Dieta antícancerigena con alimentos contra el cáncer

¿Qué se puede comer para evitar tener cáncer?

¿Qué es una dieta anticancerígena?

Una dieta anticancerígena es aquella que ayuda a prevenir la aparición de ciertos tipos de cáncer.

Esta dieta no solamente debe ser rica en antioxidantes y alimentos protectores, sino que debe considerar las pautas dietéticas y de estilo de vida necesarias para evitar factores de riesgo como el alcohol, el tabaco, relaciones sin protección, medicamentos o suplementos sin consejo médico, la obesidad y el sedentarismo.

nabo
Los nabos pertenecen a la familia de las crucíferas. Sus sabor "picante" es debido a sustancias anticáncer.

¿Dieta para curar el cáncer?

La comunidad científica mundial está conforme en que el consumo de frutas y verduras tienen efectos protectores contra muchos tipos de cáncer, además de otras enfermedades.

No obstante, una vez se ha producido la enfermedad, probablemente la alimentación no es suficiente para vencerla. Es decir, cuando se tiene cáncer, solamente con la dieta no es posible tratar esta enfermedad.

La dieta durante el tratamiento del cáncer puede ayudar a prevenir los efectos secundarios del tratamiento y a mejorar su efectividad.

¿Qué factores que influyen en que aparezca cáncer?

En 1981, los científicos R. Doll y R. Peto publicaron en la revista "Journal of the U.S. National Cancer Insitute" un estudio sobre los factores ambientales causantes del cáncer. Una de las conclusiones más importantes que se puede extraer de este estudio es que la dieta, el tabaco y el alcohol son los responsables de casi el 70% de las muertes por cáncer.

El estudio se acompañaba de una tabla, con la importancia de los carcinógenos según su porcentaje de todas las defunciones por cáncer:

Importancia de los carcinógenos ambientales conocidos
Factores cancerígenos Porcentaje de todas las muertes por cáncer
Dieta 35
Tabaco 30
Infecciones 10
Historia de relaciones y reproductiva 7
Profesión 4
Alcohol 3
Factores geofísicos 3
Contaminación 2
Aditivos alimentarios 1
Medicamentos, intervenciones médico-quirúrgicas 1
Productos industriales 1

Dieta anticancerígena para evitar la aparición del cáncer

Comer abundantes frutas y verduras. Las frutas y las verduras tienen un papel protector frente el cáncer que actúa desde diferentes sistemas:

Por una parte, estos alimentos contienen muchos antioxidantes, que pueden ser vitaminas (vitamina C, vitamina E...), flavonoides (betacarotenos, quercetina...) o otros principios con estos efectos.

Por otro lado, una dieta rica en frutas y verduras también es rica en fibra, que protege contra ciertos tipos de cánceres, especialmente contra los que afectan al aparato digestivo.

dieta con alimentos antioxidantes, vitamina c en cada comida

Los alimentos con antioxidantes se deben tomar durante todo el día,
no es suficiente sólo con "un zumo de naranja por la mañana".

Vegetales anti-cáncer

Entre los vegetales más anticancerígenos tenemos los siguientes:

Verduras de invierno o crucíferas

La col, el brócoli, y muchas verduras de la familia de las crucíferas están estrechamente relacionadas con la prevención del cáncer. El papel protector de estas verduras contra el cáncer es debido unos componentes que contienen, llamados glucosinolatos. Durante la digestión, los glucosinolatos se descomponen en isotiocianatos, tiocianatos o indoles.

Dieta anticancerigena
Lámina-resumen de las pautas básicas para la dieta anticancerígena.

Estas sustancias tienen sabor picante (característico de la col, la mostaza, los rabanitos, y todas las verduras de esta familia).

Los isotiocianatos e indoles nos protegen frente algunos tipos de cáncer. Por ejemplo, los glucosinolatos del brócoli (glucorafanina y glucobrasicina) se descomponen en sulforafano y en indol-3-carbinol, protectores contra el cáncer de pulmón, de próstata y de colon.

Los indoles intervienen en la regulación de estrógenos, ayudando de esta manera a prevenir el cáncer de mama.

Alimentos ricos en vitaminas antioxidantes y polifenoles

En general, las frutas y las verduras son los mejores aliados contra el cáncer. En particular, debemos aumentar las que nos aportan más bioflavonoides y vitamina C, uno de los antioxidantes más importante de nuestra alimentación.

*Más información: Vitaminas contra el cáncer

Polifenoles contra el cáncer

Frutas anticancer ricas en polifenoles
Los vegetales son alimentos ricos en polifenoles y flavonoides

Los polifenoles son otro tipo de componentes que nos aportan las plantas. Algunas de estas sustancias muestran potentes propiedades para inhibir ciertos tipos de cáncer:

La cúrcuma contra el cáncer

Cúrcuma contra el cáncer
Cúrcuma

La cúrcuma es una de las especias con más poder anticancerígeno. Sus propiedades son debidas a que contiene curcumina y curcuminoides, pigmentos de color amarillo con efectos antioxidantes, antiinflamatorios y hepatoprotectores.

