Comportamiento sexual de la vaca

Conducta sexual de la vaca

El celo de la vaca

La vaca es el mamífero doméstico con un celo más corto, pues su celo dura entre 6 y 36 horas. Por dicho motivo, la ovulación en la vaca se da después que haya pasado el celo.

Ello explica porque es fundamental una buena detección del celo. Si la detección del celo no se da en el momento adecuado, por la mitad del celo, se pierde mucha efectividad en la inseminación.

La vaca tiene un intervalo entre celos de 21 días, como la cerda. Es poliéstrica, como los mamíferos domésticos, excepto la perra. Es una especie no estacional, lo que significa que las estaciones no le influyen en su reproducción. No experimenta infertilidad estacional como la cerda.

Detección de celos en vacas

Para la detección de celos, hay indicadores de celo:

- Primarios: La hembra permanece inmóvil cuando es montada por otras vacas. Ello indica que la vaca está en celo porque esta conducta se da sólo en el celo. Éste es el momento justo de inseminarla.

- Secundarios: Hay una gran actividad general. La hembra monta otras vacas. La conducta de montar es una conducta proceptiva, lo que indica que la vaca que la manifiesta puede estar tanto en celo como en proestro.

Si se observa el indicador secundario se tiene que comprobar además que la vaca se quede inmóvil cuando es montada o de lo contrario indicaría que no está en celo (sino en proestro) y no se podría inseminar.

La detección de celos en vacas cuesta mucho tiempo, por lo que en explotaciones grandes cuesta hacer buenas detecciones de celo.

La detección de celos cuesta más si hace calor. Ello obliga a hacer la detección de celos en los momentos frescos del día. Además, hay vacas que asocian montar con una experiencia anterior desagradable como caer por culpa de un suelo resbaladizo. Estos animales no mostraran bien el celo.

Más información sobre los animales en el listado superior.

Otros artículos de interés

Hazte fan en Facebook
Hazte fan en Facebook

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.