Tipos de cáncer de piel

Clases de cancer de piel

¿Cuántos tipos de cáncer de piel hay?

¿Qué es un carcinoma?

Un carcinoma es un sinónimo de "células cancerígenas malignas", "tumor maligno" o cáncer.

En función del tipo que sean dichas células, se denomina basocelular (origen basal o capa de la piel donde crece el pelo) o escamoso (origen epitelial o capa externa de la piel)

Tipos de cáncer de piel

Existen varios tipos de cáncer de piel en función de las células que se encuentran afectadas. Se pueden dividir en dos tipos, como "no melanomas" y melanomas o bien, en tres, si contemplamos la localización donde aparecen. En este caso, subdividiremos el grupo de no melanomas en dos.

En definitiva, los que tienen especial relevancia son el carcinoma basal, carcinoma escamoso y el melanoma:

Características del cáncer cutáneo no melanoma

El cáncer cutáneo no melanoma está constituido por carcinomas en su mayoría. Dentro del cual encontramos dos tipos, en función de la profundidad de la piel en donde aparece:

- El carcinoma basal o basocelular: El carcinoma basal o basocelular, como su nombre indica, se produce en las células de la zona de la piel, donde nace el vello, son células de forma redonda. La membrana basal es una capa que tiene la función de sujetar y forma parte de los tejidos epiteliales..Este tipo de cáncer es el más habitual, ya que representa el 80% del total de cánceres de de piel.

Se desarrolla en capas profundas de la piel, tiene una evolución lenta y no se disemina (esparce, metastasea) fácilmente. Suele aparecer en zonas angulares del ojo o del labio de la boca.

Este bajo índice de mortalidad, a pesar de tener más fácil acceso al torrente sanguíneo y al sistema linfático (responsable entre otras cosas de transportar sustancias y de la inmunidad de nuestro cuerpo), se debe a su lenta evolución que lo hace más difícil extenderse por todo el organismo, pudiendo crear una metástasis solo en un 5% de los casos.

- El carcinoma escamoso o epidermoide: El carcinoma escamoso o epidermoide, como su nombre indica se produce en la epidermis, parte más externa y superficial de la piel y las mucosas, son células de forma aplanada.

Este tipo de cáncer representa solamente un 20% del total de cánceres de de piel, tiene una evolución lenta y se disemina más fácilmente a través de los ganglios linfáticos. Zonas como labios y orejas, solo se ven afectadas en un máximo del 10% de los casos. Existe una alteración cutánea llamada queratosis actínica, que a veces acaba derivando a carcinoma escamoso.

Ambos tipos de cáncer, no tienen un índice de mortalidad elevado. Por lo que podemos concluir que el cáncer cutáneo no melanoma, si se detecta y trata a tiempo, tiene un buen pronostico.

Este bajo índice de mortalidad no se debe al hecho de estar ubicado en zonas externas y superficiales de la piel, ya que este tipo de cáncer es capaz de extenderse a tejidos más profundos pudiendo llegar al torrente sanguíneo y a los ganglios linfáticos, pero, gracias a su lenta evolución, le resulta más difícil extenderse por todo el organismo, pudiendo crear una metástasis solo en un 5% de los casos.

Características del cáncer cutáneo melanoma

El melanoma es un tumor (mayoritariamente) maligno y muy pigmentado.

Como indica su nombre, suele aparecer en la zona de la piel donde reside la melanina (piel, mucosas, ojos, sistema nervioso,etc). Se manifiesta en las capas más profundas de la piel.

La melanina es una sustancia que confiere coloración a nuestra piel al pigmentarla, y que por lo tanto, también es la responsable de la coloración oscura del tumor que se forma en ella.

Existen cuatro tipos de melanomas según su manifestación y características físicas: el melanoma maligno de extensión superficial, el melanoma maligno lentigos, el melanoma lentiginoso acral y el melanoma nodular.

*Más información sobre síntomas del cáncer del piel.

Frecuencia del melanoma

A diferencia de los cánceres no melanomas, el melanoma tiene una incidencia muy inferior, que suele ser de un 1 o un 2% del total de cánceres de piel.

El problema es que tiene un índice de mortalidad mucho más elevado, siendo el responsable de las tres cuartas partes de las muertes por cáncer de piel.

Esto se debe a que tiene mayor facilidad para la expansión y diseminación por el torrente sanguíneo y por el sistema linfático (responsable entre otras cosas de transportar sustancias y de la inmunidad de nuestro cuerpo), por lo que le resulta más fácil extenderse por todo el organismo, llegando a crear una metástasis rápidamente.

Otros tipos de cáncer de piel

Existen dos tipos de cáncer cutáneo no melanoma, que es mucho menos común y que aparece con menor frecuencia, son los sarcomas y los linfomas.

- Sarcomas: Los sarcomas, afectan a tejido conectivo de la dermis de la piel. Existen varios tipos, como los angiosarcomas, los dermatofibrosarcomas o el sarcoma de Kaposi. Este último, afecta habitualmente a personas mayores, crece muy lentamente y aparenta una mancha de color pardo azulado en extremidades inferiores.

En personas inmunodeprimidas, crece y se extiende mucho más rápido, afectando a otros órganos vitales.

- Linfomas: Los linfomas son un tipo de cáncer en el que están afectados los linfocitos (componentes del sistema inmunitario) que encontramos de manera habitual en la piel. En este caso no están realizando sus funciones como debieran, es decir, protegiéndonos, sino que han sido transformados en malignos.

Sabremos si se ha originado en la piel si es denominado como linfoma cutáneo primario, si no, suele generarse en el sistema linfático.

Tumoraciones

Existen dos tipos de tumoraciones, protuberancias, alteraciones cutáneas, que no llegan a ser cáncer, pero que pueden acabar siéndolo con el transcurso del tiempo, sobretodo si no son vigilados o tratados como es debido. Son los tumores benignos y las lesiones precancerosas:

Tumores benignos

Los tumores benignos, como indica su nombre, son abultamientos tumorales de carácter benigno, por lo tanto, como no son malignos, no son cáncer.

Ejemplos de tumoraciones o protuberancias benignas pueden ser, algunos lunares, verrugas, algunas manchas, etc.

Lesiones precancerosas

Las lesiones precancerosas, como indica su nombre, son heridas o alteraciones cutáneas de carácter benigno (por el momento). Como no son malignos, no se consideran cáncer.

Sin embargo, son unas afectaciones de la piel que suelen ser las principales precursoras o fase previa, de desarrollar cáncer cutáneo no melanoma, concretamente el carcinoma escamoso. Las más comúnmente conocidas son las llamadas queratosis actínicas, suelen tener una coloración rojiza y aparecer en el cuero cabelludo de los hombres con calvicie.

Más información sobre el cáncer de piel y su tratamiento natural .

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.