CONDUCTA SEXUAL DEL MACHO

Comportamiento sexual del macho

Sexualidad del macho

Los machos de todas las especies animales pasan por 3 fases en su sexualidad:

- Fase apetitiva: En la fase apetitiva el macho busca a las hembras

- Fase consumatoria: La fase consumatoria corresponde a la cópula.

El perro y algunos roedores inmediatamente después de la cópula experimentan el bloqueo genital. En los perros, una vez el macho ha eyaculado, queda unido a la hembra durante unos 15 minutos, pero puede durar hasta una hora. El pene del macho queda fijado dentro de la vagina de la hembra porque el glande del pene del perro continua muy dilatado tras la eyaculación y la musculatura lisa de la vagina se contrae. Ambos animales permanecen unidos mirando en sentidos opuestos porque hay la flexura peneana. Es decir, el pene es capaz de doblarse sin romperse.

El bloqueo genital es una adaptación de los animales para asegurar que el padre de la descendencia sea el individuo que ha copulado y no otros.

- Periodo refractario: El periodo refractario es el periodo en el que el macho no responde a la conducta sexual. Durante el periodo refractario, el macho no está abierto al sexo. Algunas especies entran en periodo refractario tras la primera cópula. Sin embargo, hay otras especies animales que no experimentan el periodo refractario hasta haber copulado varias veces.

Los animales pueden experimentar periodo refractario absoluto y no responder sexualmente a los estímulos sexuales bajo ninguna condición. Sin embargo, existe el periodo refractario relativo en el que, en determinadas situaciones, los animales responden a los estímulos sexuales.

La mayor parte de mamíferos experimentan el efecto Coolidge. Este efecto explica que hay una recuperación de la libido del animal cuando hay un cambio en cualquiera de los estímulos que rodean al macho. No es únicamente el estímulo de una nueva compañera quien desencadena que el macho se muestre preparado para aparearse. El efecto Coolidge es empleado en los centros de inseminación donde son utilizados los sementales varias veces al día.

Los andrógenos u hormonas sexuales masculinas estimulan la conducta sexual. Sin embargo, no hay una relación entre la concentración plasmática de andrógenos y la libido.Únicamente es necesario una mínima concentración de andrógenos, como la testosterona, para que el animal tenga conducta sexual. A partir de ciertas cantidades de hormonas sexuales no influyen su aumento en la libido. Hasta el punto que con un único testículo el animal tiene la libido necesaria para aparearse.

Por lo tanto, si queremos aumentar la libido de nuestro semental, inyectar testosterona no es recomendable porque causa un aumento en su agresividad pero no modifica su libido. Es más efectivo cambiar el entorno de su animal como anuncia el efecto Coolidge.

Además, el macho puede presentar conducta sexual sin andrógenos, es decir, puede manifestar libido independientemente de las hormonas sexuales. Ello explica porque la castración no es efectiva para disminuir la conducta sexual en los machos.

Alteraciones en la Sexualidad de los machos

- Hipersexualidad o libido en exceso: Los machos pueden manifestar una sexualidad desmedida. Sin embargo, en caballos es muy raro. En los perros es más frecuente que en caballos pero tampoco es muy frecuente que muestren hipersexualidad. El síndrome de hipersexualidad se da con frecuencia en los perros de la raza York Shire.

La solución para disminuir la libido de nuestro perro pasa por la castración, pero hay un 50% de probabilidades que, pese a estar castrado, continúe teniendo una sexualidad exagerada. Otra medida, de tipo farmacológico, consiste en administrarle a nuestro animal derivados de progesterona. La progesterona, una hormona femenina, tiene un efecto inhibidor la libido. Este tratamiento es eficaz, pero tiene inconvenientes cuando es administrada la progesterona en grandes dosis, porque puede causar diabetes o cáncer.

- Falta de libido: Los machos, pueden experimentar la situación contraria a la anterior, es decir, una falta de libido. Cuando son incapaces de copular pero tienen la libido normal, puede deberse a cojeras en las patas traseras o daños en el pene, como inflamación, problemas en el frenillo. También puede deberse, en el caso del gato, a la acumulación de pelo en las espinas peneanas. El gato macho tiene en el glande unas estructuras endurecidas para estimular a la hembra.

Los machos que tienen falta de libido puede ser debido a que han tenido malas experiencias durante el apareamiento, como un enfrentamiento con una hembra agresiva o un suelo resbaladizo que les ha supuesto una caída. En estos casos, el semental asocia la monta con una situación desagradable y no puede aprovecharse, por lo que se opta por el sacrificio. En cambio, si el semental es un caballo, se le pueden dar ansiolíticos.

Un uso exagerado de los sementales también pueden hacer que tengan poca libido. La solución es bien sencilla: dejar descansar un poco al macho.

* Información relacionada: Selección sexual

Más información sobre los animales en el listado superior.

Otros artículos de interés

Hazte fan en Facebook
Hazte fan en Facebook

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.