Ansias de comer, ansias por lo dulce

"Picar entre comidas"

¿Qué es el ansia de comer?

El ansia de comer es un estado en que la persona siente necesidad urgente de comer alguna cosa. Generalmente, el ansia de comer se manifiesta en ansias de comer algo dulce.

Se trata de una una necesidad compulsiva que nos mueve a ingerir alimentos que contienen mucho azúcar. Las personas con ansia por lo dulce suelen necesitar comer algo dulce después de las comidas o al cabo de un rato después de haber comido.

valeriana planta medicinal nervios
El ansia de comer productos azucarados es muy evidente en los niños en la actualidad y puede ser causa de una alimentación pobre en frutas, que contienen azúcares naturales. Véase: ¿Por qué los niños están obesos?.

Remedios contra las ansias de comer dulces

El ansia por comer, se origina principalmente a mitad de la tarde o antes de ir a dormir. En estos momentos, la persona que lo sufre siente la urgencia de poner algo en su boca, especialmente productos azucarados, como chocolate, galletas, caramelos, golosinas, etc.

Es un acto compulsivo, muy difícil de frenar, que predispone a muchos personas al aumento de peso y a la obesidad.

¿Por qué se producen las ansias de comer?

El ansia de comer se puede deber a que el organismo experimente un bajón de los niveles de azúcar en la sangre. Es un estado de hipoglucemia que el cerebro detecta y envía una señal que nos urge a comer. Dado que el azúcar es el alimento que se digiere más rápidamente, y el que más rápidamente satisface al cerebro (que se alimenta de glucosa), sentimos una especial predilección por los alimentos dulces. Otro aspecto que influye en esta decisión es que el azúcar es un alimento instintivamente sano, debido a que la leche materna, el primer alimento que prueba el hombre, es rica en azúcares.

Además, el aumento de glucosa en la sangre produce un aumento de endorfinas, fundamentalmente serotonina y noradrenalina, que nos hacen sentir mejor.

Subidón y bajón de azúcar después de comer dulces

Después de ingerir productos azucarados se origina lo que se conoce coloquialmente como subidón del azúcar: Nos sentimos satisfechos, mucho más activos, felices y totalmente llenos. De esta manera, no es extraño que las grandes celebraciones o convites suelen terminar con una inyección tremenda de postres dulces, helados u otras golosinas azucaradas.

Sin embargo, si se abusa de estos productos azucarados, lo que pasará posteriormente es que el páncreas se hiperestimulará y producirá mucha insulina, provocando una hipoglucemia reactiva o reaccional, que paradójicamente provocará una bajada de la glucemia "bajón de azúcar", con los característicos síntomas de somnolencia, malestar y cansancio.

Algunas veces, el hambre voraz o la necesidad de tomar muchos alimentos dulces puede ser un síntoma de diabetes no diagnosticada.

Obsesión por comer y estrés

Además de una alimentación inadecuada, en las ansias de comer también puede influir el estrés. El estrés obliga a las glándulas adrenales a producir un componente llamado cortisol. El cortisol, que se fabrica ante una situación de estrés, sirve para que el cuerpo se prepare ante un posible peligro. Por lo tanto, produce un aumento de glucosa en la sangre. Cuando estamos estresados necesitamos más glucosa para que el organismo cuente con más energía, ello conlleva a la necesidad de ingerir alimentos ricos en azúcar.

Además, estudios científicos han comprobado que el estrés aumenta la predilección por alimentos hiperpalatables ("comfort foods"), que son aquellos que producen mucho placer al comerlos (con azúcares, sal, aditivos, textura crujiente o cremosa, etc.). Es decir, el estrés aumenta el consumo de productos ultraprocesados, normalmente perjudiciales.

Otros factores que pueden influir en las ansias de comer dulces

Las mujeres que sufren el síndrome premenstrual pueden sentir una necesidad especial de comer dulces como consecuencia de los cambios hormonales.

ansia por comer dulce
Los productos de bollería y pastelería están elaborados con harinas, mucho azúcar, muchas grasas, mucha sal y aditivos. No se deberían comer de forma habitual

El ejercicio físico intenso o los factores ambientales aumentan la necesidad de comer. Un clima más frío o un desgaste físico intenso nos obliga a consumir más calorías, por lo que podemos sentir una necesidad mayor de comer más. Sin embargo, a diferencia de los casos anteriores, este tipo de actividades suele producir un tipo de hambre más general, no tan focalizada en el consumo de alimentos dulces.

