La tortuga leopardo

Geochelone pardalis

Características de la tortuga leopardo

El caparazón de la tortuga leopardo es redondeado y tiene un color amarillento crema con manchas negras, lo que le da el nombre a esta especie.
La cabeza de Geochelone pardalis así como sus patas son de color marrón intenso.

Geochelone pardalis

Foto de Geochelone pardalis (adulto)

Su bonita coloración y su carácter dócil la hacen muy apreciada como animal exótico.

Geochelone pardalis es la segunda especie más grande de África, después de la tortuga de espolones africana (Geochelone sulcata). Normalmente mide unos 50 cm de longitud por 20 kg de peso.

La tortuga leopardo es un animal de carácter manso, pero tímido.

Geochelone pardalis
puede vivir hasta 60 años.

Alimentación de la tortuga leopardo

La tortuga leopardo es estrictamente vegetariana.

Le podemos dar alfalfa, trébol, diente de león, llantén, hierba, heno, alfalfa, aloe vera, cactus; verduras como pepino, tomate, lechuga, achicoria, endibia, zanahoria, calabacín, espinacas; frutas: manzana, pera, melón, plátano, uva; hojas de zarzamora, hojas y flores de hibisco, hojas de coliflor.
La mayor parte de la dieta debe estar formada por hierba y heno.
No es aconsejable darle fruta porque puede causarle problemas digestivos. Si le aportamos fruta, será en muy pequeña cantidad.
El suministro de proteínas animales es peligroso para la salud de la tortuga porque le causa daños renales y un crecimiento deforme del caparazón.
Los alimentos con un alto contenido en agua deben proporcionarse ocasionalmente para evitar diarreas. La dieta de Geochelone pardalis debe ser rica en fibra y pobre en agua.

Deberemos limpiar bien la comida y secarla con esmero, para eliminar los restos de pesticidas y evitar diarreas.

Durante el periodo de crecimiento o justo antes de la puesta, se aconseja suplementar la ración con minerales.

Los complementos minerales son muy importantes en el crecimiento de Geochelone pardalis dado que este momento la demanda de calcio es muy alta. Durante el periodo de gravidez, la demanda de calcio también es muy alta. Dejaremos a disposición de la tortuga un hueso de jibia. También podemos espolvorear la comida con carbonato de calcio.

- Ver Alimentación de los reptiles en cautividad

Material necesario para la tortuga leopardo

- Para un adulto, las dimensiones son 2 m de largo, 1 m de ancho y 75 cm de alto.
Para un par de tortugas adultas, el terrario debe tener un tamaño de 3 m de largo, 1 m de ancho y 1 m de altura.
Para un par de Geochelone pardalis crías el terrario deberá medir 80 de largo, 65 cm de ancho y 70 cm de alto.

- Lámpara UV

- Calefacción (placa, piedra, infrarrojos).

- Heno, virutas de madera o serrín para el sustrato.

- Recipiente para el agua bajo y ancho para que la tortuga pueda entrar fácilmente.

Condiciones adecuadas para la tortuga leopardo

Deberemos crear un gradiente de temperatura que vaya de los 22ºC en la zona más fresca hasta los 31ºC en el punto más caliente. De noche la temperatura puede bajar hasta los 16ºC
Geochelone pardalis es muy sensible a la humedad ambiental. La mantendremos en una humedad ambiental del 40%.
La tortuga leopardo adulta no tolera ni el frío ni la humedad.

Sin embargo, las tortugas jóvenes deben mantenerse en una humedad del 70%.

Es decir, proporcionaremos un ambiente tropical húmedo para los jóvenes y desértico para los adultos.

Geochelone pardalis siempre debe tener agua a disposición.

Preparación del terrario para la tortuga leopardo

Para el sustrato utilizaremos materiales que no retengan la humedad y que, al mismo tiempo, absorban las defecaciones de la tortuga. Son adecuadas el heno y las virutas de madera.

Mantenimiento de Geochelone pardalis

Durante el invierno y en periodos de mal tiempo, las crías se mantendrán en un terrario con calefacción, con lámparas UVA y lámparas calefactoras dado que Geochelone pardalis es una tortuga tropical. Por lo que, en climas templados, sólo podremos mantener al exterior este animal los meses de verano.

Geochelone pardalis, dado sus grandes dimensiones, requiere mucho espacio.
Si se mantiene al exterior, es aconsejable disponer de amplios recintos resistentes, pues estos animales tienen mucha fuerza. A diferencia de otras tortugas, Geochelone pardalis no es una buena trepadora.

Es aconsejable también mantener las tortugas jóvenes en el exterior cuando la estación es favorable. El recinto debe impedir que las crías pueden escaparse o ser atacadas por un animal.

En el recinto debe haber haber siempre una zona con sombra para refugiarse del calor. Cuando las condiciones climáticas empeoren, las tortugas se instalarán en el interior ya que estos animales necesitan mucha luz directa y calor constante.

Para una pareja de tortugas de hasta 10 cm de longitud, un recinto de 1m x 1m es ideal.
Si la pareja de tortugas son adultas y miden 40 cm de longitud, tendremos que proporcionarles un recinto de por lo menos 3 m x 3m.

Al interior del recinto, colocaremos un tronco grande, una planta o cualquier otra cosa para ofrecer a nuestra tortuga una zona de sombra.
En la natura, estos reptiles pasan la noche resguardados en lugares angostos o entre la vegetación. Nosotros también debemos aportarle un refugio para la noche.

Si se tiene la posibilidad, dejaremos libre la tortuga leopardo en nuestro jardín.

A la tortuga leopardo le gusta mucho tomar el sol.

La tortuga leopardo a menudo defeca en el agua, por lo que tendremos que tener siempre limpio el recipiente del agua.

Adiestramiento y manejo de la tortuga leopardo

La tortuga Geochelone pardalis es de carácter manso. Con el tiempo, se acostumbra a aceptar la comida directamente de nuestra mano.

Podemos mantener nuestra Geochelone pardalis con otros individuos de su misma especie.
No obstante, durante el periodo reproductivo, tenemos que tener cuidado con los enfrentamientos que se producen entre machos para evitar daños en el caparazón.

Cría de la tortuga leopardo

Foto de tortugas leopardo (crías)

Geochelone pardalis esta lista para reproducirse a los 5 años de edad si se trata de un macho y a los 8 años de vida si es una hembra. La hembra debe medir, como mínimo, 25 cm de longitud.

Las crías cuando nacen miden entre 4 y 6 cm de longitud y pesan entre 12 y 24 gr.

Para las crías de menos de un año de vida es muy difícil distinguir su sexo.
En los adultos, existen pocas diferencias entre sexos. Sin embargo, el macho es mayor que la hembra. El macho tiene el plastrón cóncavo para facilitar la cópula y una cola más larga que la hembra.

La temperatura ideal de incubación de los huevos es de 30ºC.

Los padres no efectúan cuidados parentales.

- Ver Tortuga leopardo salvaje

Más información sobre otros animales exóticos en el listado superior.

Otros artículos de interés

Hazte fan en Facebook
Hazte fan en Facebook

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.