver, si no nos movemos por dichos ambientes ecológicos con el objetivo y la suerte de encontrala. Su perfecto camuflaje dificultan las tareas de reconocimiento. Geomantis larvoides es mucho menos abundante, por lo que todavía es más difícil de ver esta especie de mantis propia de la fauna ibérica y mediterránea.

Mantis relativamente fáciles de encontrar

Aun así algunas especies de mantis no son tan difíciles de ver en el campo, tal es el caso de aquellas pertenecientes a los géneros Mantoida, Musonia, Thespis o, por ejemplo, Stagmatoptera. Estas especies de mántidos presenta densidades poblacionales no tan bajas, comparativamente con otras mantis y muestra un mayor grado de tolerancia a ecosistemas que se encuentran muy perturbados y deteriorados, como los del Departamento del Atlántico en Colombia, donde hay pequeñas extensiones de zonas boscosas de bosque seco tropical y un reducido número de áreas naturales protegidas.

Estas mismas mantis toleran los hábitats abiertos del bosque seco donde hay abundancia de caminos, cercas vivas con pocos árboles y algunas plantas trepadoras. Por ello, se dice que viven también en zonas antropizadas o que han sido alteradas por la acción del ser humano.

* Ver más sobre: Captura y estudios sobre mantis

Más información sobre las mantis en el listado superior.

Otros artículos de interés

Hazte fan en Facebook
Hazte fan en Facebook

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.