REPTILES CON DOS CABEZAS

Malformaciones en reptiles

¿Por qué nacen reptiles con dos cabezas?

Cuando no se dan las condiciones adecuadas de temperatura y humedad ambiental en la incubación de los huevos en reptiles ovíparos o la exposición de la hembra a temperaturas extremas si se trata de un animal vivíparo u ovovivíparo puede causar en el embrión en desarrollo anomalías físicas.

Ello explica porque se ven en los reptiles más casos de nacimientos monstruosos que en otros vertebrados, como las aves o los mamíferos. Unido al hecho que estos animales dependen mucho más de las condiciones externas durante el desarrollo de sus crías. Por ello, entre los reptiles son muy habituales las enfermedades congénitas, estudiadas dentro de la teratología.

Las anomalías que afectan a la duplicación de estructuras, como individuos con dos cabezas, están relacionadas con distintos grados de fusión o separación de gemelos en el huevo durante el desarrollo.

Existen muchos casos de reptiles con dos cabezas o bicéfalos.

¿Qué causas hay de malformaciones en los reptiles?

Algunos de los principales agentes causantes de malformaciones son:

- Cambios bruscos de temperatura.

- Radiaciones

- Contaminación ambiental con detergentes, herbicidas, insecticidas o fungicidas.

- Falta de vitaminas en el vitelo.

Estos factores causantes de malformaciones, unido a la herencia genética, son los responsables de anomalías en el desarrollo embrionario en reptiles.

Los periodos iniciales del desarrollo embrionario son particularmente sensibles a agentes causantes de malformaciones (agentes teratógenos).

Radiación como causante de malformaciones

La radiación es un factor que se conoce que es perjudicial para el desarrollo del embrión. Se han descrito muchos efectos perniciosos de la radiación en los embriones de mamíferos, como deformación de estructuras, ausencia de miembros, etc. La radiación empleada en la mayoría de radiografías no es tan alta como para causar efectos negativos en el embrión. Sin embargo, una hembra no debe exponerse nunca varias veces a sesiones de radiación si está preñada o formando huevos.

Otras técnicas, como la tomografía computerizada o la densitometría axial también hacen uso de la radiación pero son más inocuas. El periodo en el que el embrión es más sensible a la radiación es durante la primera mitad de gestación, por lo que son más seguras las radiografías que se realizan al final de la gestación. La técnica idónea para sustituir la radiología en el diagnóstico de gestación es la ecografía. Sin embargo, la ecografía tiene limitaciones, como por ejemplo, no se puede contar el número de huevos que lleva una hembra.

La radiación no afecta a los huevos de la hembra ovípara porque no se están desarrollando en el cuerpo de la madre. En cambio, puede ser perjudicial para los huevos de las especies ovovivíparas, ya que, en estos casos, hay desarrollo de los huevos en el cuerpo materno. También es perjudicial para las especies vivíparas.

Qué otras anomalías existen entre los reptiles?

Algunas anomalías son muy valoradas por los criadores porque suben considerablemente el precio de los ejemplares, como el albinismo, pero otras anomalías son incompatibles con la vida del animal y pueden provocar la muerte en el nacimiento o pocos días más tarde, como los monstruos dobles o siameses.

Además de existir reptiles con dos cabezas o reptiles bicéfalos, se pueden observar muchas otras anomalías.

- Anomalías del color: Se dan casi siempre por herencia genética. Se observan en todos los reptiles mantenidos en cautividad y algunos reptiles salvajes. Puede haber albinismo (individuos blancos) o melanismo (individuos negros) según la cantidad de pigmento en las células cromatóforas y melanocitos. En tortugas y serpientes también hay muchas anomalías en el patrón normal de distribución de los colores. Según sea el pigmento predominante hablamos de leucísticos (amarillo) o eritrísticos (rojo o naranja).

- Anomalías de las escamas: Normalmente hay duplicaciones de escamas y más raramente ausencia de ellas. Se han observado sobre todo en el caparazón de tortugas y en las escamas ventrales de serpientes. Se cree que estas anomalías son debidas a un efecto de desecación durante las primeras dos semanas de incubación.

- Anomalías en patas y cola: Se han descrito saurios con anomalías en la cola, ya sea una deformación o ausencia. También se han observado tortugas con ausencia de patas. La polidactilia, mayor número de dedos, se ha observado en cocodrilos, lagartos y tortugas pero es algo poco habitual.

- Anomalías oculares: Se observan frecuentemente estas anomalías entre los reptiles. De hecho, las malformaciones de ojos son las anomalías más descritas. La anoftalmia (ausencia de ojos) y la microftalmia (ojos muy pequeños) se dan sobre todo en tortugas y serpientes. La falta de vitamina A en el vitelo debido a que la hembra progenitora tenía hipovitaminosis A pueden ser los responsables de la microftalmia en tortugas de agua.

- Anomalías axiales: Se han descrito casos de siameses o monstruos dobles en tortugas, saurios y serpientes. Existen muchos casos de reptiles con uniones en distintos puntos del cuerpo. También son habituales las malformaciones a nivel de columna vertebral.

¿Por qué entre los mamíferos o entre las aves no se dan tantas malformaciones?

En los mamíferos no se dan tantos casos de criaturas con malformaciones porque el cuerpo materno las protege en las fases más delicadas del desarrollo.

En las aves tampoco son tan habituales las malformaciones porque les proporcionan los progenitores los cuidados, incubando los huevos y proporcionándoles las condiciones más homogéneas posibles para su desarrollo.

Más información sobre los reptiles en el listado superior.

Otros artículos de interés

Hazte fan en Facebook
Hazte fan en Facebook

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.