Además, sin duda, uno de los principales causantes de todo el problema es la combinación de todos los factores, que confluyen en el denominado ambiente obesogénico, caracterizado por sedentarismo, comer en exceso y productos comestibles de mala calidad.

Luego viene el "bajón" de media tarde

Lamentablemente, el estado de bienestar después de tomar alimentos dulces dura poco. Los productos ricos en azúcares refinados contienen hidratos de carbono simples, que se digieren y pasan a la sangre muy rápido. Rápidamente inundan el torrente sanguíneo de glucosa que proporciona una sensación de plenitud momentánea.

Cuando nuestro organismo detecta mayores concentraciones de azúcar en la sangre (hiperglucemia), el páncreas produce insulina para estabilizar el organismo a los niveles adecuados. Con ello se produce que, cuando la gran cantidad de insulina actúa, se produce una bajada de los niveles de azúcar en la sangre (hipoglucemia reactiva), que se acompaña de somnolencia, malestar y cansancio y que conduce a la necesidad de ingerir más dulces.

digestion del azucar, efectos del azúcar, hipoglucemia, insulina y azucar refinada
Esquema del círculo que se produce al comer azúcar refinado.
El azúcar refinado se digiere tan rápidamente, que cuando la insulina actúa para retirar el exceso de azúcar (hiperglucemia), acaba produciéndose un bajón de azúcar (hipoglucemia), que nos provoca de nuevo un hambre voraz. *Véase: Digestión del azúcar

La adicción al azúcar rompe con el equilibrio de la digestión de los azúcares

Una persona que no sienta ansias por lo dulce es una persona que mantiene un equilibrio en el metabolismo de los azúcares o hidratos de carbono. En condiciones normales, la glucosa de la sangre es normalizada por la insulina que reduce los niveles de glucosa en la sangre o la transforma en glucógeno que se almacena en el hígado como substancia de reserva.

Cuando una persona ingiere demasiado azúcar, el organismo se ve forzado a producir mucha insulina. Para retirar el exceso de azúcar de la sangre, la insulina ordena que se almacene el exceso de energía, en forma de grasa corporal.

Si se toma habitualmente mucho azúcar, se genera lo que se conoce como resistencia a la insulina, lo que conduce a la diabetes y a la obesidad.

personas comiendo helado
Las ganas de comer helado en verano se originan tanto por la necesidad de refrescar el organismo como por el hábito de ingerir dulce a todas horas. Comer muchos helados cuando hace calor supone ingerir muchas calorías, en una época del año cuando menos las necesitamos.

¿Qué es la resistencia a la insulina?

Se produce cuando la insulina es cada vez menos eficiente por lo que cada vez la concentración de azúcar en la sangre es inestable y las subidas y bajadas de azúcar en la sangre son cada vez más frecuentes. Puede ser causa de una dieta muy rica en azúcar o pueden intervenir factores hormonales, como ocurre en algunos casos durante la menopausia.

Debido a este desequilibrio de azúcar en la sangre, cuando hay poco azúcar se siente gran necesidad de comer dulces y, a medida que ingerimos mayor cantidad de azúcar, productos refinados u otra comida industrial azucarada ("comida basura"), se produce más resistencia a la insulina, es decir, más desequilibrios en la digestión de los azúcares.

El resultado final es bien claro: un aumento del peso, obesidad infantil, posibilidad de desarrollar diabetes, cambios de humor, infecciones intestinales, problemas de hígado, páncreas, etc. Cada vez se están dando más problemas de hígado graso en niños.

También existe una polémica abierta sobre si el uso del aditivo alimentario E621 (glutamato monosódico) puede ser responsable del ansia de comer.

remedios para no comer tanto
Remedios para comer menos

Cómo superar las ansias de comer

Para eliminar las ansias de comer debemos prescindir de los dulces artificiales, sustituyéndolos por otros alimentos mucho más saludables. Con una nueva dieta, con la ayuda de ciertas plantas medicinales y con algunos suplementos podemos conseguir evitar las ansias de comer.

punto rojo Más información sobre tratamiento natural de la obesidad.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.