La cúrcuma no solamente es adecuada en la dieta anticáncer, sino que también se recomienda durante el tratamiento de éste porque mejora el estado de salud del organismo y repara los daños ocasionados por la quimioterapia.

Ajos y cebollas, los alimentos medicina

Ajos anticancerigenos
Ajo

Los componentes azufrados del ajo y la cebolla mejoran la circulación y la nutrición de los tejidos, fortalecen la salud, aumentan el sistema inmunitario y ayudan a eliminar los tóxicos del organismo.

Estudios recientes parecen asociar el consumo del ajo con la inhibición del cáncer de estómago, hígado y mama. El flavonoide quercetina, por sus efectos antioxidantes, también parece jugar jugar el mismo papel en este sentido (El vegetal más rico en quercetina es la cebolla).

Los puerros y otras plantas de la misma familia también tienen estas propiedades.

La dieta anti-cáncer es rica en fibra y pobre en grasas

Las dietas muy ricas en grasas y pobres en fibra son una de las principales causas de cáncer de colon.

Una dieta rica en vegetales, que son naturalmente ricos en fibra, es un factor protector frente al cáncer. Consumir abundantes cereales, verduras, frutas, poca carne y poco pescado, configura una flora intestinal muy saludable, porque principalmente se compone de bacterias saludables (Lactobacilos y bifidobacterias).

Estas bacterias fermentan la fibra de los alimentos y generan gases, que son necesarios para el buen estado de los intestinos y para aumentar la inmunidad.

Dieta rica en fibra y pobre en grasas

La dieta anti-cáncer debe aportar más fibra que grasas. Las comidas con mucha grasa
(fritos, carnes grasas, etc.) se deben acompañar de alimentos ricos en fibra
(verdura hervida, ensaladas, frutas, pan integral).

Dietas ricas en grasa y cáncer

Las dietas ricas en grasas de mala calidad son un factor de riesgo de cáncer. Comer mucha grasa aumenta la secreción de bilis, que en el intestino, favorece el crecimiento de bacterias no saludables (este tipo de flora no tiene los beneficios de las bacterias comentadas anteriormente). Los ácidos biliares también podrían aumentar la solubilidad de algunos componentes cancerígenos.

Si esta dieta va acompañada de problemas de estreñimiento, el factor de riesgo es mayor debido a que los tóxicos permanecen más tiempo en el intestino. Por estos motivos, se debe evitar comer alimentos con mucha grasa, como hamburguesas, carnes grasas, embutidos, quesos grasos, frituras, helados o bollería.

En caso de tomar estos alimentos, se deben acompañar de vegetales, porque previenen el estreñimiento y equilibran la dieta. El mejor postre para acompañarlo será una pieza de fruta rica en vitamina C y fibra, como una naranja.

Un estilo de vida anti-cáncer debe ser activo, no sedentario

Caminar una hora al día aporta muchos beneficios a corto y a largo plazo, entre los que podemos citar: mejoría del estado de ánimo, reduce el estrés, previene la depresión, reduce el apetito, ayuda a perder peso, reduce el colesterol, protege de la obesidad y de enfermedades cardiovasculares, etc.

Además, dar un paseo por el sol nos hace fabricar vitamina D o vitamina solar, que también es antioxidante y protege frente la osteoporosis. Basta con 15 minutos al sol para generar toda la vitamina D que necesitamos.

Alcoholismo, consumo de alcohol y cáncer

El alcoholismo es un factor de riesgo de cáncer de hígado y de enfermedades hepáticas. A mayor graduación, mayor riesgo de cáncer. Es un hábito preocupante la creciente moda entre los más jóvenes de tomar altas dosis de alcohol habitualmente.

A mayor graduación alcohólica, mayor es el factor de riesgo de cáncer de hígado.

  • Una persona que no bebe alcohol tiene un factor de riesgo de valor 1.

  • Los bebedores de cerveza tienen un factor de riesgo de 10.

  • Los bebedores de vino tienen un factor de riesgo de 15.

  • Los bebedores de whisky tienen un factor de riesgo de 25.

  • Los bebedores de coñac y licor tienen un factor de riesgo de 50.

Tabaquismo y cáncer

El tabaquismo es el principal factor de riesgo de cáncer de pulmón, y la primera causa de enfermedades respiratorias graves. El tabaco causa el 30% de cánceres. Se debe evitar su consumo o procurar reducirlo lo más posible. Las personas que fuman deben tomar alimentos ricos en vitamina C y betacarotenos.

punto rojo Más información sobre remedios y alimentación para el cáncer.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

Botanical-online es una página informativa que describe, entre otros temas, los usos tradicionales de las plantas desde un punto de vista terapéutico. Sus descripciones no sustituyen el consejo profesional. Botanical-online no se hace responsable de la automedicación y recomienda consultar con el facultativo.
Aceptar